La mayoría de las especias que conocemos tienen su origen en Oriente. Culturas antiguas las utilizaban para sazonar la comida y, también, como moneda de intercambio, pues sus beneficios organolépticos y terapéuticos eran ya muy valorados. Otro de los usos comunes de las especias era el de conservar alimentos, ya que tienen capacidad para eliminar microorganismos.

Beneficios terapéuticos del curry

La realidad es que las especias son un condimento culinario con un abanico enorme de sabores y posibilidades, y vale la pena aprender a utilizarlas si queremos enriquecer los platos y darles un toque especial. Pero, además, son alimentos interesantísimos para la salud ya que, todas ellas, tienen propiedades medicinales. Así, por ejemplo, la canela es un ingrediente maravilloso para endulzar, pero también para reducir los niveles de azúcar en sangre y es especialmente interesante cuando hay resistencia a la insulina.

Aunque su origen se remonta a la cocina india, el curry es una de las especias más extendidas mundialmente, seguramente porque es capaz de realzar y aromatizar cualquier plato con un sabor delicioso y a la vez exótico. Es una verdadera experiencia sensorial. Se trata de una mezcla de varias especias, entre las cuales casi siempre encontramos cúrcuma, pimienta, coriandro, comino, clavo de olor, jengibre y mostaza. También es cierto que existen múltiples versiones del curry, con combinaciones diferentes de especias.

Mil y un beneficios del curry

El curry ha sido tradicionalmente utilizado por la medicina ayurveda por sus propiedades curativas. Entre otras, destaca el poder antiinflamatorio que aporta uno de los ingredientes principales del curry, la cúrcuma, muy biodisponible gracias a la presencia de pimienta, que multiplica su absorción intestinal. La cúrcuma, además, es sumamente interesante para favorecer el trabajo depurativo del hígado.

Por su parte, el comino otorga al curry un gran poder carminativo, es decir, ayuda a expulsar los gases intestinales. Su acción digestiva viene dada también porque estimula las secreciones gástricas y reduce la hinchazón posprandial. El coriandro igualmente aporta propiedades antiflatulentas. Ambas especias son tradicionalmente utilizadas para facilitar el trabajo digestivo y calmar malestares estomacales.

La mostaza aporta un punto picante y además es un alimento rico en micronutrientes, aminoácidos y aceites esenciales. El jengibre, por otro lado, es otro de los grandes aliados del hígado y es un gran analgésico y un potente antioxidante. Todas juntas, las especias del curry hacen una gran sinergia de sabor y de efectos terapèuticos.

Muy versátil en la cocina

En la cocina, el curry es bastante versátil, y se puede añadir a platos con base de verduras, legumbres, arroces o aves. Una forma muy original de incorporarlo es en forma de hummus, como nos propone la casa La Piara, lo que da lugar a un producto que nos permite beneficiarnos de este conjunto de especias en el desayuno o como snack por la tarde. El hummus es una forma más digestiva de tomar garbanzos, pero, con la presencia de las especias del curry lo es mucho más.

Además, el hummus de curry de La Piara es de producción ecológica, sin aditivos y se conserva gracias a su envasado hermético y posterior tratamiento de Ducha María, con agua a 120 ºC, similar al baño maría de toda la vida pero más sostenible, ya que utiliza menos cantidad de agua. Esto se traduce en un producto saludable y nutritivo, que, además, mantiene sus características organolépticas.

A diferencia de otros hummus que podemos encontrar en la nevera del supermercado y que suelen contener altas cantidades de aditivos, los de La Piara se encuentran fuera de la zona de frío debido a esta elaboración respetuosa con los ingredientes.

El hummus de curry de La Piara es el acompañamiento perfecto para unos crudités de endivias, apio o zanahorias. Ideal para recibir visitas inesperadas.