Soycomocomo, con su voluntad siempre transformadora, quiere poner un granito de arena para cambiar las fiestas infantiles con un sorprendente libro electrónico con veinte recetas dulces, saladas, pasteles y bebidas.

En la puerta de las escuelas, en el centro cívico, en la clase de música y en el trabajo, hablo muy a menudo con madres. Susanna, una madre de la clase de yoga con bebés contaba el otro día a Maite que hace unos días estuvo en una fiesta de principio de curso y que una madre, como todavía hacía calor, llevó helados. Pero, Susanna, escandalizada, decía: “No eran helados artesanos… ¡Eran mágnums! Y los niños de clase tienen sólo un año o, como mucho, año y medio”. Y Maite respondió: “Pues mi hijo come. ¡No hay para tanto!

piruletes-platanVivimos en una sociedad con realidades diferentes que chocan de bruces en la puerta de la escuela. Pere e Ivan son muy amigos y siempre los veo salir juntos de la escuela de mayores que está delante de la guardería de mi hija. Pere siempre merienda una manzana: se la come a mordiscos. Le encanta y siempre pienso que le permite descargar emociones porque la muerde con mucha energía. Ivan siempre merienda una bolsa de conguitos. Y la imagen me choca día tras día, porque ninguno de los dos quiere lo que come el otro, y son dos muy buenos amigos que meriendan propuestas extraordinariamente diferentes.

Las fiestas infantiles son un tema estrella en cuanto a la alimentación, porque a medida que los hijos crecen, reciben más invitaciones para fiestas de cumpleaños, y en muchas se opta por abrir bolsas de patatas fritas, cajas de dónuts, refrescos llenos de azúcares y excitantes y boles y más boles de las reinas de la fiesta: las golosinas. En cambio, los pasteles me parecen lo menos grave de las fiestas. Es evidente que podemos comer un pedazo de pastel de chocolate y hacer una excepción. Pues claro. La cuestión no es esa. No sé si me explico.

 festes-collage-2

El e-book propone palomitas, piruletas y pizzas sanas

Estoy segura de que, si muchos padres supieran que hay una alternativa sana, rápida y buena a los ganchitos, la elegirían. Al final se hacen “fiestas de bolsa” porque no tenemos tiempo, y el poco que tenemos lo dedicamos a ir corriendo a comprar globos y serpentinas. Éste ha sido el reto del libro electrónico Fiestas infantiles, de Pilar Rodrigáñez y Gina Estapé: proponer recetas sanas, rápidas y sobre todo ricas para que ningún niño eche en falta ninguna bolsa en las fiestas. Las recetas dulces incluyen chocolate, pero sobre todo se endulza con alimentos como los dátiles o el plátano. Entre las saladas, hay pizzas con tomate y queso, ¡sí! No se trata de dar comida aburrida a los niños. Pero si les acostumbramos el paladar a comer comida con sabor, pero sana, nos evitaremos muchos problemas. No cuesta tanto, en serio.

Soycomocomo, con su voluntad siempre transformadora, quiere poner un granito de arena para cambiar las fiestas infantiles con un sorprendente e-book con veinte recetas dulces, saladas, pasteles y bebidas.

La idea es que, como una mancha de aceite, podáis hacer estas recetas y contagiar a padres y madres para que también las hagan. Queremos ir a las fiestas tranquilos y no tener que atiborrarles de fruta antes de salir para que lleguen con menos hambre.

¿Qué sentido tiene que nos preocupamos tanto por la enseñanza de los hijos, nos pasemos dos meses yendo a puertas abiertas para encontrar la escuela perfecta, que potenciará sus habilidades, que trabaja por proyectos o de una forma viva o libre, y en cambio que no nos esforcemos nada una vez se sientan en la mesa en algo tan esencial como es elegir y cocinar los alimentos que comemos cinco veces al día y que nos pueden nutrir o enfermar?

El mejor regalo: haz que las próximas velas que sople tu hijo sean con estos alimentos y cocínalos con todo el amor del mundo.

Haz clic aquí para tener más información sobre el libro electrónico.

 

Núria Coll
Núria Coll

Directora de soycomocomo.es