El mejillón es, sin duda, el marisco más económico, fácil de encontrar y sencillo de preparar, perfecto para una cena rápida de junio si apetece algo sano, pero no hay ganas de complicarse en la cocina.

receta mejillones

El toque fresco de la salsa verde con albahaca, la aromática estrella del verano, hará que estos mejillones sean una buena opción también para esas cenas de verano con familia o amigos (en grupos reducidos, este año) de las que tanto nos gusta disfrutar.

Se pueden servir fríos o calientes, incluso prepararlos el día antes. Intentad, de todos modos, cocinarlos el mismo día que los compréis, como máximo al día siguiente.

Si va a ser un plato principal, calculad medio kilo de mejillones por persona. Si va a ser un aperitivo, con unos 250 g por persona será suficiente.

Los mejillones son una buena fuente de vitamina B12, vitamina C, hierro, fósforo, calcio, potasio, yodo, magnesio y selenio.

receta mejillones salsa verda

La receta: Mejillones con salsa verde

Ración: 2 personas

Tiempo de preparación: 20 minutos

Tiempo de cocción: 6 minutos

Total: 26 minutos

Ingredientes

  • 1 kg de mejillones
  • 60 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 60 ml de zumo de limón
  • 1 diente de ajo pelado
  • 15 g de albahaca fresca
  • 15 g de perejil fresco

Elaboración

  1. Lavar bien los mejillones bajo el grifo, eliminar los restos de conchas con un cuchillo o un estropajo metálico y cortar las barbas con unas tijeras. Descartar los que estén rotos y los que estén abiertos y no se cierren solos al darles un golpecito.
  2. Poner los mejillones en una olla grande con tapa y añadir medio vaso de agua.
  3. Cocinar a fuego medio-alto con la olla medio tapada (dejar una rendija para que salga el vapor) durante unos 6 minutos o hasta que se abran los mejillones.
  4. Apagar el fuego y retirar los mejillones de la olla.
  5. Descartar el líquido y los mejillones que no se hayan abierto.
  6. Mientras los mejillones se enfrían un poco, preparar la salsa verde colocando en un tarro o en el vaso de la batidora el aceite de oliva, el zumo de limón, el ajo, la albahaca y el perejil. Triturar hasta lograr la consistencia deseada.
  7. Cuando se puedan tocar los mejillones sin quemarse, abrir uno y descartar la concha sin carne. Eliminar los restos de barbas con unas tijeras si aún tuviera.
  8. Colocar la concha con el mejillón dentro en un plato o una fuente y repetir el proceso con todos los mejillones.
  9. Verter la salsa por encima y acompañar con unas cuñas de limón y un poco de pimienta recién molida (opcional).

 

 

Laura García
Laura García

Creadora de bylauragarcia.com

    @bylauragarcia