Cristina Manyer es un as en la cocina. Coach de salud y profesora en Manresa y en Barcelona, ​​es creadora del blog que lleva su nombre, en el que comparte su gran pasión: la cocina terapéutica. Muchos ya la conocéis del curso en línea de Soycomocomo “Postres saludables y deliciosos”, que ha conducido con gran éxito y durante el cual nos ha enseñado a preparar postres inéditos, fáciles y de un alto nivel culinario creados para el día a día y para todas las ocasiones especiales, sin gluten, lácteos ni azúcar. Y ahora llega con un curso nuevo bajo el brazo dirigido absolutamente a todos y apto para cualquier patología, cualquier dieta, edad o nivel culinario: “I love verdura”, el curso que rompe el mito de que la verdura es aburrida y que quiere reivindicar este grupo de alimentos como la gran base saludable de cualquier dieta.

Con “I love verdura”, Manyer nos enseñará a cocinar todo tipo de verduras de manera fácil, nutritiva y deliciosa, con quince videorecetas, un libro electrónico teórico y práctico, el calendario anual de frutas y verduras de temporada y su acompañamiento personal a través del foro del curso, que se mantendrá abierto durante los quince días que dure y que permitirá resolver cualquier duda que surja durante el curso.

Seguidla en Instagram (@cristinamanyer) y podréis disfrutar de sus creaciones y su otra gran pasión: ¡La fotografía culinaria! (El libro electrónico del curso “I love verdura” merece la pena solo para disfrutar de las fotografías de cada plato, realizadas por ella misma).

Cristina, cuando decimos “tenemos que comer verdura”, hay mucha gente que automáticamente piensa en la judía verde y la patata hervida...

Sí, ¡y hay un mundo más! No todo acaba con hervir verdura, ni mucho menos. Durante el curso ofreceré quince recetas fáciles y ricas que sorprenderán a todos los que tienen prejuicios con las verduras, el grupo de alimentos que debería ser la base de la dieta y que no es nada aburrido.

Además, tendemos a hervir más de la cuenta, ¿verdad?

¡Exacto! Mucha gente dice que no le gusta la verdura, pero eso le pasa porque la comen deshecha, como los niños. Con demasiada cocción perdemos la textura y el sabor, además de muchas propiedades, y ni siquiera queda atractiva a la vista. Por ello, en este curso, también queremos comer con los ojos. Haremos platos espectaculares que, con sus colores, nos harán venir mucha hambre.

¿Siempre debe crujir, la verdura?

Lo ideal sería que sí. La textura crujiente nos indica que ha tenido una cocción óptima.

¿Cuáles son los errores más comunes que cometemos con las verduras?

Además de esto que comentábamos de cocerlas demasiado, hacer salteados con panceta y mucho aceite, por ejemplo. Esto es muy típico de la cocina tradicional, que quiere ocultar el sabor natural de la verdura con estos otros sabores tan fuertes, quizás añadiendo también mucha sal o salsas poco nutritivas como la mayonesa o el ketchup industrial (en el curso también aprenderemos a hacer salsas buenísimas y fáciles con grasas saludables).

¿Cuánta verdura debemos comer?

Lo ideal sería la mitad de plato para la comida y la cena. Esta proporción la podríamos hacer también para el desayuno, tanto para mayores como para pequeños. ¡Los típicos menús infantiles de pollo con patatas o macarrones y escalope ya han pasado a la historia! Los niños necesitan nutrientes y energía, pero también fibra, vitaminas, minerales, hidratos saludables, etc., que pueden conseguir de las verduras.

¿Eres partidaria de esconder las verduras en los platos de los niños?

No. La verdad por delante, siempre. Con paciencia y con amor les podemos ir explicando qué lleva cada plato y por qué son tan buenas y tan necesarias las verduras, y tenemos que intentar hacerlo con su lenguaje. No tenemos que imponer, ni esconder, ni premiar ni castigar. No debe ser una obligación. Pero el mejor ejemplo somos y debemos ser nosotros, porque si no nos ven comer verdura todos los días, ¿cómo queremos que coman ellos? También es importante que nos vean cocinar y que intentemos dejarles participar en la preparación de recetas fáciles porque, para ellos, la cocina puede ser un juego muy divertido.

¿Cómo lo has hecho con tu hijo para conseguir que le encante la verdura?

¡Estoy contentísima porque a mi hijo de siete años le encanta el brócoli cocinado cuatro minutos! En casa siempre ha habido verdura y él siempre la ha aceptado. El calabacín, en cambio, no le gusta, y eso también lo acepto y evito dárselo porque a mí, como a todo el mundo, hay alimentos que no me gustan y que no me fuerzo a comer. Si son alimentos puntuales no pasa nada, el problema aparece cuando a los niños no les gusta ningún tipo de verdura.

Pienso que la alimentación de los niños debemos enfocarla desde el amor y aprender a transmitir la importancia de la alimentación consciente, el respeto hacia los alimentos y hacerles ver la suerte que tenemos de vivir en una sociedad en la que reinan la abundancia y la variedad de alimentos.

¿Si no les gusta la primera vez, hasta cuándo insistes?

Soy muy terca y he buscado diferentes formas de cocinar y de presentar una verdura a mi hijo. En crema, en paté, mezclado con ingredientes que sé que le gustan, en una pizza, etc. Hay mil formas divertidas para incluir las verduras en su dieta.

¿Y con los adultos cómo lo hacemos? Un plato de macarrones con un sofrito de cebolla no equivale a una ración de verdura, ¿verdad?

No, ¡claro! [Ríe.] La mitad del plato debería ser siempre verdura, y eso nos lo deberíamos grabar con fuego. Esto significa variedad y hacer que la judía verde sea solo una de las muchísimas opciones que tenemos, siempre con las verduras de temporada. Comer de temporada es la única forma que tenemos de ingerir los alimentos en estado óptimo de sabor y de nutrientes, y con esto ya tenemos más números para que nos guste. Y variedad significa muchos colores para asegurarnos un buen aporte de antioxidantes, entre otros. También es importante recordar que hay que comer más verduras que no frutas.

¿Variedad significa incluir crucíferas, verduras de raíz, de hoja verde, frutos...?

¡Por supuesto! ¡Debemos hacer mucha pedagogía de los tipos de verduras que hay! Durante el curso haremos una buena introducción teórica, que, aunque a priori puede parecer más aburrida, nos descubrirá un montón de cosas del grupo de alimentos que deben ser la base de la dieta. El saber nos da poder de decisión.

¿Y las verduras de bolsa?

¡Esto es un capítulo aparte! Aunque sea un formato muy cómodo para comprar, las verduras envasadas en plástico no son nada sostenibles para el medio ambiente y cada vez generan más casos de intoxicaciones. Por eso es tan importante comprarlas ecológicas (sin envase) y de proximidad. Cuánta más información tengamos como consumidores, mucho mejor.

¿Nos hablarás de lo que tenemos que comer en cada estación?

Sí, es un curso que nos servirá para todo el año; por eso incluimos el calendario de frutas y verduras de temporada de Soycomocomo. En las recetas también cocinaremos con otros ingredientes, como cereales saludables o proteínas de calidad, y elaboraremos platos muy nutritivos.

¿Es un curso para vegetarianos?

No. Esto lo debemos dejar bien claro. ¡Las verduras son la base de los vegetarianos, los veganos, los flexitarianos, los paleo, de lo que seas! Da lo mismo: ¡la verdura es el comodín para todos!

¿Es muy difícil el curso?

No, ¡es fácil! La mayoría de las recetas, además, son muy rápidas de hacer. Entre diez minutos y media hora (según la receta) para hacerlas y sin ingredientes extraños o difíciles de encontrar. ¡No hay espacio para las excusas!

¿Qué beneficios notaremos si comemos más verduras?

De entrada, estabiliza mucho más fácilmente el peso, sin necesidad de hacer ninguna dieta; lo mantendremos sin dificultad. Notaremos más energía, tendremos una piel mucho más brillante, iremos mucho mejor al baño, retendremos menos líquidos, nos sentiremos más ligeros, dormiremos mejor… ¡Todo son ventajas! Aunque, al principio, puede que nos cueste un poco acostumbrarnos a ello. Si venimos de una dieta sin fibra, quizás notaremos un efecto rebote y nos hincharemos un poco, pero solo se trata de un proceso de adaptación que, una vez superado, ¡solo nos traerá beneficios! Además, también estaremos aportando dulzura de forma natural a los platos, y es muy importante educar el paladar a estos sabores.

Además, la verdura es el acompañamiento perfecto para los platos de proteína animal.

Sí, es el mejor acompañamiento para cualquier plato que puedas hacer porque lo equilibrará nutricionalmente. También con cereales, pasta de calidad; ¡lo que quieras!

¿Te gusta cocinar verdura?

¡Me encanta! Como hay tanta y de tantos tipos diferentes, tiene una versatilidad infinita y no me canso nunca de cocinarla ni, sobre todo, de comerla. Y estoy segura de que, después del curso, todos los participantes estarán de acuerdo conmigo. Una vez te enganchas a ella, no puedes vivir sin. ¡Ya lo verás!

Marta Costa
Marta Costa

Periodista y posgrado en Comunicación Alimentaria.
Coordinadora de contenidos de Soycomocomo.

  @marta_coor