En el día a día, estamos constantemente expuestos a situaciones y factores que generan radicales libres y que pueden envejecer la piel de forma prematura. Algunos no los podemos controlar, como la edad, pero podemos modificar otros para ayudar al organismo a combatir estos radicales libres y proteger y reparar la piel.

Antioxidantes: los grandes protectores de la piel

Como os podéis imaginar, ¡la alimentación es un factor clave! Porque es la mejor forma de ofrecer al cuerpo las herramientas necesarias para hacer frente al envejecimiento. Una alimentación rica en verduras, hortalizas y frutas es indispensable para obtener una buena cantidad de vitaminas, minerales y antioxidantes, nutrientes que protegen a las células de la piel contra peróxidos y radicales libres. Los polifenoles de los frutos del bosque o la granada, el licopeno o los betacarotenos y vitaminas C y E son especialmente importantes en este aspecto.

Los polifenoles son compuestos fitoquímicos con un gran potencial antioxidante y tienen un papel importante a la hora de mantener la salud y el bienestar. Se les atribuyen propiedades antiinflamatorias, protectoras del sistema cardiovascular y de la salud cerebral y reguladoras de los niveles de azúcar en sangre y de la presión sanguínea.

Además, también tienen un efecto positivo en la microbiota intestinal, ya que actúan como prebióticos y benefician la nutrición de las bacterias beneficiosas que viven en el intestino.

El colágeno y el ácido hialurónico: los reparadores

Hay signos del envejecimiento de la piel, como las arrugas o las manchas, que necesitan ser restaurados desde dentro a partir de nutrientes que garanticen su resistencia, flexibilidad e hidratación.

El colágeno es una proteína esencial que forma parte de varias estructuras del organismo como los huesos, los ligamentos, los tendones, los cartílagos o la piel, entre otros, y tiene un papel muy importante en la construcción de las células dérmicas. Ayuda a crear tensión y firmeza.
El cuerpo lo puede fabricar de forma natural, pero con la edad esta capacidad de producción disminuye. Además, en el caso de las mujeres, la pérdida se acentúa con la menopausia.
Obtener colágeno a partir de la dieta es bastante complicado, si no es que consumimos las partes gelatinosas de los animales como los pies de cerdo; por eso a menudo hay que recurrir a la suplementación.

El ácido hialurónico es una sustancia gelatinosa presente en todos los tejidos del organismo que destaca porque puede unir las fibras de colágeno y elastina y mantener una piel saludable, firme e hidratada. El ácido hialurónico ayuda a mantener el colágeno húmedo e hidratado y permite que la piel se adapte a las alteraciones de forma y volumen, lo que ayuda a mantenerla joven, suave y elástica. Por ello, el ácido hialurónico forma parte de muchos tratamientos de belleza de la piel.
Tal y como ocurre con el colágeno, el cuerpo produce ácido hialurónico de manera natural, pero con la edad lo hace menos y la piel se vuelve más flácida.

Para reparar la piel, ¡es vital asegurarse unos buenos niveles!

Más información vichydor.com

Nutricosmética: la clave para proteger y reparar la piel de dentro hacia fuera

Puede ser complicado asegurar una alta ingesta de antioxidantes para proteger la piel o unos niveles adecuados de colágeno y ácido hialurónico para restaurarla; en este caso la nutricosmética puede ser un gran aliado.

Cuando hablamos de nutricosmética hablamos de tratamientos naturales a base de complementos alimenticios que ayudan a cuidarnos de dentro hacia fuera. Quieren realzar la belleza ofreciendo al organismo vitaminas, minerales y antioxidantes para nutrirlo y fortalecerlo desde dentro.

Un ejemplo es Vichy d’Or, la nueva gama de productos de salsal de Vichy Catalán, unas bebidas que no pretenden ser unos simples refrescos, sino que tienen el objetivo de actuar como complementos alimenticios para favorecer el aspecto de la piel a partir de nutrientes y componentes activos.

La gama está representada por dos productos: Repara d’Or y Protect d’Or. El primero se caracteriza por su eficacia antienvejecimiento gracias al colágeno, ácido hialurónico, aloe, jugo de zanahoria y limón, minerales como el zinc y vitaminas A, B2, B3, B8 y C. El segundo contiene granada, licopeno y Oxxynea (un extracto de 22 frutas y verduras de alto poder antioxidante), además de minerales como el magnesio, selenio y zinc, y vitaminas B2, B8, C, E y A.
Ambos productos forman un tratamiento completo y efectivo que ofrece a la piel todos los elementos necesarios para mantenerla nutrida, elástica, luminosa y joven.

Los beneficios de la gama Vichy d’Or los ha puesto a prueba el equipo de investigación de los laboratorios Zurko Research, expertos en productos de dermocosmética, que han demostrado su alta eficacia contra el envejecimiento de la piel, y están avalados por doctor Garcés, jefe clínico del Servicio de Dermatología del Hospital Santa Creu i Sant Pau de Barcelona, ​​un experto en envejecimiento cutáneo.

 

Si queréis cuidar la piel, no solo hay que hacerlo por fuera: lo importante es hacerlo por dentro.