Del Tritordeum ya os hemos hablado en artículos anteriores: este nuevo cereal, trazable desde la semilla y cultivado en nuestro país, es apto para hacer pan, postres, pizza o cerveza y lo podéis encontrar en muchos establecimientos y panaderías artesanas del país.

Hoy, queremos fijarnos en las propiedades nutricionales que lo convierten en un nuevo cereal saludable: sobre todo, su alta digestibilidad, que lo convierten en una opción también para los que sufren sensibilidad al gluten no celíaca.

  • Su gluten es más digerible y menos agresivo: tiene menos gliadinas que el trigo convencional, unas proteínas indigestibles al gluten que están asociadas a la celiaquía y a la sensibilidad al gluten. Por eso, es apto para personas que sufren SGNC.
  • Contiene 10 veces más luteína: un pigmento antioxidante muy beneficioso para la salud ocular y la protección de la piel contra los rayos UV y el envejecimiento prematuro.
  • Tiene un mayor contenido respecto al trigo en ácido oléico: un ácido graso monoinsaturado típico de la dieta mediterránea, muy presente en el aceite de oliva, que reduce el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y contribuye a mantener el peso corporal.
  • Elevado contenido en fibra dietética, que tiene efectos positivos en la salud intestinal y cardiovascular.
  • Destaca por poseer minerales esenciales – como el cobre y el zinc – y fructanos: unos carbohidratos de acción prebiótica que contribuyen a mantener la flora bacteriana intestinal.

Pronto os hablaremos de los estudios clínicos sobre la digestibilidad del Tritordeum que publicará el dr. Francisco Barro, profesor de investigación del CSIC y experto en gluten.

Descubre más en www.masqueuncereal.com