arroz_lentejas

Lentejas y arroz aportan una buena reserva de hierro

Evolución del bebé

Esta semana el bebé ya es diez mil veces más grande que en el momento de la concepción –más o menos de la medida del hueso de una aceituna– y gran parte de este desarrollo se concentra en la zona de la cabeza, donde cada minuto se generan cien células cerebrales. Esta semana se formarán la boca y la lengua, y también un esbozo de los brazos y las piernas, que empiezan a salir como unos apéndices que se van dividiendo: los superiores en manos, brazos y hombros; y los inferiores en pies, tobillos y piernas. Sus riñones ya están formados y preparados para empezar una tarea muy importante: la gestión de residuos (como la producción y la excreción de la orina).

Fuente: Qué se puede esperar cuando se está esperando, Heidi Murkoff y Sharon Mazel

Alimentación de la madre

Continuamos en la etapa inicial de la gestación y, por lo tanto, aún sigue siendo complicado determinar qué alimentos específicos son los más adecuados tanto para la madre como para el feto. Como contamos en la semana 6, durante los tres primeros meses necesitamos una aportación extra de calcio, proteínas, ácido fólico y hierro, el último elemento que nos faltaba por comentar.

Más allá de la carne roja y las lentejas, este es un buen momento para descubrir otros alimentos que nos aportarán una buena cantidad de hierro, que será beneficioso tanto para la madre como para el bebé. Las algas –como la dulse–, por ejemplo, son un producto excelente a descubrir y que podemos tomar diariamente y en cada comida. Según recomienda Montse Bradford en La alimentación de nuestros hijos sería preferible excluir el consumo de las agaragar y las microalgas de lago, como espirulina, klamath y Chlorella, porque pueden tener efectos nocivos para el organismo.

Más allá de las algas, podemos lograr el hierro de verduras de hoja verde y frondosas: como el brócoli, la col verde, el puerro o la escarola; de legumbres: como las lentejas; de semillas: como las pipas de calabaza; y del pescado fresco, preferiblemente el azul y el rojo.

Atención con el cansancio: a pesar de que el cansancio es normal durante el embarazo, si persiste de manera intensa y va acompañado de un estado depresivo, habrá que comprobar que no tenemos anemia. Si es así, deberemos consumir más alimentos ricos en hierro y evitar los que nos desmineralizan.

Atención: La información ofrecida en esta sección es genérica -tanto en cuanto a la evolución del feto, como la alimentación de la madre y en la complementación nutricional. Para tener un asesoramiento directo, se recomienda consultar el ginecólogo o un nutricionista especializado.

Gemma Castanyer
Gemma Castanyer