Referente al riesgo cardiovascular, se ha visto que consumir vino en poca cantidad aumenta el colesterol bueno (HDL) y disminuye la agregación plaquetaria, lo que podría disminuir el riesgo de angina e infarto cardíaco.

En un estudio hecho por el equipo del doctor Malinske en 2004, se observó que el consumo bajo de alcohol (1-3 copas/mes) o moderado (1-6 copas/semana) disminuía la mortalidad por riesgo cardiovascular en hombres hipertensos. En 2014, el equipo del doctor Blomster obtuvo resultados similares con diabéticos tipo 2.

Friends drinking wine in a restaurantSin embargo, ojo, en todos los estudios se ha comprobado que a partir de un nivel de consumo de alcohol (el más aceptado es más de 6 copas a la semana) el riesgo cardiovascular no mejora, sino que empeora; genera hipertensión arterial, hipertrigliceridemia, obesidad, insuficiencia cardíaca, entre otros.

Respecto al riesgo de desarrollar diferentes tipo de cáncer, se ha observado una relación lineal con el consumo: cuanto más alcohol, más riesgo. Así se relaciona con cáncer de faringe, laringe, esófago, mama, hígado, intestino, etc. (Estudios de Stockel 2002, Tramacere 2010, Feduko 2011, Seitz 2012, monografía 96/2010 de la Organización Mundial de la Salud, entre otros).

Volviendo a la pregunta inicial, el arte de catar el vino incluye todos los sentidos –vista, oído, gusto, olfato y tacto–, que generan sensaciones y evocan y provocan recuerdos. Por lo tanto, la deglución es poco importante en este proceso.Si hablamos de riesgo cardiovascular, el beneficio más alto estaría entre 1 y 6 copas de vino a la semana; si hablamos de riesgo cancerígeno, cuánto menos consumo mejor, y sobre todo claramente por debajo de 6 copas de vino a la semana.

Según la doctora Nichols de la Fundación Británica del Corazón, media copa en el día sería la dosis diaria para minimizar el riesgo de enfermar. ¿Y qué se considera una copa de vino? Pues la comunidad científica hace los estudios de consumo con 148 ml. Por lo tanto, no vale una copa de fútbol.

El doctor Knapton de la Fundación Británica del Corazón concluyó que “beber con moderación ofrece cierta protección ante la enfermedad cardíaca, pero no es una luz verde para empezar a beber, ya que hay mejores maneras de proteger el corazón, como hacer una dieta equilibrada, ejercicio regular y dejar de fumar”. Además, cada persona hay que evaluarla individualmente, teniendo en cuenta si tiene alguna enfermedad, si toma alguna medicación o cualquier otro estado de salud a tener en cuenta antes de tomar alcohol.

Una situación en la que habitualmente se consulta es durante el embarazo. Las recomendaciones científicas actuales avalan que mientras se está embarazada es mejor no beber alcohol, especialmente durante el primer trimestre por el riesgo de aborto o de parto prematuro, y durante todo el período por el riesgo de bajo peso, alteraciones anatómicas, dificultades de crecimiento y aprendizaje del bebé, entre muchos otros trastornos.

En caso de duda sobre el estado de salud y la posibilidad de beber vino siempre es mejor consultarlo con el médico.

OrpellaXavier Orpella
Metge especialista en Salut Laboral i Promoció de la Salut
Correu: info@soycomocomo.es

 

 

Bibliografía

1. Organización Mundial de la Salud. International Agency on Cancer Research. Monografia 96.
2. Nichols M, Scarborough P, Allender S, Rayner M.. What is the optimal level of population alcohol consumption for chronic disease prevention in England? Modeling the impact of changes in average consume levels. BMJ open 2012, 2: e000957.
3. Gaziano M, Gaziano T, Glynn RJ, Sesso HK, Ajani UA, et al.. Light-to-moderate alcohol consumption and mortality in physicians health study enrollment cohort. J Am Coll Cardiol 2000;35:96-105
4. Camargo CA, Hennekens CH, Gaziano JM, Glynn RJ, Manson JE, Stampfer M.. Prospective study of moderate alcohol consumption and mortality in us male physicians. Arch Intern Med 1997; 157: 79-85.
5. Malinski MK, Sesso HK, Lopez-Jimenez F, Buring JE, Gaziano M.. Alcohol consumption and cardiovascular disease mortality in hypertensive men. Arch Inten Med 2004; 164:623-628
6. Blomster J, Zoungas S, Chalmers J, Li Q, Chow C, Woodward M. et al.. The relationship between alcohol consumption and vascular complications and mortality in individuals with type 2 diabetes. Diabetes Care 2014; 37: 1353-59
7. Cancer research UK: Alcohol and cancer the evidence. www.cancerresearchuk.org 6/2014
8. Mayo Clinic. Heart disease. www.mayoclinic.org. 6/2014
9. National Institute of Cancer, USA. www.cancer.gov. 6/2014
10. Monografia IARC/OMS 2010. http://monographs.iarc.fr/ENG/Monographs/vol96/mono96.pdf
11. National Health Service UK. http://www.nhs.uk/conditions/pregnancy-and-baby/pages/alcohol-medicines-drugs-pregnant.aspx#close

 

 

Núria Coll
Núria Coll

Directora de soycomocomo.es