La receta de este mes está pensada para abrir un poco la mente. Me explico. He visto muchísimas veces como, cuando las personas que se apuntan a un programa detox conmigo ven que, en alguna receta, aparece la remolacha, me piden por qué otra verdura la pueden cambiar porque no les gusta.

Hay gente que decide no hacer la receta y simplemente cambiar la verdura, pero otras personas hacen caso a mi recomendación, que es atreverse a hacerla, porque la remolacha comida así está buenísima. Después, estas personas se convierten en fans incondicionales de la remolacha.

De hecho, no se pierde nada por experimentar con un sabor o una textura nueva, ¿verdad? Es curioso darse cuenta hasta qué punto nos cuestan los cambios y salir de la zona de confort o de lanzarnos a lo desconocido. ¡Incluso a la hora de explorar un alimento nuevo! Yo siempre explico que es parte de la condición humana sentir este miedo al cambio, al igual que la necesidad de seguridad, el miedo a lo desconocido y la pereza de explorar realidades nuevas, pero quizás a veces nos puede ir bien sentir todo este miedo y la inquietud de la novedad y, sin embargo, atrevernos a hacerlo.

Así que, en este caso, mi consejo sería el contrario que en la receta anterior, donde invitaba a modificarla al gusto, porque me gustaría que os atrevierais a comer la remolacha espiralizada, sobre todo si pensáis que no os gusta esta verdura.

Es una receta muy fácil de hacer, muy rápida y apetece comerla tanto cuando hace más calor como en épocas de frío.

Ah, cuando ya la hayáis hecho con remolacha, experimentad en la cocina. Queda bien con patata, con calabaza, con calabacín, con zanahoria, con boniato…

La receta

Ingredientes

  • 2 remolachas cocidas sin piel (las venden ya así)
  • 1 cebolla grande
  • 2 dientes de ajo
  • 150 g de setas shiitake
  • 1 puñado de espinacas crudas
  • Sal marina sin refinar
  • Aceite de oliva virgen extra primera presión en frío
  • 1 c.c. de curry
  • 1 c.c. de pimienta negra
  • 1 c.c. de nuez moscada

Preparación

  1. Cortar la cebolla bien pequeña. Reservar.
  2. Calentar una sartén a fuego medio. Añadir el aceite de oliva y la cebolla. Bajar el fuego.
  3. Incorporar la sal, la pimienta, la nuez moscada y el curry.
  4. Dejar que se vaya dorando a fuego bajo.
  5. Limpiar bien las setas y cortar a cuartos.
  6. Incorporar a la misma sartén de la cebolla.
  7. Una vez pasados 8-10 minutos, cerrar el fuego y reservar.
  8. Espiralizar las remolachas.
  9. Montar el plato final con una base de espinacas, añadir el salteado y, encima, la remolacha.
  10. Esparcir un poco de curry por encima de la remolacha.
  11. ¡A disfrutar!
Núria Roura

Núria Roura
Coach de salud por el Institute for Integrative Nutrition de Nueva York. Es autora del libro Detox SEN. Acompaña a las personas a hacer cambios de hábitos profundos y progresivos a través de retiros, acompañamiento individual, programas en línea, formación y conferencias. Comparte su camino de sanación para inspirar a vivir y comer sin culpa, ansiedad ni culpabilidad. Defiende una alimentación saludable, energética y nutritiva más allá de las etiquetas. www.nuriaroura.com