Hijos felices

Inicio / Hijos felices 22 de diciembre 2013

Comidas y dulces de Navidad y Reyes que no hagan sufrir

Consejos para los excesos navideños de nuestros hijos

pan_de_navidad

Pan de Navidad

La doctora Norma García-Reyna es la responsable, junto con Sandra Gusinyer, del programa “Niños en movimiento” del Hospital Valle de Hebrón.

Le pregunto por las comidas y dulces de Navidad y Reyes, por los excesos que los niños (y los adultos) pueden hacer durante estas fechas y qué debemos hacer para contrarrestarlos. Enseguida enhebra una serie de consejos:

1) A pesar de que las comidas sean cuantiosas, que no se salten ninguna. La idea de “no le doy merendar porque a mediodía y por la noche comerá mucho”, desterrada. Deben comer cinco veces.

2) A la hora de hacer los aperitivos, optad por los que son bajos en calorías. Unas almejas o berberechos pueden estar bien, porque son alimentos proteicos y bajos en grasas. También van bien el jamón o los espárragos. Las patatas chips no deben centralizar el aperitivo festivo.

3) La cantidad a tomar de turrones debe ser de dos trozos del tamaño (de ancho) de un dedo. Ojo, porque tienen mucho azúcar y grasa.

4) Cuando terminen de comer, que se levanten de la mesa y jueguen.

5) Las golosinas no deben formar parte de los regalos de Navidad. “Vienen a consulta niños que me cuentan que han comido muchas golosinas porque eran los regalos que les habían traído”. Seguro que hay otras opciones creativas para no caer en este recurso.

Dos opciones para encontrar postres saludables para estas fechas, que es lo más difícil cuando se quiere huir de los azúcares y las harinas refinadas son L’Obrador y Milola. Pere Roche, hornero de L’Obrador, recomienda el pan de Navidad (foto), que empezaron a preparar el año pasado como novedad y que, gracias a la buena acogida que tuvo, este año repite. “Me inspiré para crearlo en la canción catalana de Navidad ‘El noi de la mare’”, dice Roche.

Es un pan que tiene un proceso parecido al panettone, porque tiene un amasado triple y un proceso de fermentación muy largo. Está hecho con harina ecológica y la masa está enriquecida con muchos ingredientes, que son, entre otros: pasas, higos y nueces.

Pere también nos habla de los panecillos de Navidad, que prepara de cinco tipos diferentes: de foie de pato; de jamón ibérico; de setas; de mostaza de Dijon con semillas de mostaza y eneldo, y, el último, de trufa.

Mientras, Manoli Garcia, la pastelera de Milola, de Mataró, destaca el roscón de Reyes saludable que preparan sin lactosa, sin gluten y con harina integral (mezcla de harina de mijo, quinoa, arroz, tapioca y sorgo), con azúcar integral de caña (con muy poca cantidad).

Por último, para los amantes de los postres caseros, para controlar las cantidades y los ingredientes saludables, Lékué presenta los moldes para hacer roscones de Reyes (foto de la receta) y también para preparar el tronco o brazo de gitano de Navidad.

ROSCÓN DE REYES sin gluten, sin lactosa y sin azúcar refinado

Molde-Imperial-Lekue-300

Molde de tortel de reyes de Lekué

Receta de la pastelería Milola de Mataró

Ingredientes para un roscón de 600 g (aprox.)

  • 50 g de harina de sorgo, o quinoa, o mijo, o arroz integral, o garbanzo.
  • 40 g de tapioca o Maizena
  • 159 g de harina de arroz
  • 7 g de levadura activa en gránulos
  • 6 g de sal
  • 8 g de goma de xanteno
  • 190 g de leche sin lactosa o de soja
  • 110 g de miel
  • 2 huevos pequeños
  • 65 g de aceite de oliva suave, o de gira-sol
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • Ralladura de una naranja
  • Ralladura de un limón
  • 2 cucharaditas de agua de azahar

Para decorar

  • Fruta confitada
  • Azúcar integral humedecido con un poco de agua
  • Almendras laminadas
  • Agua de azahar

Elaboración

      1. Con una varilla, mezclar bien en un bol todos los ingredientes secos: las harinas, la levadura, la sal, la goma de xanteno y las ralladuras.
      2. En otro bol, mezclar los ingredientes húmedos: leche, miel, huevos, aceite, vainilla, y agua de azahar. Si se tiene robot de cocina o batidora, añadir poco a poco los ingredientes secos a los húmedos. Despacio, hasta el punto justo en que se incorporen todos los ingredientes.
      3. Poner toda la masa en un bol untado previamente con un poco de aceite, y cubrir con un paño. Dejar reposar en un lugar sin corrientes de aire durante dos horas.
      4. Cuando hayan pasado, preparamos la bandeja del horno con papel de cocinar. Como la masa no tiene gluten y no es tan elástica, es preferible trabajar directamente sobre la bandeja que pondremos en el horno. Con las manos ligeramente mojadas, formamos una bola, y después, hacemos un agujero en medio, que vamos abriendo y haciendo más grande hasta que tenga la forma de roscón. Si la masa se chafa un poco, no nos debemos preocupar, porque la levadura volverá a activarse cuando la dejemos de nuevo en reposo.
      5. Dejar que la levadura haga efecto y que el roscón aumente de volumen. Se puede cubrir de nuevo con un paño y poner en un lugar sin corrientes de aire, o bien en un horno precalentado a 30 grados y con un vaso de agua caliente dentro para humedecer el ambiente.
      6. Cuando el roscón sea el doble de grande, lo decoraremos. Lo más corriente es pintarlo con huevo, pero también se puede humedecer con agua de azahar, poner la fruta escarchada encima, puñaditos de azúcar integral previamente mojados con un poco de agua, y las almendras laminadas.

Horno

      1. Poner en el horno a 180 grados durante 30 o 40 minutos.
      2. Para los que quieran poner el haba y la figura, hay que hacerlo en el momento de formar el círculo del roscón, por debajo.
Trinitat Gilbert

Trinitat Gilbert
Periodista
tgilbert@soycomocomo.es

Comentarios
PUBLICIDAD

arriba