colfeti-01
Para aquellos que todavía no estéis familiarizados, el raw food es una manera de preparar los alimentos en la que no se utiliza el fuego ni las altas temperaturas para no echar a perder los micronutrientes como las vitaminas, los minerales o los oligoelementos, ni desnaturalizar los macronutrientes como los carbohidratos, las proteínas y las grasas, que pueden convertirse en agentes nada saludables a través de las transformaciones químicas resultantes de las preparaciones a altas temperaturas.

El término raw food se aplica ampliamente a una cocina basada en plantas y en métodos de preparación tradicionales y naturales como la germinación, la maceración, la fermentación o el deshidratado y otros métodos como la extracción de zumos en frío, el batido, el triturado, etc.; aunque algunas propuestas raw food pueden incluir alimentos de origen animal.

El deshidratado es una manera de imitar el efecto del Sol y del aire. Si fuera verano o primavera, podríamos poner nuestras preparaciones bajo los rayos directos del Sol, en caso de tener un espacio adecuado lejos de la contaminación y la polución de la ciudad.

colfeti-02

Pero lo más común es que utilicemos una deshidratadora, un electrodoméstico que imita la acción del Sol y del aire para secar los alimentos y del que podemos encontrar diferentes modelos y precios en el mercado. También podríamos utilizar el horno si tiene ventiladores que hagan circular el aire, a la temperatura más baja y con la puerta entreabierta. Aunque no todos los hornos de este tipo tienen suficiente circulación de aire y la preparación de los alimentos, además, no resulta igual que la elaborada con deshidratación: los alimentos quedan más concentrados que con la deshidratadora y son más densos a la hora de digerirlos.

Para esta ensalada utilizaremos la deshidratadora para preparar un colfeti (‘confeti de coliflor’) con los flósculos de diferentes coliflores y unos superalimentos que añadirán nutrientes a nuestro plato, pero también unos colores muy especiales y bellísimos. Haremos de nuestra ensalada una celebración a todos los niveles y muy fácil de preparar. Los flósculos de coliflor semideshidratados los podremos hacer el fin de semana o el día en que nos organicemos la semana y los guardaremos en la nevera en recipientes de vidrio y tapados, listos para ser añadidos a nuestras ensaladas o cremas de verduras durante la semana.

  • Los superalimentos son alimentos que tienen una concentración de nutrientes elevada, son muy antioxidantes y también pueden contener una serie de componentes que, además de ser nutritivos, tienen efectos medicinales sobre el organismo.
  • Por ejemplo, el alga espirulina tiene propiedades antianémicas y es muy rica en vitaminas del grupo B, A, D, E hierro, zinc y ácido fólico pero también es depurativa.
  • La remolacha también es un superalimento antianémico por su contenido en hierro y otros minerales (potasio, sodio, fósforo, calcio, magnesio, zinc) y vitaminas del grupo B, A y E. Tiene efectos antidepresivos si se utiliza de forma continuada, ayuda a prevenir enfermedades del corazón, refuerza la salud del cabello, la piel y las uñas, es depurativa y es un rejuvenecedor celular.
  • El Murasaki-imo es un boniato japonés de color azul-violeta al que se le otorgan propiedades anticancerosas gracias a su alto contenido en antocianinas, un flavonoide que también encontramos en la uva, las coles lombardas, los frutos del bosque azules, las patatas y zanahorias azules o violetas, las cebollas moradas, las coliflores moradas y todos aquellos vegetales total o parcialmente azulados o morados. También se le atribuyen propiedades que ayudan a fortalecer el sistema inmune, el reproductivo, el cardiovascular, los pulmones y los riñones.
  • La cúrcuma es una raíz rica en betacarotenos que nos ayudará no solo a reforzar la salud de la piel y la vista, sino que funcionará como un antiinflamatorio muy valioso de gran potencia anticancerosa.

colfeti-03

Siempre podemos añadir superalimentos a nuestras comidas para aumentar su aporte nutricional con conciencia, intención y amor. Debido a que tienen una gran concentración de nutrientes, los añadiremos en pequeñas cantidades, acompañados de otros ingredientes frescos y de temporada. Así redondearemos nuestros platos de manera sencilla y deliciosa.

La receta de hoy es un buen ejemplo de cómo puedes empezar a supernutrirte sin olvidarte de los alimentos frescos y de temporada que también nos aportarán muchos beneficios.

Las coliflores y los brócolis, los protagonistas de este plato, al igual que los otros miembros de la familia de las coles (lombarda, brócoli, nabos, coles de Bruselas), son muy ricos en componentes antioxidantes y rejuvenecedores (vitamina C, clorofila, cisteína, carotenos, antocianinas y enzimas) que nos protegerán contra los radicales libres y las enfermedades que estos producen. Son ricos también en componentes azufrados de alta acción anticancerosa gracias a su poder desintoxicante del hígado. Son beneficiosos para el sistema cardiovascular y el tránsito intestinal por su alto contenido en fibra. Contienen, aunque en poca cantidad, carbohidratos, grasas y mucha agua y potasio. Estos factores hacen de las coliflores, y de la familia de las coles en general, unas buenas aliadas en dietas para perder peso, ya que son poco calóricas y nos ayudan a eliminar líquidos. También nos ayudarán a nutrir los huesos por su contenido en calcio y fósforo, y el hierro que tienen nos ayudará a reforzar la sangre.

A algunas personas les cuesta digerir la coliflor, les produce mala digestión e incluso meteorismo, especialmente si se acompaña de carbohidratos −pan, harinas, pastas, cereales− o de grasas en exceso −aceites, bechamel, lácteos. Cruda, curiosamente, es mucho más digestiva y, si la acompañamos de mucha hoja verde, tendremos una digestión perfecta.

colfeti-04

La receta

Para 2 personas

Ingredientes

Para el colfeti verde

  • 1 coliflor verde pequeña o un brócoli pequeño
  • 1 C de aceite de oliva virgen extra de 1ª presión en frío
  • 1 C de tamari
  • 1 C de alga espirulina en polvo

Para el colfeti rosa

  • 1/2 coliflor blanca grande o 1 coliflor blanca pequeña
  • 1 C de aceite de oliva virgen extra de 1ª presión en frío
  • 1/8 c de sal del Himalaya
  • 1 remolacha, el zumo o un C de zumo de remolacha en polvo

Para el colfeti amarillo

  • 1/2 coliflor blanca grande o 1 coliflor blanca pequeña
  • 1 C de aceite de oliva virgen extra de 1ª presión en frío
  • 1 C de cúrcuma en polvo
  • 1 C de levadura nutricional
  • 1 c pequeña de pimienta negra en polvo

Para el colfeti violeta

  • 1 coliflor morada pequeña (puede ser blanca si no se encuentra morada)
  • 1 C de aceite de oliva virgen extra de 1ª presión en frío
  • 1 C de Murasaki-imo en polvo
  • 1/8 c de sal del Himalaya

Para el aliño

  • 1 C de tamari
  • 1 C de jarabe de flor de coco o jarabe de savia de arce
  • 1 C de aceite de oliva de 1ª presión en frío
  • 1 limón, cortada en 4 cuartos
  • 1 C de semillas de amapola silvestre

Para la ensalada

  • 1 zanahoria
  • Hojas de lechuga variadas al gusto (de roble, Trocadero, Maravilla, Lollo rosso)

Método de preparación

  1. Con un cuchillo o con las manos, cortar o trocear las coliflores en flósculos pequeños, descartando su tronco. Con los flósculos y los correspondientes superalimentos prepararemos el colfeti para nuestra ensalada. El tronco de las coliflores no lo tiraremos, sino que lo cortaremos en láminas muy finas, las colocaremos en un recipiente de vidrio y las dejaremos marinar a temperatura ambiente en aceite de oliva, agua de mar y especias al gusto (romero, pimienta, tomillo, laurel, salvia) durante tres días. Después de este periodo ya estará listo para añadir a nuestras ensaladas como un pickle express
  2. Todos los colfeti los elaboraremos de la misma manera. En un bol combinaremos todos los ingredientes por separado y los mezclaremos muy bien con la ayuda de una cuchara de madera. Una vez lo hayamos mezclado de manera homogénea, colocaremos los diversos colfeti en las láminas de la deshidratadora y lo semideshidrataremos todo durante 8 horas a 38 ºC.
  3. Si usamos zumo de remolacha para el colfeti rosa en lugar de en polvo, lo dejaremos macerar con el resto de ingredientes en un recipiente de vidrio con tapa hasta que el resto de colfeti estén listos.
  4. Una vez transcurrido el tiempo de semideshidratación, serviremos unas hojas de lechuga según la elección y cantidad que hayamos querido, decoraremos con colfeti al gusto y con espagueti o serpentinas de zanahoria que podemos hacer con un espiralizador. Si no tenemos espiralizador, con un pelapatatas cortaremos la zanahoria en tiras finas o, con un cuchillo, cortaremos cubos de zanahoria pequeños justo antes de servir.
  5. Serviremos las hojas de lechuga con los cuartos de limón para que cada comensal rocíe su ensalada con zumo de limón, acompañado con el aliño que haremos batiendo el jarabe de flor de coco con el tamari y el aceite de oliva. En un pequeño cuenco añadiremos más colfeti variado para quien quiera repetir.
  6. Todos los colfeti los puedes guardar en la nevera en recipientes de vidrio con tapa entre 3 y 7 días y utilizar para decorar tus ensaladas en cualquier momento. Es una manera sencilla de tener siempre un topping delicioso, estético y saludable que añadir al plato más importante del día y que nunca debemos olvidar incluir en una dieta saludable: la ensalada de hoja verde.

Eso sí, antes de añadir los colfeti a nuestra ensalada, si han estado en la nevera los calentaremos en la deshidratadora entre 30 y 60 minutos, o mientras preparamos nuestro comida, a una temperatura de 38-42 ºC para que pierdan el frío. Comer crudo no significa comer frío, al contrario, es comer con conciencia. Así que evitaremos el ingredientes fríos que nos enfriarán y dispersarán la energía con un método tan sencillo como calentarlos en la deshidratadora unos minutos.

Bon appétit!

Consol Rodríguez
Consol Rodríguez

Formadora de alimentación viva y cocina crudivegana, desarrolladora de recetas raw food, autora del blog kijimunas-kitchen.com y del libro Raw Food Anti-aging