Podría parecer que, en verano y con estos calores, un caldito no apetece mucho; pero os traigo una versión refrescante, reconstituyente y deliciosa con el caldo natural de pescado Aneto, en el que se selecciona el mejor pescado y las verduras más frescas: agua, cabeza de rape, cebolla, zanahoria, apio, puerro, tomate, raspa de bacalao, ajo e hinojo para cocer directamente en olla, durante más de 2 horas. Un caldo elaborado sólo con ingredientes frescos, de verdad, sin lactosa, sin gluten, sin huevo, sin deshidratados, sin concentrados, y sin aromas añadidos. Igual cómo lo harías en casa.

El ingrediente principal de esta receta es el caldo de pescado natural Aneto, que tengo que reconocer que tiene un sabor que me ha sorprendido muy gratamente, y además un precioso color; ¡y no necesita mucho más! Simplemente le he añadido agar-agar para aportarle una textura de gelatina ligera y muy refrescante. Un entrante ligero, delicioso y con un contenido de proteínas completas. El agar-agar es un mucílago obtenido a partir de diversas algas rojas; una sustancia que aumenta de volumen al contacto con el agua y que produce una especie de gelatina con acción purificante; actúa, además de a nivel digestivo, en todo el conjunto de toxinas que acumula todo el organismo.

El agar-agar resulta un auténtico aliado de la salud: nos ayuda a alimentarnos de forma saludable y además a conservar la línea.

Este flan tiene dos capas: una con una base de infusión de cardamomo, limón y algas que le da un toque cítrico ideal para combinar con el sabor de pescado, y la del caldo de pescado Aneto. El resultado es un flan colorido de delicioso sabor marino, ligero y saciante. Un flan que podéis preparar incluso con antelación para tenerlo en la nevera bien fresquito. Podéis componer las capas en el orden que más os guste; son dos pasos muy sencillos que os darán un resultado sorprendente. Si queréis desmoldar los vasos, pasad la punta de un cuchillo alrededor del molde y volcadlo en un plato, dando un golpecito en el fondo para que caiga solo. Es recomendable, para hacerlo con facilidad, llenar los recipientes de agua y vaciarlos justo antes de incorporar el preparado con agar-agar. Si no queréis desmoldar, podéis utilizar vasos bonitos transparentes. Para servir, acompañar el flan con una ensalada o verduras asadas y un poco de la deliciosa y marinera salsa romesco. Una receta muy fácil de preparar y que seguro sorprenderá a vuestros invitados este verano.

La receta

Ingredientes: (para repartir en unos 5 vasos)

  • 1 l de caldo natural de pescado Aneto
  • 1 c.s. de copos de agar-agar

Infusión de algas:

  • 2 c.s. de copos de alga nori
  • 1 trozo de piel de limón
  • 3 semillas de cardamomo
  • 1/2 c.s. de copos de agar-agar
  • 400 ml de agua mineral

Salsa romesco: (la podéis comprar hecha)

  • 1 tomate maduro
  • ¼ de pimiento rojo
  • 1/2 ñora en remojo 24 horas antes
  • 3 dientes de ajos
  • 25 g de almendras tostadas
  • Aceite de oliva
  • Vinagre de manzana
  • Sal marina

Preparación:

  1. Capa de infusión de algas: infusionar en el agua mineral las semillas de cardamomo y la piel de limón; hervir unos 3 minutos a fuego suave y reposar con el fuego apagado unos 10 minutos. Retirar la piel del limón y las semillas, diluir los copos de agar-agar en la infusión, añadir el alga nori y mezclar bien; llevar a ebullición y dejar que cueza suavemente durante 30 minutos o hasta que se deshagan totalmente los copos. Repartir la preparación en los vasos y dejar que se enfríen (mientras va cogiendo consistencia ir mezclando las algas). Reservarlos en la nevera por lo menos 1 hora.
  2. Capa de caldo de pescado: diluir los copos de agar-agar en 1 litro de caldo natural de pescado Aneto. Llevar a ebullición y dejar que cueza suavemente durante 30 minutos removiendo de vez en cuando hasta que se deshagan totalmente los copos. Repartir en los mismos vasos, sobre la capa ya cuajada de algas. Dejar que se enfríe un poco y reservar en la nevera.
  3. Salsa romesco: asar las verduras al horno (pimiento, tomate y ajos) con un chorrito de aceite y un poco de sal. Pelar el pimiento y los tomates y poner en la batidora. Añadir la carne de la ñora hidratada y sin las pepitas, las almendras, un chorrito de vinagre, aceite y una pizca de sal. Triturar hasta obtener una textura bien fina.

Que lo disfrutéis,

¡Mucha salud!

 

Cristina Arroyo

Técnica en dietética y nutrición y naturópata.

Asesora nutricional y cocinera saludable.