La alergia al polen es muy común pero también una de las más incómodas. Según la sociedad de alergología e inmunología, en España hay unos 8 millones de personas que tienen alergia al polen, una cifra que va aumentando y que irá creciendo debido, en gran parte, a unas temperaturas que han ido subiendo por el cambio climático.

alergia primaveral

Cómo funciona la respuesta alérgica

Las alergias se caracterizan por una respuesta inmunitaria exagerada e improcedente ante antígenos como el polen, por ejemplo.

Los individuos que tienen alergias producen unos niveles altos de IgE en respuesta a la exposición de un alérgeno. La respuesta con la que se expresa nuestro sistema inmunitario cuando hay una alergia es de tipo TH2. Esta reacción está caracterizada por producir anticuerpos IgE, que se adhieren a la membrana de los mastocitos y producen la desgranulación, lo que libera la histamina.

¿Qué factores pueden favorecer las alergias?

Es evidente que los factores ambientales, como el cambio climático, son muy importantes y todos tenemos parte de responsabilidad.

Otro factor muy interesante para tener en cuenta es la salud digestiva/intestinal. El intestino, además de la piel, es uno de los órganos de primera exposición respecto al exterior. Es un órgano muy complejo y tiene una superficie aproximada de 600 metros cuadrados, donde hay una gran población de células inmunes y tejido linfoide. Por este motivo, se considera que el tubo digestivo en general es el gran núcleo de la regulación inmunitaria y contiene hasta un 80% de las células inmunocompetentes.

En la cavidad interna del intestino está la microbiota intestinal, un conjunto de microorganismos –un ecosistema, de hecho–, formado por más de 100 billones de bacterias que viven en simbiosis con nuestro cuerpo. El equilibrio de este conjunto de microorganismos es muy importante, ya que además de muchas otras funciones, interactúa directamente con las células inmunitarias haciendo que maduren y favoreciendo que el sistema inmune funcione correctamente.

Es importante, pues, que nuestra microbiota sea diversa y equilibrada, por eso es necesario que los niños se expongan a los microbios desde muy pequeños, ya que esta exposición favorecerá una pluralidad de los microorganismos que colonizarán su organismo.

En diferentes estudios se ha observado que la ausencia de según qué especies dentro de nuestra microbiota produce una maduración incompleta de nuestro sistema inmunitario y esto hace aumentar la sensibilidad a los alérgenos.

¿Qué podemos hacer si tenemos alergia al polen y a la hierba?

Pollen Season es un producto que nos ayuda a mantener el sistema inmunitario en forma. Es una combinación única de astrágalo, cultivos de bacterias, calcio, vitamina C, zinc y biotina.

La raíz de astrágalo reduce la sensibilidad a las alergias y tiene un efecto inmunomodulador. Es una planta de origen asiático muy apreciada y su principal propiedad es la de fortalecer el sistema inmunitario. Esto es así gracias a su alto contenido en polisacáridos, que son conocidos por estimular la elaboración de una proteína llamada interferón. Esta proteína está presente en las células NK (Natural Killer, en inglés) del sistema inmune.

Los cultivos de bacterias que hay en esta formulación son el Lactobacillus Plantarum LP115, Lactobacillus Paracasei LP33 y el Bifidobacterium longum SP 54.

El Lactobacillus Plantarum y el Lactobacillus Paracasei inducen la secreción de las interleucinas IL.10 y IL.12 con una acción antiinflamatoria.

En concreto, el Lactobacillus Plantarum LP115 es capaz de reducir la inflamación intestinal mediante la modulación y el equilibrio de la respuesta inmunitaria intestinal. Además, se ha observado en diferentes estudios que los pacientes alérgicos que toman Lactobacillus Paracasei LP33 consiguen resultados positivos después del tratamiento con este tipo de cepas probióticas, ya que alivian los síntomas de la alergia en gravedad y frecuencia.

En el caso del Bifidobacterium longum SP 54, añadido a esta fórmula, vemos que los estudios indican una acción antiinflamatoria, una reducción de citoquinas proinflamatorias y una reducción de la permeabilidad del epitelio intestinal.

Otro de los ingredientes de esta fórmula es el calcio. Teniendo en cuenta que la histamina produce la sintomatología típica de la alergia, el calcio reduce la permeabilidad de los vasos sanguíneos por la histamina.

Además, el zinc será un gran aliado íntimamente necesario para nuestro sistema inmunitario. Es un micronutriente esencial para nuestro organismo y fundamental en el mantenimiento de la estructura y funciones de las barreras inmunes naturales como las mucosas, al igual que la biotina, presente también en esta fórmula.

En definitiva, es un producto con una formulación única y que nos puede ayudar a mitigar y prevenir las alergias a la hierba y al polen.

Cristina Bellido
Cristina Bellido

Dietista Integrativa
Psiconeuroinmunóloga

    @cristinab_nutrisalud