La piel es el órgano más grande del cuerpo y, como tal, es la superficie con mayor tamaño y capacidad para absorber todo lo que nos rodea o ponemos sobre ella. Actúa como barrera protectora frente al exterior y evita que penetren agentes nocivos que pueden provocar daños.

Sabemos que el envejecimiento de la piel es inevitable y que, tarde o temprano, sucederá. De hecho, los primeros signos de edad suelen aparecer alrededor de los 25 años. A partir de entonces, el colágeno comienza a descender alrededor de un 1% por año, disminuye la producción de ácido hialurónico, la piel se vuelve más seca y se deteriora con mayor facilidad y, además, pierde su frescura y color juvenil.

Existen dos factores responsables de su envejecimiento. Por un lado, está la genética o factor intrínseco, que depende, básicamente, de la etnia, cambios hormonales y anatomía individual. Poco podemos hacer para prevenir en este aspecto. Por el otro lado, existen los factores extrínsecos o causados por factores externos, tales como condiciones medioambientales (como la contaminación, que además del envejecimiento es responsable de otros problemas de salud), la nicotina o el alcohol. Todos ellos pueden llegar a acelerar el proceso de envejecimiento hasta un 10%, pero, por suerte, podemos ayudar a prevenir que esto suceda.

Cuidar la piel desde fuera

La piel se divide en varias capas conocidas como epidermis, dermis e hipodermis. La epidermis es la que se encuentra en la superficie y es la que entra en contacto con el exterior directamente y, por lo tanto, la más susceptible a sufrir el impacto medioambiental.

El problema al que uno se enfrenta cuando su piel está desprotegida es a la formación de radicales libres (que son los responsables de la aparición de arrugas y falta de firmeza), la disminución de aporte de oxígeno a los tejidos y, en consecuencia, un envejecimiento prematuro. Esto puede generar aspectos como deshidratación, piel rugosa y flácida, tono poco uniforme e inflamación, entre otros. Además, la obstrucción de los poros provoca que la piel deje de oxigenarse. A nivel interno, este deteriorado intercambio de sustancias provoca que la piel se apague y disminuya el riego sanguíneo, cambie el equilibrio ácido-base, disminuya la vitamina E y se altere el proceso de descamación de la piel.

Entonces, ¿cómo podemos proteger la piel de los efectos adversos de la polución?

Principalmente eliminando los contaminantes que se depositan sobre ella y protegiéndola para evitar que la suciedad penetre en los poros y llegue a generar la problemática.

Para lograr esto, lo primero que debemos hacer es limpiar la piel. Una limpieza neutra ayuda a evitar que los poros se obstruyan y permite que la piel respire. Es un aspecto básico, sobre todo cuando se vive en algún lugar con mucha contaminación, como pueden ser las grandes ciudades. También es importante mantener la piel hidratada con productos que contengan antioxidantes para bloquear la actividad de los radicales libres y mejorar la barrera de protección (y evitar que las partículas se peguen a la piel). Por último, pero no menos importante, no debemos olvidarnos de la importancia de realizar ejercicio físico y de seguir una dieta equilibrada llena de nutrientes que nos ayude a aportar un brillo extra a la piel.

Consciencia antipolución

El exceso de contaminación ha generado que marcas de cosmética se hayan concienciado y creado líneas especiales para tratar el problema de la polución y ayudar a combatirla. En concreto, hoy os presentamos la nueva línea facial de Lavera, marca de cosmética natural y ecológica certificada por el aval Natrue y, además, vegana. Presenta un complejo antipolución perfecto para proteger la piel del impacto medioambiental y se caracteriza porque ralentiza el proceso de envejecimiento de la piel y ayuda a conseguir una tez fresca, joven y radiante.

¿Qué es el complejo antipolución?

Este complejo se compone de ingredientes activos que combinan algas bio con ingredientes naturales como el extracto de marrubio (una planta herbácea conocida popularmente como hierba del sapo o toronjil cuyano) y ciertos antioxidantes. Su sinergia ayuda a la piel a protegerse de los problemáticos factores medioambientales y a contrarrestar los signos de envejecimiento.

Cada uno de los elementos posee propiedades que lo hace perfecto para el complejo. Las algas actúan como protectoras y antiinflamatorias, fortalecen el sistema inmune natural y suministran energía a las células de la piel formando una capa protectora que protege de la deshidratación. Los antioxidantes neutralizan los radicales libres y ayudan a las células a protegerse, previenen la oxidación, retienen la hidratación y dejan la piel suave. Por último, el extracto de marrubio contrarresta el impacto perjudicial de los factores medioambientales y protege del daño celular.

¿Qué podemos encontrar en la nueva línea antipolución?

Con esta nueva línea antipolución tenemos el pack completo para dejar la piel limpia a la vez que protegida de los efectos medioambientales. Todos sus productos incluyen los principios activos del complejo antipolución a base del extracto de algas bio y el aceite de marrubio. Cada uno incluye otros componentes que lo convierten en el aliado perfecto para un cuidado óptimo de la piel.

Por un lado, el bálsamo limpiador Hydro Effect ayuda a limpiar la piel de polvo y suciedad sin dañar la barrera protectora. Contiene los principios activos del complejo antipolución y, además, incluye aceite de oliva bio para hidratar y proteger y aloe bio para refrescar y calmar irritaciones de la piel.

Después nos presentan el sérum Hydro Effect para mantener la hidratación, rellenar las arrugas y combatir los radicales libres. Además del complejo antipolución incluye ácido hialurónico, un potente activo antiedad de efecto regenerador y aloe bio.

La crema de día Hydro Effect sirve para hidratarse intensamente y fortalecer la barrera hidrolipídica. Impide que las partículas del aire se peguen sobre la piel, e contiene aceite de abisinia, que reduce la pérdida de agua y deja la piel suave y flexible, y ácido hialurónico.

Por último, la mascarilla Detox Hydro Effect libera la piel de las partículas de suciedad del medio ambiente y elimina las células muertas. Contiene arcilla mineral natural, con excelentes propiedades de absorción y gran poder limpiador.

Además, cabe destacar que Lavera es consciente del impacto ambiental que tienen los envases de los productos y, constantemente, está optimizándolos. Coopera con Climate Partner y apoya un proyecto de tratamiento de agua en zonas rurales de Kenia proporcionando filtros para obtener agua potable.

Glenn Cots van de Meerendonk
Glenn Cots van de Meerendonk

Graduada en publicidad y relaciones públicas, estudiante de dietética, divulgadora de nutrición y recetas saludables