Fotos: Becky Lawton

¿Estáis en plenas vacaciones? ¿Acabándolas? ¿Empezándolas? O quizás os toque trabajar –como a mí– y las tengáis más adelante… Sea como sea, si estáis en el hemisferio superior del planeta, hace calor, y mucho.

En vacaciones también tendemos a levantarnos más tarde algún que otro día y estiramos el desayuno hasta convertirlo en un brunch, un término que define la suma de breakfast y lunch (desayuno y comida). Podéis componerlo de fruta fresca, zumos con vegetales, algo de lácteos si tomáis –o sus alternativas veganas–, como yogures y quesos, granolas, huevos u otro tipo de proteína, verduras o hummus, por ejemplo.

Recetas con agua de coco

Si la idea os parece divertida, os propongo incluir una bebida, un clásico como el Bloody Mary, pero reversionado, con la bebida del verano: agua de coco. El mes pasado ya publicamos una limonada con esta agua isotónica natural que ha encantado a todo el mundo, por eso queremos daros más ideas.

Debo reconocer que soy muy fan del agua de coco; es mi bebida favorita para reponer electrolitos cuando hago deporte y cuando voy a la playa. Además os cuento una cosa, en el año 2001 participé en el reality Supervivientes, y el agua de coco era, en esa situación de escasez, un auténtico maná. Cada mañana, el desayuno consistía en coger un coco fresco de los que caían de los cocoteros, abrirlo y beber su agua. Nada apetecía más que eso. Ahí es cuando te acuerdas de dar gracias a la madre naturaleza por darte lo que te hace falta cuando lo necesitas de verdad.

Batallitas aparte, he pensado en este cóctel porque tengo una amiga a la que le encanta y que siempre lo prepara en verano. De todas formas, en la receta clásica hay un par de ingredientes que no encajan en mi alimentación, así que decidí hacer unos cambios y el resultado ha sido muy bueno. Pero si no sabéis de que va este trago, os lo cuento.

El Bloody Mary es un famosísimo cóctel creado en París hace casi cien años y, desde entonces, sigue siendo un aperitivo clásico de verano. Está hecho a base de zumo de tomate y se añade vodka, salsa Worcestershire (lleva anchoas en su composición) y tabasco. En este caso, si reemplazamos el alcohol por agua de coco, nos queda un cóctel saludable, refrescante y delicioso para incluir en la mesa de un brunch.

Sobre los tomates, os recomiendo que aprovechéis esta buena época de tomates maduros, que además están a buen precio, y os preparéis el zumo en casa. Si no tenéis máquina para hacer zumos, triturad los tomates enteros y coladlos para descartar la pulpa. Si no, y como último recurso, comprad el zumo, preferentemente ecológico.

¡Ahora sí, vamos a por este trago y a disfrutar lo que nos quede del verano!

La receta: Coconut Bloody Mary

Para 4 raciones

Ingredientes

  • 800 ml de zumo natural de tomate
  • 400 ml de agua de coco Amandin
  • El zumo de medio limón (aunque se puede añadir más; al gusto)
  • Unas gotas de tabasco (es opcional el punto picante, ¡pero queda fantástico! Recomiendo unas 3-4 gotas por vaso)
  • 4 cucharadas de tamari

Elaboración

  1. Preparar los vasos. Frotar los bordes con limón y pasar por sal marina o sal de hierbas.
  2. Poner todos los ingredientes en un vaso de cóctel, añadir dos o tres cubitos de hielo y batir enérgicamente.
  3. Repartir en los vasos y añadir algún pincho con trocitos de pepino, apio, rabanitos, manzana… lo que os guste!

 

Adriana Ortemberg
Adriana Ortemberg

Naturópata, escritora de libros de alimentación y vida saludable e instructora de cocina vegetariana

    @adriana_ortemberg