Cuando estamos en la playa y nos entra el hambre, a veces cuesta encontrar un lugar en el que poder picar algo saludable. La mayoría de los chiringuitos suelen tener snacks procesados, como patatas fritas, helados, hamburguesas… y es difícil encontrar opciones más saludables.

7 snacks saludables para llevar a la playa

Para evitar caer en la tentación de comer cualquier cosa, es clave planificarse y preparar lo que nos llevaremos de casa.

Cuando pensamos en un snack saludable para llevar a la playa, debemos pensar sobre todo en la comodidad de transporte y de comida. Es decir, tenemos que pensar en algo que, por un lado, no nos sea incómodo de llevar ni pese demasiado y, por otro, que sea fácil de comer, que no nos deje las manos pegajosas o chorreando.

Con estas consignas, os proponemos siete snacks para llevar a la playa este verano:

  1. Frutos secos

Son un alimento muy fácil de transportar y de comer que ayuda a matar el gusanillo cuando nos entra el hambre. Además, son un alimento nutritivo y saciante, ya que contienen proteínas y grasas saludables.

Un puñado de unos 30-50 g es la cantidad ideal.

  1. Barritas energéticas

Otro formato para consumir frutos secos son las barritas energéticas. Eso sí; para que sean saludables hay que elegir las que no tienen azúcares añadidos. Las mejores opciones son las barritas hechas con base de frutos secos y endulzadas con dátiles, pasas u orejones.

Si sois cocinillas, una gran opción es hacerlas en casa. Os dejamos algunas ideas:

  1. Pieza de fruta

Lo más cómodo es elegir frutas que sean fáciles de tomar tal cual, sin necesidad de tenerlas que pelar y que no goteen demasiado, como los albaricoques, la manzana o el plátano. Si hay tiempo, otra opción es preparar una fiambrera con la fruta ya cortada para poder comer de manera fácil y cómoda con un tenedor.

Las frutas son una opción ligera, hidratante y que aporta muchos micronutrientes: vitaminas, minerales y antioxidantes.

  1. Verduras y frutas deshidratadas

Una gran alternativa para consumir frutas y verduras en la playa, ya que ocupan poco espacio en la bolsa y son fáciles de llevar.

Un ejemplo serían las chips de VitaSnack, ecológicas y crudiveganas, deshidratadas a baja temperatura para preservar todas las propiedades.

Podéis encontrar de frutas (naranja, manzana, mango, piña, papaya…), verduras (tomate, brócoli, calabacín, zanahoria, remolacha…) o un mix, con una mezcla de frutas o verduras diferentes.

  1. Tostadas sin gluten

Son opciones que nos pueden servir para comer solas, ya que así ya son buenas, o para acompañar con un paté vegetal. Nos podemos llevar un hummus o un guacamole caseros en una fiambrera pequeña y mojar las tostadas.

Podemos encontrar muchos tipos diferentes. Hay tostadas crudiveganas preparadas a temperaturas inferiores a 42 ºC para preservar todos sus nutrientes y hechas a partir de semillas, frutos secos, trigo sarraceno o quinua y especias, como las de Vita Organic; hay otras que son crujientes hechas con harina sin gluten, como las de The Foods of Athenry; y también podemos optar por las clásicas tortitas de arroz o maíz de Kallo.

  1. Pudin de chía

Es una preparación fácil de llevar, ya que solo necesitamos un frasco de cristal; y fácil de comer, porque solo hay una cucharilla.

Basta con mezclar, dentro del frasco, 200 ml de la bebida vegetal, la que más os guste, con 3 cucharadas soperas semillas de chía y especias al gusto. Lo metéis en la bolsa de playa y, con el tiempo, se hará el pudin. Así, cuando os lo queráis comer, ¡ya estará hecho!

Además, podéis llevar otra fiambrera pequeña con fruta cortada y/o frutos secos y ponerlos por encima del pudin a la hora de comer.

Si tomáis lácteos, podéis hacer lo mismo con un yogur natural o kéfir de cabra u oveja.

  1. Tortilla del día anterior

Si os ha sobrado un trozo de tortilla de patatas o de verduras del día anterior, llevarse un corte a la playa también es una gran idea. Será una opción saciante y muy nutritiva.

La podéis cortar a dados y llevarla en una fiambrera, con un tenedor.

  1. Bocadillo

Una opción clásica que resulta útil porque es muy fácil de transportar y de comer. Sin embargo, un bocadillo pequeño será una buena opción siempre que elijamos un pan integral de calidad, hecho con masa madre y fermentación larga, y un relleno saludable.

Os dejamos algunas ideas:

  • Hummus con láminas de tomate y hojas de espinacas
  • Olivada negra con queso de cabra y rúcula
  • Paté de zanahoria y sardinas
  • Aguacate con calabacín a la plancha

Todos estos productos los encontraréis en Obbio (C. Muntaner, 177, Barcelona), el supermercado y espacio de referencia de alimentación y vida saludable en Barcelona