unas_pintadas

El ritual de pintarse las uñas no es una moda nueva. Según los historiadores, en el 3000 a. C. ya había tradición de decorarse esta parte de las manos. En China, antiguamente, se pintaban las uñas de color rojo o rosa con una combinación de goma arábiga y claras de huevo. Los egipcios se las pintaban con henna y quedaban de un color entre rojo y marrón. Cuando se inventaron los esmaltes de uñas (1924), se siguieron las técnicas de las pinturas para coches, es decir, estaban llenos de compuestos químicos tóxicos para la salud.

Un trío de tóxicos

Según varios estudios, se ha podido comprobar que los esmaltes convencionales llevan, en su composición, un trío de barnices tóxicos: el formaldehido, el ftalato de dibutilo (DBP) y el tolueno. En primer lugar, el formaldehido se utiliza como endurecedor, y ya desde el 2004 la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer lo tiene catalogado como ingrediente “cancerígeno”. Es un ingrediente muy volátil, derivado del petróleo, que se utiliza en la fabricación de pinturas, lacas, barnices y esmaltes de uñas. Se ha visto que puede causar problemas respiratorios. En segundo lugar, el ftalato de dibutilo (DBP) es un producto sospechoso de ser disruptor endocrino. Y, finalmente, con respecto al tolueno, una resina que facilita la aplicación del esmalte, provoca problemas de alergias cutáneas y respiratorias y puede ocasionar irritación ocular y afectar al sistema nervioso. A la larga puede ser cancerígeno.

Fortalece las uñas

Una forma muy eficaz de fortalecer las uñas es aplicando, una vez a la semana, por ejemplo, un poco de aceite de argán, y hacer un suave masaje. Otra manera de fortalecerlas es a través de la alimentación. Hay que procurar consumir alimentos ricos en minerales, incorporar el hábito de comer algas cada día, condimentar los platos con sésamo ligeramente tostado, tener en cuenta las verduras de raíces en las comidas, comer cada día cereal integral y evitar los azúcares refinados. Por otro lado, además, también podemos beneficiarnos de las propiedades del silicio, mineral esencial para la salud de la piel, cabellos, uñas y articulaciones.

Medidas para elegir buenos esmaltes de uñas sin tóxicos

Siempre es mejor escoger pintauñas bio, en los que los disolventes y plastificantes se sustituyen por pulpa de madera, algodón, maíz, patata o trigo. Otras recomendaciones, en el caso de utilizar esmaltes convencionales, pueden ser: ventilar la habitación cuando se utiliza un esmalte de uñas o escoger un esmalte de uñas con base de agua.

Algunas marcas son: Santé, Aquarelle, Suncoat , Spa Ritual. A pesar de todo, hoy en día hay cada vez más marcas convencionales libres de estos tres tóxicos (tolueno, formaldehido y DBP) y son conocidas como 3-Free, para remarcar su ausencia. A la hora de quitar el esmalte de uñas podemos utilizar fórmulas como la de Santé, a base de alcohol biológico y aceite esencial de naranja de cultivo ecológico. De este modo evitaremos utilizar los típicos productos con acetona que pueden ocasionar irritaciones en la piel.

Jordina Casademunt

Nutricionista

Jordina Casademunt

Ahora puedes pedir cita con
Jordina Casademunt en La Consulta de Soy
936 338 063 Correo electrónico