Que alguien que entiende del tema te diga cuáles son los alimentos que debes tener siempre en la cocina porque son verdaderamente sanos es una suerte. En Soycomocomo tenemos a menudo esta voluntad, como sabéis. Los Supermercados Veritas, como líderes en la distribución ecológica en nuestro país, ponen en marcha una campaña con la misma filosofía: explicar a los consumidores cuáles son los alimentos imprescindibles en cada época del año.

«En Veritas tenemos claro que existe un amplio abanico de productos que, cuando los introduces en casa, suponen grandes mejoras en tu vida», explica Roger Ripoll, jefe de márqueting de los supermercados ecológicos. «Con los imprescindibles, tenemos el propósito de facilitar a la gente que los incorpore de manera progresiva y siempre respetando las necesidades específicas del organismo y en cada estación. Seguramente, muchos de los imprescindibles ya forman parte de tu vida y, sino, estaremos encantados de descubrírtelos».

¿Cuáles son los alimentos imprescindibles en verano?

En esta primera entrega, las recomendaciones estivales son la quinua, las semillas, la kombucha, el tomate y el desodorante bio. Veámoslos paso a paso.

La quinua

El calor hace perder el apetito, pero también ralentiza las digestiones. Dos buenos aliados para resolverlo son la quinua y las semillas. La quinua, un pseudocereal muy nutritivo, es excelente para tonificar los riñones y el bazo, donde se hace la digestión y asimilación intestinal de los alimentos hasta que se transforman en el hígado. Además, es un fondo de nevera excelente porque la podemos tener preparada en un recipiente hermético y utilizarla para elaborar recetas bien frescas como ensaladas, tabules… para recuperarnos del calor a la vez que disfrutamos de sus propiedades incontables.

Las semillas

Las semillas son el complemento perfecto de cualquier receta estival, ya que aportan muchos nutrientes en formato pequeño, que es muy necesario en esta época en la que el calor nos hace perder el apetito. Añadidas enteras o ligeramente tostadas sobre cremas frías, batidos, ensaladas o zumos, entre otros, aportaremos al plato un toque crujiente delicioso vez que añadiremos una gran cantidad de minerales como calcio, zinc y magnesio, antioxidantes como la vitamina E (imprescindible para cuidar la piel en verano) y ácidos grasos omega-3 y 6, que nos protegerán el sistema cardiovascular. Además, si las comemos molidas, potenciaremos aún más sus propiedades, ya que liberan aceites esenciales y son más digestivas, ideal en esta época del año.

El kombucha

Tanto si somos personas que sudamos mucho o somos deportistas, encontraremos en el té kombucha el aliado ideal para recuperar toda el agua perdida. Se trata de una bebida milenaria que resulta de la fermentación de té con azúcar gracias a la acción de unos microorganismos y levaduras que transforman la sacarosa en ácido acético, que le confiere un toque ácido. Es rico en antioxidantes que ayudan a reparar los daños del sol y también en microorganismos vivos, lo que lo convierte en un probiótico muy potente que ayuda a proteger la microbiota intestinal y a reforzar el sistema inmunitario, muy importante en verano, época de cambio de hábitos, de comer fuera de casa, de alterar horarios, lo que nos hace candidatos a tener más infecciones intestinales y malas digestiones.

El tomate

Y lo más importante: ya que tendemos a comer el tomate con la piel, es muy recomendable que sea ecológico

Si la temperatura del verano, que dilata los vasos sanguíneos, nos perjudica la circulación y tenemos piernas cansadas, encontraremos en el tomate, bien maduro y dulce, un compañero inseparable. Esta fruta es rica en licopeno, un antioxidante más potente que la vitamina E, que ayuda a protegerse de la radiación solar, a mantener saludable el sistema cardiovascular y evitar la diabetes. Contiene, además, betacarotenos, que benefician vista y piel, ya que luchan contra los daños de la radiación UV. Para absorberlos bien, mejor comerlo cocinado (jugo, salsa, puré…), ya que se liberan los pigmentos, y junto con una fuente de grasa. Y lo más importante: ya que tendemos a comer el tomate con la piel, es muy recomendable que sea ecológico.

El desodorante ecológico

Con las temperaturas altas, si tendemos a sudar, el desodorante es imprescindible y debemos elegir uno muy saludable, ya que la piel es el órgano más grande del cuerpo y a menudo la tenemos poco presente. Muchas veces elegimos desodorantes con ingredientes tóxicos que absorbemos por la piel y que se relacionan con enfermedades importantes. La solución es adquirir un buen producto, ecológico, con ingredientes naturales elaborados con plantas como el té, la salvia o el girasol, por ejemplo, que dejen respirar la piel a la vez que nos proporcionen un aroma fresco y nos protejan del sudor respetando el equilibrio natural de la piel. Debemos evitar parabenos, sales de aluminio y triclosán, que inhiben la función corporal de sudar. Aprovechamos para recordar que el triclosán, presente en muchas pastas de dientes, desodorantes y colutorios, altera la microbiota intestinal,

Si queréis comprobar que todo esto es cierto, ¡corred a Veritas y conseguid vuestros imprescindibles! Por la primera compra de cada imprescindible acumularéis 500 ecos y si completáis el bono de los 5 imprescindibles entero, sumaréis 1.000 ecos extras. El bono lo encontraréis en la app de Veritas. Aprovechad para bajárosla al móvil, acumularéis ecos y los podréis cambiar por euros de descuento.