lentejasDesarrollo del bebé, según Heidi Murkoff en Qué se puede esperar cuando se está esperando (Ed. Medici): “Durante esta semana el bebé crece de forma espectacular. Aún ganará entre 1.300 y 2.200 gramos antes de nacer, pero solo estos días aumentará más de un kilo. Por lo que respecta al tamaño, oscila en torno a los 45 centímetros (casi lo que medirá cuando nazca). Aparte de crecer en volumen y longitud, estos días también incrementan –a toda velocidad– las conexiones neuronales (¡se crean trillones!). Además, el bebé es capaz de poner en marcha toda esta red de conexiones, porque ya procesa información, sigue la luz y percibe señales con los cinco sentidos. Como apunta Murkoff, también duerme durante ratos más prolongados –sobre todo de sueño REM. Seguro que la madre notará cuando está despierto (y da patadas) cuando duerme (y se muestra tranquilo)”.

Alimentación de la madre: ¿Necesito más hierro?

Durante el tercer trimestre es muy habitual que las gestantes deban tomar un suplemento de hierro. ¿Es realmente necesario tomarlo o con una alimentación equilibrada hay suficiente? Yolanda Garcia, psicóloga y naturópata especialista en infancia y maternidad y profesora de Embarazo y Alimentación en el IPF Sanitaria Roger de Llúria apunta algunas cuestiones.

Según Garcia, la decisión de “dar suplementos de hierro viene marcada por los niveles de hemoglobina en sangre de la madre. Durante el embarazo hay un incremento de la volemia, es decir, crece el plasma sanguíneo –el volumen de la sangre– y, por lo tanto, hay una hemodilución –aumenta el líquido– y la sangre es más fluida. Se trata de un hecho fisiológico que hace más fluida la comunicación de los alimentos entre la placenta y el bebé. Pero aunque sea un hecho fisiológico, el incremento del volumen de la sangre provoca que, en las analíticas, la hemoglobina salga más baja y, por lo tanto, se tienda a complementar sistemáticamente, lo que no siempre es necesario”, dice la especialista.

¿Cuándo es preciso un suplemento de hierro? Para Garcia, antes de dar suplementos extra de hierro, hay que comprobar los niveles de ferritina –las reservas de hierro– de la gestante y valorar la dieta que hace, así como otros parámetros de salud: “Si bien es cierto que durante el embarazo incrementan las necesidades de hierro, también lo hace la capacidad del organismo de absorberlo de los alimentos. El hierro es importante y es básico tener reservas, pero en exceso puede ser tóxico“, apunta. Según Garcia no es recomendable dar complementos de forma sistemática: “Hay que estudiar cada mujer en particular”, puntualiza.

Suplementos y suplementos: Si fuera conveniente dar un complemento de hierro, es importante escogerlo con criterio. “Los hay que se dan de forma indiscriminada. Además de no lograr que sean absorbibles, ocasionan muchas molestias estomacales y de tránsito intestinal”. Si es preciso tomar hierro, dice Garcia, es importante “que sea un suplemento bien diseñado y que incorpore, además de este mineral, los llamados “amigos del hierro”, que favorecen su asimilación”.

Alimentos que aportan hierro: Frutos secos, guisantes, habas, sardinas, cereales como la quinoa o el bulgur, algas, semillas de calabaza, verduras de hoja verde (espinacas, col, hojas de nabo, etc.), la patata –al horno con piel– y el pavo. Garcia recomienda también considerar el agua de mar: “Es un alimento muy interesante a tener en cuenta”, concluye.

Atención: La información ofrecida en esta sección es genérica –tanto sobre la evolución del feto, como sobre la alimentación de la madre y la complementación nutricional. Para tener un asesoramiento directo, se recomienda consultar al ginecólogo o bien a un nutricionista especializado.

Gemma Castanyer
Gemma Castanyer