#FoodMappping es la primera fase de una iniciativa más ambiciosa denominada “Big D(ie)ta”, que pretende explorar cómo la ciencia ciudadana para el mapeo colaborativo puede ayudar a abordar los retos del sistema alimentario. El objetivo es encontrar relaciones entre la oferta alimentaria disponible, los hábitos alimentarios y las decisiones que toman los vecinos y vecinas de diferentes barrios en el momento de hacer la compra y, a partir de allí, diseñar de manera participativa nuevos indicadores relacionados con la alimentación para generar políticas públicas basadas en datos: un sistema alimentario basado en el concepto de soberanía alimentaria.

Presentación de los resultados del proyecto #Foodmapping

Concretamente, el proyecto #FoodMapping ha consistido en la participación de voluntarios de los tres barrios escogidos en una gran comida comunitaria, de una receta preestablecida –en este caso, un cocido de lentejas– precedida por la compra de los ingredientes según sus hábitos. Las personas utilizaron la aplicación móvil FoodMapping, en la que registraron datos sobre los trayectos realizados, el perfil de tienda preferido y el tipo de producto escogido. Durante la gran comida comunitaria, los participantes conversaron y pusieron en común algunos aspectos de tipo cualitativo no recogidos en la aplicación, como, por ejemplo, qué problemáticas relacionadas con la alimentación preocupan más a los participantes.

Los resultados arrojados por #FoodMapping revelaron diferencias muy contundentes entre los tres barrios escogidos: precios de ingredientes, tipo de establecimiento de compra y, también, distancias y tiempo empleados por los participantes. Así, por ejemplo, se ha visto que en Gràcia se han pagado los precios más altos; esto se debe, en gran parte, a que los habitantes de este barrio priorizan el consumo de productos ecológicos y de proximidad. El estudio también ha arrojado diferencias en cuanto a las preocupaciones de los habitantes de los diferentes barrios; así, mientras que en Sant Ildefons el listado de los ingredientes de las etiquetas es percibido como poco claro, en Fondo y Gràcia la mayor preocupación gira en torno a la cantidad de residuos generados por los embalajes de los alimentos. En general, en todos los barrios se ha valorado positivamente la disponibilidad de alimentos y productos alimentarios.

En la presentación, se plantea la necesidad de seguir trabajando en este proyecto para darle una escala mayor, que contemple, por ejemplo, la totalidad de cesta de la compra –y no solamente una receta concreta–, otros barrios, etcétera; y, por supuesto, en la ampliación hacia nuevas herramientas que impliquen a la ciudadanía en las decisiones de política alimentaria. Existe la convicción de que no hay nadie como las vecinas y vecinos de una población para definir las necesidades en este ámbito.

#FoodMapping ha sido patrocinado por PEMB, AMB y Fundación Mobile World Capital Barcelona y producido por Ideas for Change y Cruz Roja, con el apoyo de MuniDigital y la Agencia de Salud Pública de Cataluña.

Pilar Rodrigáñez

Dietista

    @pilarrodriganez
Pilar Rodrigáñez

Ahora puedes pedir cita con
Pilar Rodrigáñez en La Consulta de Soy
936 338 063 Correo electrónico