Para que la piel tenga un aspecto saludable es importante seguir una serie de pasos previos que incluyen la exfoliación, la hidratación y, por supuesto, una alimentación saludable.

Según los expertos, una dieta sana y equilibrada es la auténtica clave para que la piel siempre luzca sana y radiante, por dentro y por fuera. Los alimentos que contienen muchas grasas de mala calidad –parcialmente hidrogenadas o trans– y los aceites refinados pueden hacer que la piel se inflame y que, por tanto, se obstruyan los poros. Las dietas ricas en antioxidantes, vitaminas, proteínas y grasas saludables –como aceite de oliva o de coco virgen, frutos secos y semillas, aguacate o aceitunas– ayudan a la regeneración celular de la piel.

Rutina de belleza

Una buena exfoliación es importante para eliminar impurezas y células muertas que se quedan en la superficie de la piel después de todo el invierno. Con esto, no solo conseguiremos una piel lisa, bonita y uniforme, también los poros estarán más limpios y cualquier tratamiento posterior será más efectivo. La cosmética natural está en auge y utilizar un exfoliante corporal, natural y casero –como el azúcar, la sal o el café– es una buena manera de empezar el día.

Justo después de la exfoliación, la piel está más receptiva y absorbe mucho mejor las cremas o aceites hidratantes. Una buena recomendación es utilizar productos ecológicos certificados, ya que no contienen parafinas ni siliconas. Los productos hidratantes naturales no contienen ingredientes derivados del petróleo y permiten que la piel respire. Contienen aceites, mantecas o ceras vegetales que nutren e hidratan la piel desde dentro y previenen que se deshidrate.

Reductores corporales

Con la llegada del calor, uno de los productos corporales más demandados son los reafirmantes, con efecto reductor y que combaten la celulitis.

Activos como el café o el té verde, con presencia de cafeína, actúan de forma focalizada sobre los depósitos de grasas y ayudan a eliminar las reservas de grasas. Además, tienen un efecto estimulante sobre las células.

Os presentamos la línea de reductores corporales detox de la nueva marca NaturaBIO Cosmetics: una loción y un aceite, de propiedades nutritivas, tonificantes y reafirmantes, ambos con la certificación Ecocert Cosmos Organic. Los dos tienen fórmulas efectivas y saludables, ricas en principios activos que cuidan la piel y respetan el medio ambiente. Además, usados conjuntamente se potencian los resultados.

Todos tenemos un ritmo biológico interno que hace que las células de la piel se comporten como un reloj, y que funcionen de manera distinta según si es de día o de noche. En las horas de luz se recomienda aplicar productos estimulantes y, durante las horas de descanso nocturno, productos que favorezcan la regeneración celular.

La loción reductora detox NaturaBIO Cosmetics reafirma la piel y ayuda a reducir la grasa acumulada. Lo ideal es aplicarla después de la ducha y la exfoliación matutina por su efecto tonificante y estimulante. Su fórmula con extracto de algas, extracto de jengibre bio, aloe vera bio y aceites esenciales de pomelo y lima bio tonifican, purifican, calman e hidratan la piel.

Concretamente, el extracto de algas ayuda a eliminar la acumulación localizada de grasa; el extracto de jengibre bio tiene propiedades antioxidantes astringentes, y antiedad; los aceites esenciales de pomelo y lima bio tonifican, purifican y refrescan la piel, y el aloe vera bio calma, hidrata en profundidad, suaviza y protege la piel.

Por otra parte, el aceite reductor detox NaturaBIO Cosmetics –que idealmente se aplicaría por la noche– nutre, regenera y proporciona elasticidad a la piel. Su fórmula de extracto de pimienta rosa, aceite macerado de café verde bio, aceites de argán, sésamo y macadamia bio estimula la quema de grasas, nutre y regenera la piel.

El extracto de pimienta rosa estimula la acción quemagrasas, favorece la microcirculación y evita que la grasa se acumule en zonas localizadas; el aceite macerado de café verde bio es rico en enzimas que estimulan la desintoxicación de la piel, y los aceites de argán, sésamo y macadamia bio son ricos en antioxidantes, vitamina E y ácidos grasos esenciales con propiedades emolientes, nutritivas, y regeneradoras de la piel.