En casa, cenas ideales

Otro efecto negativo del azúcar es que altera mucho a los niños: si les damos dulces antes de acostarse, seguro que no dormirán bien. Y es que para dormir bien, la cena es muy importante. La teoría es clara, pero la práctica, ¿cuál es? ¿Qué menú podemos prepararlos para que duerman bien? El doctor Jorge Pérez-Calvo nos hace la siguiente propuesta:

1) Puré de hortalizas servido con semillas de sésamo tostadas y trituradas y un estofado de seitán con verduritas.

2) Pasta integral (de quinua, espelta, kamut…) con pescado blanco al vapor y verduras de acompañamiento.

3) Pasta integral (de quinua, espelta, kamut…) con tofu a la plancha acompañado de unas verduras.

Si los niños deben concentrarse, si tienen exámenes, si deben estar atentos a las personas que los rodean, el chocolate no es recomendable. “Un exceso de dulce, como de chocolate, consigue que las personas se evadan, que desconecten. Por eso, la gente recurre al chocolate y los dulces cuando sufre una crisis afectiva”, explica el doctor Jorge Pérez-Calvo.

-Así pues, ¿el dulce no es recomendable para los pequeños? −pregunto al doctor Pérez-Calvo casi intuyendo la respuesta.

-No es así, porque hay tres tipos de dulce. De entrada, el lleno, que es tonificante y se encuentra en los cereales, las verduras, los frutos secos, las semillas y las legumbres. Luego está el vacío, que tiene propiedades refrescantes, limpia y drena, y está en las frutas. Y, finalmente, el químico, un producto extremo que se encuentra en el azúcar blanco y el moreno, en el de caña, en el chocolate, la miel, la fructosa, la sacarina, el aspartamo, el sorbitol…

-De los tres tipos, ¿este último es el que no recomienda?

-Exacto, porque justamente tiene el efecto contrario al del sabor dulce lleno: es antitonificante y consume las reservas de minerales y las estructuras internas del organismo.

-¿Estos son los únicos efectos del consumo de este tipo de azúcares?

-Un abuso de azúcar de mala calidad, es decir, del tercer tipo, como un exceso de chocolate, se traduce en sobrepeso, celulitis y, también, en dispersión mental, duda o indecisión casi patológica.

-Pero hay criaturas a las que les gusta el sabor dulce, que parece que lo necesiten.

-Sí, y resulta beneficioso para toda clase de personas si lo toman en grano (arroz, avena, trigo). Pero es que el azúcar está en muchos alimentos, no solo en los químicos, que parecen ser los únicos dulces.

chocolate negro

A continuación, menciona unos cuantos:

  • Frutas y frutos secos: melón, manzana, lichi, aceitunas, melocotón, pera, fresa, tomate.
  • Verduras: col, remolacha, calabaza, zanahoria, pepino, acelga, berenjena, lechuga, patata.
  • Cereales: arroz integral, quinua.
  • Endulzantes: melaza de arroz, jarabe de arroz, melaza pura de caña, estevia.

Por su parte, la médico homeópata M. Teresa Bravo coincide con la postura del doctor Jorge Pérez-Calvo, pero ella hace una excepción: el chocolate con un alto porcentaje de cacao. “Tiene propiedades anticancerígenas y se puede convertir en una o dos meriendas durante el fin de la semana. Del mismo modo que también lo puede ser una crema de cacao casera, preparada con un buen chocolate, con un poco de azúcar de caña y con leche biológica”.

Sea el que sea, “que no lo tomen nunca en mucha cantidad, porque el azúcar es un estimulante y, por tanto, excitará las criaturas”, concluye Bravo, de la Academia Médico Homeopática de Barcelona.

Trinitat Gilbert
Trinitat Gilbert

Periodista