rubia

Más que de las rubias, deberíamos decir “no te fíes de los tintes químicos”. Cuando nos animamos a teñirnos el pelo, entramos en un mundo que “engancha”. Sí, sí, tal cual. Engancha porque cada vez queremos ir más y más teñidos. Sin embargo, cada vez que lo hacemos debemos saber que estamos permitiendo la entrada de tóxicos nocivos en el cuerpo.

¿Qué hacen los tintes químicos?

Primero de todo, los tintes químicos arrastran el color natural del pelo, que se daña y puede cambiar completamente; se vuelve frágil y áspero, y pierde el brillo natural. Además, los ingredientes químicos que llevan atraviesan el cuero cabelludo, y pasan las sustancias tóxicas hacia el interior del organismo.

Apuesta por los tintes naturales vegetales

A diferencia de los químicos, los tintes naturales aportan más brillo y realzan el de los pigmentos naturales. No afectan al color ni a la estructura natural del pelo, sino que, combinados con la coloración del tinte vegetal, proporcionan un color brillante y fuerte.

Se elaboran con plantas molidas que aportan el color y que se combinan con proteínas de trigo y alginato. Dependiendo de la coloración del tinte, contienen henna de cultivo ecológico, Cassia, cáscara de nuez, glasto, majagua, raíz de ruibarbo, ratania, café, cúrcuma y remolacha. La henna en polvo bio aporta una coloración rojiza natural, las proteínas de trigo aportan hidratación y favorecen un buen peinado. Los ingredientes que potencian el color son los siguientes: extracto de cáscara de nuez, polvo de raíces de Krameria lappacea, polvo de glasto y polvo de café. El alginato se obtiene de las algas marinas y se pone como espesante.

Por ejemplo, entre los tintes naturales encontramos los de la casa Santé, que ofrece nueve colores que se pueden mezclar entre sí para obtener una tonalidad nueva. Son fáciles de aplicar y, como tienen un textura cremosa, no gotean cuando se aplican.

Para prepararlo, se debe mezclar el tinte en polvo con el agua hirviendo hasta lograr una consistencia cremosa (300 ml de agua por paquete). Para obtener un color más intenso, se puede utilizar te negro o café en lugar de agua. Se aplica con ayuda de un pincel y se deja actuar unos 45 minutos aproximadamente o según indique el profesional. Finalmente se enjuaga con agua.

Para más información: Naturcosmetika

¿Qué sustancias nocivas encontramos en los tintes químicos?

Amoniaco: aclara el color, hincha la cutícula, estropea los pigmentos naturales del pelo, destruye la corteza (capa de fibras).

Ácido picrámico: compuestos de nitrosaminas; garantiza la coloración rápida, produce alergias y es genéticamente nocivo.

Colorantes azoicos: producidos con sustancias cancerígenas como aminas aromáticas; provocan alergias y son genéticamente nocivos.

Aminas aromáticas: Phenylenediamine, diamina de tolueno; cancerígenas, producen alergias y son genéticamente nocivas.

Resorcinol: irritante, sensibiliza la piel, tóxico en caso de concentración alta.
Compuestos orgánicos: conservantes sintéticos controvertidos, halogenatos, desencadenantes de alergias.

Dietil ftalato: compuesto sintético; produce alergias.

Polietilenglicol PEG: afecta a la permeabilidad de la piel, y hace que deje pasar sustancias tóxicas.

Jordina Casademunt

Nutricionista

    @jordinacasa
Jordina Casademunt

Ahora puedes pedir cita con
Jordina Casademunt en La Consulta de Soy
936 338 063 Correo electrónico