Podríamos considerar las legumbres como las grandes olvidadas: por un lado, la alimentación moderna prácticamente las ha desterrado de la dieta, y, por otro, está su mala fama (que si engordan, que si son poco digestivas…). Pues lejos de todas estas creencias, podríamos considerarlas una medicina, y toda dieta saludable debería incluir al menos tres o cuatro veces a la semana.  

Cigrons cruixents

Propiedades nutricionales y efectos sobre el organismo

Contienen entre un 50% y un 60% de hidratos de carbono, con un índice glucémico muy bajo, y mayoritariamente en forma de almidón. La complejidad de estos hidratos, junto con la fibra que nos aportan, suponen una opción para dietas de adelgazamiento, ya que proporcionan sensación de saciedad, una mejora del tránsito intestinal y son una buena alternativa para diabéticos, ya que se absorben muy lentamente.   

Su alto contenido en proteínas (un 20%) puede ser una buena alternativa para vegetarianos, para salir un poco de los productos derivados de la soja fermentada (como el tofu) o derivados del gluten (como el seitán).

Son ricos en minerales, vitaminas y antioxidantes como calcio, folatos, potasio zinc, selenio, vitaminas del grupo B y hierro, que, si combinamos con alimentos ricos en vitamina C, son ideales para combatir la anemia.

Ricos en grasas no saturadas contribuyen a hacernos bajar el colesterol y son beneficiosos para el corazón y el estrés.

Finalmente, nutren los riñones y regulan las glándulas suprarrenales. De este modo, ayudan a regular los niveles de agua en el organismo.

Para estar a la última, ¡come pasta de legumbres!

Pasta de legumbres…

A la mayoría de nosotros nos pierde la pasta. Se nos hace la boca agua cuando imaginamos un plato de macarrones de la abuela, ¿verdad? Además, es una opción rápida y sencilla, que gusta a todo el mundo. Pero ¿es la opción más saludable? Desgraciadamente, no para todos. El aumento de los casos de celiaquía y de sensibilidad al gluten no celíaca, y la necesidad de aumentar el consumo de proteína vegetal por encima del animal, nos hace plantearnos soluciones nuevas… ¿Y si pudiéramos comer legumbre en forma de pasta?

Biogrà ha sacado una nueva línea de productos hechos con 100% de harina de legumbre (garbanzos, lenteja roja y guisantes) en formato de pasta (espiral y espaguetis). Además, como se elaboran de forma artesanal y se desecan a baja temperatura, conservan todas sus propiedades nutricionales. ¡La combinación perfecta! Una buena manera de incorporar las legumbres a la dieta de manera fácil, rápida y saludable.

Con un sabor muy similar a la pasta de trigo, engañamos el cerebro pensando que comemos pasta y es una muy buena forma de que los niños incorporen este tesoro gastronómico a su dieta, además de ahorrarnos discusiones y malas caras.

Se trata de una línea totalmente ecológica, apta para veganos, que proporcionará alto contenido en proteínas y fibra, y es una comida ideal, acompañada, por ejemplo, de verduras salteadas o con la salsa que más guste.

¡Caída en picado! 

El consumo de legumbres ha caído un 10% en la última década y hasta un 25% desde los ochenta. Lo más grave es que la población de menos de cuarenta años ha sustituido las legumbres, un alimento tradicional de la dieta mediterránea, por la comida rápida, un hecho que resulta preocupante nutricionalmente y sobre todo a largo plazo.

Con el fin de revertir esta tendencia y fomentar el consumo de legumbres en todo el mundo, la FAO/OMS, decretó el pasado 2016 como el Año Internacional de las Legumbres, ya que no sólo son un alimento muy saludable, sino que forman parte de una cadena de producción de alimentos sostenible encaminada a lograr la seguridad alimentaria y la nutrición más completa de la población mundial. Además, los cultivos de legumbres fomentan la agricultura sostenible y contribuyen a la minimización del cambio climático porque fijan nitrógeno en el suelo y liberan fósforo, lo que permite reducir el uso de fertilizantes. ósforo, lo que permite reducir el uso de fertilizantes.