CARACTERÍSTIQUES DEL RESTAURANT

Plato estrella: Las tostadas de los vecinos

Apto para: todo el mundo

Precio medio carta: 25-30 euros. Menú mediodía: 14 euros. Menú noche entre semana: 16 euros

Contacto:
Plaça de les Escoles s/n.
Burg (Pallars Sobirà)
Telf: 973-08-30-09


En el restaurante no encontraréis ninguna marca comercial ni de gran distribución. Todo es ecológico o artesano. Lo tiene todo, vaya, y además tiene el elemento sorprendente, inédito y genuino de ser en uno de los rincones más alejados y deshabitados de nuestro país. Neus Monllor, una barcelonesa de treinta años, es la culpable. Decidió irse a Burg para abrir un centro de danza lejos de la ciudad. Una vez allí, se juntó con dos socios más para crear La Caseta de la Coma d’en Burg, un centro de promoción de la danza -el dansburg- que creció con dos proyectos más en el mismo edificio público del pueblo: el cabaret Xino-xano, dedicado a las artes escénicas, y el Espai Tomata, el restaurante que visualiza el doctorado de Neus dedicado a la incorporación de la gente joven al campesinado y los nuevos modelos agrarios y alimentarios.

Espai Tomata quiere sensibilizar a la población, tanto local como foránea, de la necesidad de cambiar el actual modelo de consumo de alimentos. Neus y sus socios tenían muy claro el concepto: mucha gente va a restaurantes y no encuentra alternativas a la alimentación convencional. Ahora bien, de vigilar de no freír la comida ni utilizar prácticamente azúcar en la cocina se encargan dos vecinas de Burg, Teresa Segura y Acarona Cortès, madre y hija. “Teresa había tenido un restaurante en Guissona hace muchos años, pero se prometió a si misma que no volvería a cocinar si no era por una buena causa”, cuenta, orgullosa, Neus. “Ella tiene la experiencia, y la hija, el empujón, y ninguna de las dos habría formado parte del proyecto si no hubiésemos apostado por los alimentos ecológicos, libres de químicos”.

En la carta cada plato tiene varios símbolos distintivos que indican que es un producto de Km0, ecológico, procedente del parque natural del Alt Pirineu, del Pallars, artesano, vegetalista, ovolactovegetariano, sin lácteos, sin azúcar o sin gluten. A pesar de ello, también hay platos tradicionales. Y todos los ingredientes provienen de tan cerca que la carta también indica los kilómetros que separan el restaurante de la producción de aquel alimento: la verdura, la compran en La Caseta, en Farrera, a 1,5 km; el pan es de Tírvia, a 3,5 km, etc.

“A pesar de todo, a la gente del pueblo les cuesta. Está más concienciada la gente que viene de fuera y que está más familiarizada y sensibilizada por la agricultura ecológica y la comida saludable. Elaborando la tesis, veo que hay un grupo de jóvenes emergente que está buscando fórmulas para desarrollar una alimentación de venta directa, ecológica y de calidad, pero también hay jóvenes que tienen explotaciones agrarias familiares y continúan apostando por el modelo de sus padres, es decir, vender en el mercado global y perder, así, la cadena de valores del producto”.

Poco a poco, sin embargo, Neus está logrando implicar a los vecinos. Como a menudo quieren comer algún plato rápido para asistir a los conciertos y los espectáculos de danza, las tostadas tienen mucha salida. “Y eso me hizo pensar que podía encargar el diseño de las tostadas a la decena de casas habitadas que hay en Burg”. El resultado son Tostadas de cada familia: la de la Casa Bernat, la tostada de los Bonicoy, las de los Manuel, los Marco, las de Can Massat o las de Casa Toni. En general, todas las tostadas siguen de alguna forma la filosofía del restaurante, un proyecto pedagógico a favor del campesinado, la salud y la nutrición, y que ha cautivado a los veraneantes que, por el boca-oreja, se acercan hasta Burg para probar la cocina del Espai Tomata.

Núria Coll
Núria Coll

Directora de soycomocomo.es

  @nurcoll   @nuriacoll