El reishi es el secreto mejor guardado de la eterna juventud

El reishi es un hongo con propiedades curativas extraordinarias, superior incluso a los demás hongos o plantas medicinales gracias a su composición única de triterpenos y polisacáridos. Por ello, este hongo se ha utilizado en la terapia de múltiples enfermedades, desde asma a hipertensión, con una demostrada capacidad inmunoestimulante y antitumoral.

Los estudios demuestran que la presencia de proteoglucanos o betaglucanos confiere a este hongo una acción inmunomoduladora, capaz de aumentar las defensas y el número de células del sistema inmunitario responsables de la primera respuesta frente a bacterias, virus y células tumorales.

Por otro lado, el hongo reishi es rico en superóxido dismutasa (SOD), una enzima que le confiere una alta capacidad antioxidante y posee una elevada cantidad de triterpenos con actividad antihistamínica, hepatoprotectora, antihipertensiva, antihipercolesterolémica y antiagregante.

También hay que destacar que es un regulador hormonal y ayuda a frenar un exceso de niveles de estrógenos en sangre. Ello puede ser de gran ayuda en casos de obesidad, retención de líquidos, alergias, migrañas, miomas, endometriosis, amenorrea, infertilidad, cáncer de mama y cánceres estrógenos-dependientes, diabetes tipos II, ansiedad y estrés.

Otros componentes y beneficios

Este hongo es rico en minerales como hierro, zinc, manganeso, magnesio, potasio y calcio. Además, la presencia de germanio, otro mineral, aporta un efecto oxigenante y analgésico natural y estimula la producción de interferones, que informan el sistema inmunitario de la presencia de virus.

Posee también todos los aminoácidos esenciales, es muy rico en vitaminas del grupo B, aporta triptófano y estimula el GABA lo que proporciona una mayor relajación y un excelente remedio en caso de ansiedad e insomnio.

  • Posee una elevada cantidad de triterpenos con actividad antihistamínica, hepatoprotectora, antihipertensiva, antihipercolesterolémica y antiagregante.
  • Modula el cortisol, la hormona del estrés, gracias a su alta presencia de triterpenos y polisacáridos. Es un hongo adaptógeno, capaz de estimular el organismo, de aumentar el rendimiento físico, mental y de trabajo y de ayudar en el deterioro cognitivo a causa del envejecimiento.
  • Puede ser una óptima ayuda contra la fatiga debida a un tratamiento de quimioterapia, a través de la regulación de las respuestas inflamatorias, estrés oxidativo y nefrotoxicidad.
  • Mejora la arritmia del corazón e inhibe la enzima de la conversión de la angiotensina lo que tiene un efecto sobre la hipertensión.
  • Tiene un efecto beneficioso sobre la flora intestinal, gracias a la presencia de polisacáridos.
  • Sus extractos tienen actividad inhibitoria de la 5-alfa-reductasa y, por tanto, puede ser útil para tratar la hiperplasia prostática benigna.

Bibliografía