La ayuda de los suplementos nutricionales

En el mundo de la suplementación nutricional también hay alternativas naturales que ayudan a mejorar el estado de ánimo, como el 5-HTP obtenido de las semillas de algunas legumbres procedentes de África (Griffonia simplicifolia). Para mejorar el descanso nocturno y la calidad del sueño, podemos recurrir al lúpulo, tranquilizante natural que se utiliza en fitoterapia para calmar y regularizar la actividad nerviosa; es ideal para mejorar situaciones de insomnio, dolores de cabeza y nerviosismo. El extracto de manzanilla es un calmante suave del sistema digestivo y nervioso, y el extracto de melisa también; son plantas ideales para mejorar problemas de ansiedad y nerviosismo. Además, el magnesio es un mineral que tiene una acción relajante neuromuscular y que es indispensable para sintetizar serotonina correctamente; tiene un efecto antiestrés.

A la hora de recurrir a un suplemento nutricional o de fitoterapia siempre, evidentemente, recomendamos asesoramiento profesional.


La llegada de la primavera hace que muchas personas se sientan cansadas y tengan dificultades para dormirse. Estos síntomas son señales del organismo, que nos avisan de una mala adaptación ante el inicio de la primavera. También pueden indicar que el cuerpo intenta eliminar las toxinas que se han ido acumulando durante el invierno, para regenerar mejor y aprovechar al máximo los beneficios de los meses de sol. Tanto el proceso de adaptación como el de desintoxicación pueden desencadenar una bajada del estado de ánimo y, a veces alterar la calidad del sueño.

primavera_475

¿Cuáles son, pues, los ingredientes fundamentales que debemos tener presentes para estar animados y esquivar la temida astenia primaveral?

  1. Depurar el organismo y consumir alimentos ricos en clorofila
    A menudo sólo es necesario reorganizar las comidas y evitar los alimentos más difíciles de digerir y que generan más toxicidad -como los embutidos, los lácteos y las carnes, por ejemplo-, y potenciar el consumo de verduras, frutas, cereales integrales y legumbres. También es interesante incluir en las ensaladas los germinados, fuentes ricas de vitaminas minerales y enzimas. En cuanto a los alimentos ricos en clorofila, encontramos las hortalizas, los germinados y los famosos superalimentos, que se pueden usar para enriquecer platos, batidos y zumos de frutas u hortalizas naturales. La clorofila es interesante porque ayuda a desintoxicar el organismo -a la vez que oxigena los tejidos- y a tener unos niveles óptimos de hierro, mineral importantísimo para evitar la anemia ferropénica; su déficit se asocia con síntomas como debilidad, astenia y cansancio generalizado.
  2. Mantener unos niveles constantes de azúcar en sangre
    Cuando comemos un alimento rico en hidratos de carbono, los niveles de glucosa en sangre se incrementan progresivamente a medida que digerimos y asimilamos sus almidones. La velocidad con la que digerimos y asimilamos estos componentes depende de sus acompañantes: de la cantidad de fibra presente y de la composición del resto de comida que tengamos en el estómago e intestinos durante la digestión.
    Mantener unos niveles de glucosa en sangre es esencial para alcanzar un equilibrio óptimo del organismo, tanto emocional como físico. El aumento de azúcar en sangre desencadena un estado de excitación física y psíquica. Como consecuencia, entra en escena la insulina, y posteriormente se origina una reacción de hipoglucemia reactiva con sensación de cansancio y tristeza, que es cuando sentimos la necesidad de consumir más alimento: tenemos un apetito voraz. Esta situación nos conduce a un círculo vicioso en el que necesitamos consumir más hidratos de carbono para obtener más energía, momento en el que vuelve a entrar en escena la insulina y conseguimos, así, agotar el sistema nervioso y originar estados de ansiedad, irritabilidad, cansancio , o incluso estados anímicos bajos o depresiones.
  3. Alimentos a evitar
    El consumo de azúcar refinado, de pan blanco, de patatas y de cereales refinados induce una respuesta rápida de la insulina. Como consecuencia de esta situación, las células no pueden utilizar correctamente toda la glucosa que reciben y la almacenan en forma de grasa en las células del tejido adiposo.
  4. Alimentos a potenciar
    En cambio, los alimentos de absorción más lenta que encontramos son las frutas y verduras, los cereales integrales y las legumbres. La fibra ayuda a disminuir la absorción de azúcar (tanto en cantidad como en velocidad), por lo tanto, cuanto más procesado sea un alimento, más alto será el índice glucémico (índice glucémico es un valor que tiene en cuenta la rapidez con la que un hidrato de carbono sube el nivel de azúcar en sangre), y cuanto más alto sea el índice glucémico, mayor será la descarga de insulina.
  5. Consumir alimentos ricos en triptófano
    El triptófano es un aminoácido esencial poco presente en nuestra dieta. Principalmente lo encontramos en los lácteos, los huevos y los cereales integrales. Tiene la función principal de fomentar el estado de ánimo en general, ya que favorece la síntesis de serotonina.

 

Jordina Casademunt

Nutricionista

    @jordinacasa
Jordina Casademunt

Ahora puedes pedir cita con
Jordina Casademunt en La Consulta de Soy
936 338 063 Correo electrónico