Si hay algo que hoy nos interesa cuando hablamos de alimentación saludable es la desintoxicación. Conscientes de los tóxicos ambientales, del estilo de vida estresante y sedentario y de asumir que no nos alimentamos todo lo bien que deberíamos, vemos que buena parte de la prevención puede recaer en una buena desintoxicación del organismo, para ponerlo a cero, para que esas toxinas que nos invaden la flora bacteriana y penetran en el intestino dejen de dañarnos, y desde ahí, tomar consciencia para empezar a vigilar más.

woman buys broccoli

No es de extrañar, pues, que las conferencias y congresos de los médicos más reputados del momento vayan en esa dirección, y no hay mejor momento que la primavera para hablar del famoso concepto “detox” y de una buena puesta a punto para el verano. He ahí nuestro reportaje con todos los deberes que hay que hacer.

Hay que diferenciar la depuración de la detoxificación: la depuración ya se hacía desde la antigüedad con los famosos ayunos. Depurar ayuda a los órganos a facilitar la excreción hacia fuera. La detoxificación es un concepto más moderno que viene de la medicina bioreguladora. Lo cuenta María José Alonso, farmacéutica y vocal de plantas medicinales y homeopatía en el Colegio de Farmacéuticosde Barcelona. La idea, cuenta con palabras distintas pero con el mismo sentido, es movilizar las toxinas para transformarlas en compuestos solubles para poder excretarlas por el sudor o las heces. Para ello, las hortalizas de hoja verde y las frutas son esenciales. Los cereales integrales, las semillas y los frutos secos contienen minerales y aminoácidos esenciales, mucha fibra y ayudan a regular intestinalmente, clave para que el cuerpo pueda eliminar deshechos. Si no vamos a menudo al baño, todo el alimento, al cabo de los días, se convierte en toxina.

¿Qué signos nos alertan de un cuerpo intoxicado?

toxicitat_cast

Pero hay más, añade María José Alonso: la clave no es sólo depurar, sino metabolizar esas toxinas para que después puedan drenarse. También hay que tener claros los órganos de drenaje principales: estas toxinas se depositan en los tejidos principalmente de la piel, pulmones, intestinos, riñones e hígado, y los desequilibran.

El hígado

Es el gran órgano de detoxificación. El hígado es el responsable de filtrar un litro y medio de sangre por minuto. Está trabajando constantemente, cuenta el Dr. Rafael Torres y director del Máster de Medicina Naturista en la Universidad de Valencia y un pionero en la medicina naturista en España.

El hígado es el responsable principal de la eliminación de toxinas, de las cuales hay más de 3.500 que nos pueden afectar. Hay muchas plantas, cuenta María José, que sirven para desintoxicar, como por ejemplo la alcachofera (facilita la producción de bilis y su excreción), el cardo mariano, el diente de león (permite un buen drenaje de hígado y riñón y inulina, que ayuda a nivel prebiótico), la fumaria, el abedul, el arándano rojo, la bardana y el ortosifón. La desintoxicación del hígado es fundamental. Pensad en la evolución del cáncer: se van acumulando toxinas día tras día, lo que conlleva una reducción de la capacidad de eliminar residuos; se entra en acidosis y de ahí el cuerpo puede desarrollar enfermedades renales, degenerativas o cáncer.

La piel

Bardana, chicoria, diente de león y saúco son esenciales para la desintoxicación a través de la piel.

La bardana es depurativa, eficaz para limpiar la sangre y el sistema linfático; disminuye congestiones e hinchazones al eliminar toxinas por la piel y orina; ayuda a desechar el ácido úrico; se recomienda también para tratar la artritis, ciática, gota, erupciones, acné, cálculos renales o de la vesícula, dolor de garganta, cistitis, herpes, etc.

El diente de león permite eliminar y limpiar la sangre de toxinas y sustancias acumuladas.

El sauco tiene excelentes propiedades laxantes y depurativas; además es un eficaz antiséptico y bactericida con propiedades antiinflamatorias. Ayuda a sanar hígado y riñones.
También es aconsejable consumir papaya y zumo de ciruela.

Los pulmones

Las plantas balsámicas como el eucalipto, el hinojo (gran expectorante y digestivo igual que el anís), la albahaca, el jengibre, la canela y el sulforafano son buenos desintoxicantes a nivel pulmonar.

El brócoli puede ser la panacea si sabemos cómo

El brócoli contiene sulforafano, una sustancia que ejerce un importante efecto de detoxificación de sustancias potencialmente cancerígenas. Por eso es tan habitual que a los enfermos de cáncer se les recomiende ingerir brócoli o coles a diario o verduras de la familia de las crucíferas y –sobre todo para garantizar que la cantidad sirve de algo– suplementos de concentrado de brócoli.

“Además, la cantidad de sulforafano del brócoli cambia mucho en función de la variedad y de cómo se ha cultivado. Un estudio de 2008 sobre conservación detectó que la verdura, después de cosecharla, perdía el sulforafano por la humedad baja y los cambios de temperatura en la cadena de distribución. De hecho, durante los tres primeros días de almacenamiento, la baja humedad puede provocar la pérdida de entre un 50 y un 80% de nutrientes.

Y encima debemos añadir que los métodos de cocción tradicionales, como una ebullición de muchos minutos, reducen el contenido de glucosinolatos entre el 30 y el 60%. Y encima, hay que tener una buena flora colónica, ya que el brócoli se excreta muy rápido y, a menudo, no hay tiempo de aprovechar todo su potencial.

Conscientes de todos estos inputs y condicionantes, Cien por Cien Natural priorizó los suplementos de brócoli. Hace ya cinco años que comercializa el NutriSGS, que está elaborado con un extracto de las semillas del brócoli, las más ricas en su principio activo: el sulforafano glucosinolato. Actualmente, gracias a la incorporación de una tecnología puntera, se ha mejorado el producto, consiguiendo una mejor utilización de la enzima mirosinasa, cuenta Per Bjork, responsable de la empresa. Este punto es muy importante, ya que es la enzima básica para que la flora intestinal funcione a pleno rendimiento. Si no tenemos bien la flora, no aprovechamos del todo las ventajas del brócoli, añade Bjork.

En 1983, en el Instituto Nacional de Cáncer de EEUU, se aisló el indol-3-metil carbinol, con capacidad antitumoral incluso contra el benzopireno, uno de los carcinógenos más temibles, que se produce en los escapes de los coches, gas quemado por estufas y calentadores.

En 1992, en la Universidad de John Hopkins, descubrieron el sulforafano, con mayor capacidad antitumoral que el anterior, que actúa sobre todo en la fase 2 de detoxificación del hígado.

Además, hay una enzima adicional, la quinona reductasa, que es un poderoso antioxidante celular.

En 1993, en la Universidad de Chipo, se aisló el isotiocianato, el agente antitóxico más versátil que se conoce, presente también en la cebolla y la zanahoria.

Los científicos han comprobado sus efectos en diferentes tipos de cáncer y en casos de EPOC, enfermedades metabólicas y cardiovasculares y en el tratamiento y prevención de enfermedades degenerativas. En las reacciones inflamatorias (el Alzheimer también se produce por inflamación) igualmente es eficaz y actúa como neuroprotector para el sistema nervioso central. Un estudio reciente ha demostrado que el sulforafano puede reparar las vellosidades intestinales; también es un gran protector de los pulmones, otro de los órganos esenciales que debemos desintoxicar, por ejemplo, del humo del tabaco y la contaminación ambiental.

Xevi Verdaguer también recomienda el NutriSGS: “Las crucíferas en general y el brócoli en particular inducen, o sea, sobreestimulan dos genes que tienen un efecto protector en la desintoxicación y protección de los estrógenos. De ahí la buena reputación de estas verduras crucíferas para prevenir el cáncer de mama. Pero resulta que estos estrógenos 2-OH, añade Verdaguer, también están relacionados con la osteoporosis. Por un lado, los dos genes mencionados, a parte de los estrógenos, también desintoxican los tóxicos ambientales, el humo del tabaco, las aminas heterocíclicas de las carnes y pescados excesivamente quemados y la cafeína.

Un buen prescriptor de las ventajas del sulforafano es el doctor Werner Faché, de la Clínica Ortomolecular Linus Pauling en Gantes (Bélgica), que cuenta que desde hace cinco años toma NutriSGS a diario por su efecto quimioprotector y para prevenir el cáncer.

Sorteamos 10 cajas de NutriSGS

NutriSGS_newSorteamos 10 cajas de NutriSGS de 30 cápsules cada una. NutriSGS es un complemento elaborado a partir de un concentrado de brotes tiernos de brócoli, de tres días de vida, que contiene entre 20 y 50 veces más concentración de SGS (sulforafano glucosinato) que la verdura madura y cocinada. Para participar en el concurso tenéis que dejar un comentario en la parte inferior del artículo explicando que otros alimentos que conocéis poseen propiedades anticancerígenas.

El sorteo será el día 10 de junio y la empresa Cien por Cien Natural os enviará el paquete a casa. Podéis comprar brócoli NutriSGS en algunas farmacias y tiendas de dietética especializadas en suplementos alimentarios naturales como por ejemplo Farmàcia Internacional, Farmàcia Colisseum i Farmàcia Serra Mandri.

Núria Coll
Núria Coll

Directora Soycomocomo.es, la Consulta nutricional de Soycomocomo.
Creadora del Cómo Como Festival

  @nurcoll   @nuriacoll