vitamina-DNo hay que esperar a que llegue el calor. Es recomendable preparar antes rostro y piel por dentro y por fuera para minimizar los posibles daños ocasionados por el exceso de sol y evitar la aparición de manchas, arrugas y erupciones. ¿Cómo y cuándo empezamos? ¡Desde ya!

Por dentro: limpieza y peeling

Se debe limpiar el rostro cada día, mañana y noche: este paso es fundamental y se debe hacer por la mañana y por la noche para ayudar a eliminar las toxinas, las impurezas y el maquillaje (en caso de maquillarse). La base limpiadora debe ser suave, que no irrite, y con principios activos naturales.

Realizar un peeling una vez a la semana: así se eliminará la capa de las células muertas y se favorecerá la renovación celular. Sería recomendable escoger exfoliantes naturales elaborados con fibras vegetales de algas o lufa, con extractos de bambú o granos de azúcar, por ejemplo.

Cuidar la piel hace que envejezca más despacio

La piel tiene un ciclo de renovación de unos 28 días, más o menos, según la dieta, los cosméticos y, por supuesto, las emociones. Los cosméticos oclusivos (que taponan) frenan esta renovación celular, lo que hace que la piel envejezca más rápidamente. Es importante recordar que la piel no es solo un envoltorio, sino una barrera protectora entre el organismo y el medio ambiente. Evita que penetren sustancias extrañas y nos protege de las radiaciones, entre otras cosas. Pero además, forma parte del sistema inmunológico.

Susy Alvarez, especialista en cosmética biológica, nos comenta que la piel necesita nutrientes que se consiguen a través de una alimentación saludable. Por lo tanto, un cosmético natural debe llevar también nutrientes biodisponibles. Es el caso de los aceites omega-3 y omega-6, antioxidantes procedentes de frutas. Se deben evitar, pues, los cosméticos que no dejan transpirar correctamente y que llevan en su composición derivados del petróleo.

En el caso de las pieles sensiblesla experta en cosmética biológica Susy Alvarez recomienda que durante unos meses antes de la exposición al sol, la persona, además de hacer la limpieza y el peeling, utilice una crema por la mañana y por la noche rica en aceites vegetales ricos en grasas insaturadas, como el aceite de sésamo -que también protege de las radiaciones solares-; el caolín; la manzanilla romana, con efecto calmante y desintoxicante; la lavanda y el malvavisco, con propiedades cicatrizantes y antiinflamatorias; y los extractos de yemas de bambú, que aportan silicio y aminoácidos y que ayudan a fortalecer a los tejidos, además de hacer que la piel esté más flexible. Recomienda esta crema, la bioactiva pf6 de Dulkamara Bamboo, porque su composición estimula la producción de melanina y porque es muy específica para proteger la piel durante esta época del año y el verano. Sobre todo es interesante para las pieles delicadas, fotosensibles y reactivas, que hacen manchas con facilidad o que se pigmentan con dificultad. Además de hidratar la piel y nutrirla estimula y mejora el drenaje de toxinas e impurezas. Su formulación actúa sobre los melanocitos y ayuda a estimular la producción de melanina, que es, en definitiva, el mejor protector natural de la piel. Cuando empiece a hacer sol de verdad, Susy recomienda, en caso de tendencia a tener manchas o erupciones, aplicar esta crema cada hora o hora y media en rostro y escote. Va bien para estimular el bronceado, al mismo tiempo que hidrata la piel y la nutre. Pero otra opción más sencilla también puede ser utilizar un aceite de sésamo, puesto que por sí mismo ya protege de los rayos solares.

Pero no podemos olvidarnos de cuidar la piel por dentro, con la alimentación y una suplementación nutricional correcta. Estas son algunas recomendaciones:

Dieta rica en verduras de todos los colores: tener en cuenta todos los colores del mundo de los vegetales asegura una buena fuente de antioxidantes que ayudarán a proteger la piel por dentro.

Grasas saludables en la dieta: por lo tanto, aceites de primera presión en frío de semillas y frutos secos: girasol, sésamo, nueces, lino, etc. o comer semillas oleaginosas y frutos secos.

Germinados: incluir en comida y cena germinados de alfalfa, de rabanitos, de brócoli, etc., aporta muchos nutrientes.

Buena hidratación: agua, zumos de fruta y hortalizas naturales e infusiones. Así se logra una piel bien hidratada y se evita que se reseque.

Tanto si se tiene una piel blanca y delicada como si gusta tomar el sol, es conveniente tomar dos meses antes de la época de calor un suplemento alimenticio de betacaroteno natural.

Para mantener la flexibilidad, la hidratación y lograr una piel lisa y muy nutrida es interesante tomar, tanto los meses antes como después de la exposición al sol, un suplemento alimenticio que aporte una mezcla de ingredientes activos que potencien la acción regeneradora de la piel: colágeno y ácido hialurónico, para ayudar a mantener una piel estirada, flexible e hidratada y contribuir a que el proceso de envejecimiento de la piel sea más lento; vitamina C y vitamina E, por su efecto antioxidante. La combinación de vitamina E con vitamina C ha demostrado ser eficaz para la fotoprotección y protección frente al eritema solar. Ambas vitaminas interaccionan sinérgicamente para proporcionar protección antioxidante. Además, en el caso de la vitamina C (vitamina hidrosoluble), es esencial para la síntesis de colágeno, proteína estructural del tejido conjuntivo y, por lo tanto, fundamental para la salud de la piel. También son interesantes el licopeno y la coenzima Q10 como antioxidantes de la piel.

Jordina Casademunt

Nutricionista

    @jordinacasa
Jordina Casademunt

Ahora puedes pedir cita con
Jordina Casademunt en La Consulta de Soy
936 338 063 Correo electrónico