aromaterapia

La aromaterapia y los aceites esenciales mejoran el estrés

La aromaterapia es una práctica milenaria que utiliza aceites esenciales extraídos de plantas para mejorar el bienestar físico, mental y emocional. Se puede usar para hacer masajes, inhalar en difusión atmosférica o, incluso, en según qué casos, se puede tomar vía oral (siempre bajo supervisión de un profesional). Uno de los grandes efectos que se ha visto que tienen los aceites esenciales es que mejoran la gestión del estrés.

Tratar el estrés con aromaterapia ofrece una alternativa natural a las sustancias farmacéuticas: tanto con inhalación como con masajes, podemos mejorar mucho el estrés. Muchos estudios han mostrado que la aromaterapia tiene un efecto positivo en el comportamiento; sin embargo, hay que saber elegir los aceites.

¿De qué manera la aromaterapia actúa en las emociones de la persona?

Cuando los aceites esenciales se inhalan, es decir, se difunden, las moléculas de aceite que se desprenden afectan al sistema límbico del cerebro y pueden regular las emociones. Las moléculas de olor de los aceites esenciales se perciben a través de unas células nerviosas muy sensibles (neuronas sensitivas olfativas), que hay en las mucosas que recubren los conductos nasales (pituitarias) y que transmiten la información captada (estímulos nerviosos) a través del nervio olfativo. Los impulsos nerviosos van directamente al sistema límbico, que regula la actividad sensorial y provoca respuestas a los impulsos primitivos (sed, hambre, deseo sexual); después pasa al hipotálamo, principal regulador de las actividades corporales.

Por un lado, cuando aplicamos aceites esenciales con un masaje, el torrente sanguíneo los absorbe; y, por otro, tocando también se alivia la tensión y el estrés: la sensación del tacto y los aromas suaves se unen para liberar la tensión y el estrés.

Dado que los aceites esenciales son muy concentrados, siempre se deben diluir en un aceite vegetal portador antes de aplicar, como el de almendras dulces, el de semillas de gira-sol, el de jojoba y el de sésamo. El masaje favorece que absorbamos perfectamente los componentes aromáticos. Normalmente se acostumbra a dividir por dos la cantidad del aceite vehicular (aceite base) en mililitros y se obtiene el número de gotas del aceite esencial; si buscamos una dilución débil, la dividiremos por cuatro. Por lo tanto, para una mezcla con 60 ml de aceite base, mezclaremos 30 gotas de aceite esencial, o 15 gotas si buscamos una dilución débil.

Aceites esenciales para el estrés

Aunque hay una lista de aceites esenciales que aligeran el estrés, es importante olerlos antes, ya que respondemos de manera diferente a un mismo aceite según lo que le asociemos. Los aceites esenciales principales para relajar y calmar son los de mejorana, bergamota, manzanilla, espliego, mandarina, azahar, rosa de Damasco, naranja amarga, limón, neroli, sándalo, ylang-ylang.

Fuentes:

Baño relajante

Podemos hacer un baño relajante solo con aceite de lavanda o también podemos mezclar aceite de bergamota y naranja verde

  • 2 gotas de aceite de bergamota
  • 1 gota de aceite de naranja verde

Añadir los aceites mezclados con un poco de jabón directamente al baño y después remover para que quede distribuido por toda la bañera.

Masaje con aceites relajantes

  • 10 gotas de aceite de lavanda
  • 6 gotas de aceite de manzanilla
  • 4 gotas de aceite de ylang-ylang
  • 4 gotas de aceite de sándalo
  • 50 ml de aceite vegetal

Para niños menores de ocho años, poner la mitad de la cantidad de aceite esencial recomendado. Sin el aceite vegetal, esta combinación se puede utilizar en un difusor.

Jordina Casademunt

Nutricionista

    @jordinacasa
Jordina Casademunt

Ahora puedes pedir cita con
Jordina Casademunt en La Consulta de Soy
936 338 063 Correo electrónico