La Rhodiola rosea, también conocida como la raíz de oro o raíz ártica, es una planta medicinal de la familia de las Crassulaceae que crece en regiones frías y de elevada altitud en el hemisferio norte. Tiene sus orígenes en las regiones montañosas de China, Himalaya y Siberia, pero también se encuentra comúnmente en Escandinavia, Islandia, Groenlandia, Reino Unido, Irlanda y Norteamérica.

Esta milenaria planta se conoce desde la antigüedad: su uso medicinal ya aparecía en los libros de medicina de la Antigua Grecia. Los emperadores chinos enviaron expediciones al Himalaya para recuperar la raíz de oro y poder hacer preparaciones medicinales; los vikingos dependían de ella para aumentar su fuerza y ​​resistencia física; en Rusia se usó para resistir el clima siberiano.

Propiedades y beneficios para la salud de la rhodiola

En Mongolia la usaban para tratar la tuberculosis, y en la Unión Soviética fue estudiada y utilizada con los atletas y fuerzas de élite para competir contra Occidente durante la guerra fría. Por este motivo, sus propiedades quedaron bajo estricto secreto, pero, con la caída del muro de Berlín, sus sorprendentes cualidades se difundieron hacia Occidente.