El ABC

Inicio / El ABC 22 de Septiembre 2016

Barritas energéticas de almendra, plátano y albaricoque

Preparar snacks saludables para llevar al trabajo es ideal para evitar caer en la tentación de las máquinas expendedoras.

3-1

Se termina el verano y todos volvemos a conectar con el mundo real. Los mayores volvemos al trabajo, y los pequeños, a la escuela. Volvemos a pensar en preparar comidas y lo queremos hacer de la forma más saludable para recuperar los hábitos que hemos perdido durante el verano.

La media mañana o la merienda suelen ser momentos críticos en los que, si no se tiene una pieza de fruta o unos frutos secos a mano, a menudo comemos lo primero que encontramos en la máquina expendedora o el supermercado cercano: palitos, galletas, chocolatinas, zumos… productos procesados y refinados que contienen grandes cantidades de azúcar, grasas de mala calidad, sal y aditivos. Son comestibles que nos sacian, pero que no nos nutren en absoluto.

Una estrategia para llegar a la siguiente comida sin morir de hambre es hacer un desayuno o comida bien saciante, que contenga proteína y grasas de calidad (como aguacate, aceitunas o un buen chorro de aceite de oliva virgen). Sin embargo, si igualmente tenemos hambre o realizamos una actividad física elevada, podemos optar por preparar y llevarnos un piscolabis hecho con alimentos reales y saludables.

La receta que os propongo hoy son unas barritas energéticas caseras elaboradas a partir de fruta, fruta seca y frutos secos. Una delicia apta para todos los gustos, ya que admiten muchas variantes. Pueden servir como snack ideal para llevar al trabajo, o para los más pequeños, para llevar al patio a media mañana o para merendar.

Además, es una preparación rápida y sencilla que podemos hacer un día y guardar en la nevera para toda la semana.

4

El poder saciante de los frutos secos

La combinación de grasas saludables, proteína y fibra que nos aportan los frutos secos nos ayuda a saciar el organismo y, por lo tanto, a controlar el hambre.

Hay mucha gente que aún cree que los frutos secos hay que comerlos muy de vez en cuando porque son muy calóricos y engordan. Pero no debemos fijarnos en un alimento en sí y en las calorías que contiene, sino en el conjunto de nuestra alimentación. Cuando comemos frutos secos, sacian de una forma que seguramente hará que no piquemos otras cosas menos saludables a lo largo del día y nos permitirá llegar a la siguiente comida sin tanto hambre.

Además, las grasas saludables no engordan.

 Escoge endulzantes naturales

Los mejores endulzantes son los que no solo nos aportan sabor dulce sino otros elementos como vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes. Estamos hablando de alimentos como la fruta o la fruta seca.

El plátano es una fruta muy rica en hidratos de carbono que nos proporcionan energía de manera rápida, lo que lo convierte en un muy buen alimento por deportistas. Además, destaca porque contiene bastante potasio y magnesio, por lo que se recomienda en caso de rampas musculares. También contiene vitaminas del grupo B, vitamina A y vitamina C, y fibra. Si los escogemos maduros son un endulzante fantástico para cualquier tipo de preparación.

Los orejones son albaricoques que han sido deshidratados al sol. Así pierden agua y se concentran sus nutrientes. Como todas las frutas secas, son un alimento rico en hidratos de carbono de absorción rápida y por eso son un recurso muy utilizado por deportistas a la hora de recuperarse.Son un alimento muy saludable que nos aporta una gran cantidad de macronutrientes y micronutrientes, pero debemos tener en cuenta qué cantidad comemos, ya que si tomamos, por ejemplo, seis orejones es como si nos estuviésemos comiendo seis albaricoques de golpe, cosa que seguramente no haríamos si fuesen frescos.

Es importante que los orejones que compramos sean ecológicos de color marrón y no naranja, ya que eso último significa que contienen sulfitos (aditivos).

1-1

La receta

Ingredientes (para unas 8 barritas)

  • 125 g de almendras blancas
  • 1 plátano grande (unos 120 g)
  • 1 c.s. de aceite de coco virgen
  • 80 g de coco rallado
  • 2 orejones
  • 1 c.p. de vainilla en polvo
  • 1 c.p. de canilla en polvo
  • pellizco de sal marina

 Cobertura (opcional):

  • 1 plátano
  • 2 c.s. de semillas de calabaza
  • 2 c.s. de semillas de gira-sol
  • 1 c.s. de semillas de chía

  • 2 c.s. de nibs de cacao
  • 1 orejón
  • vainilla en polvo

Elaboración

  1. Precalentar el horno a 180 ºC.
  2. Triturar el coco rallado y las almendras.
  3. Añadir el plátano, el aceite de coco, la vainilla y un pellizco de sal marina, y seguir triturando. Poner la masa en un bol.
  4. Añadir los orejones troceados a daditos pequeños y mezclar hasta que queden bien integrados.
  5. Untar un molde rectangular con un poco de aceite de coco y verter la masa.
  6. Cocer en el horno unos 10 minutos.
  7. Para la cobertura: triturar el plátano hasta que quede una pasta semilíquida. Añadir el resto de ingredientes y mezclar hasta que se integren con el plátano. Pasados los 10 minutos de horno, sacar las barritas y añadir la cobertura por encima bien extendida. Meter en el horno unos 3-4 minutos más.
  8. Pasado este tiempo, sacar del horno y dejar enfriar completamente.
  9. Desmoldar y cortar en barritas que se pueden guardar en la nevera.

 

Gina Estapé

Gina Estapé
Dietista, creadora del blog myhealthybitesblog.com y graduada en publicidad y relaciones públicas
georgina@estape.cat

Comentarios

arriba