crema caraEl rostro es la zona del cuerpo que está más expuesta a los cambios de temperatura. Durante el verano, la piel ha sufrido los efectos del calor y empiezan a aparecer las reacciones retardadas del exceso de los rayos ultravioletas que hemos ido recibiendo a lo largo de la época de calor. Es el momento de cuidar la cara y aportar nutrición con productos que ayuden a regenerar la piel, que hidraten y que limpien esta zona tan delicada.

Limpieza, tonificación, nutrición e hidratación

A lo largo del día nuestro organismo –tanto celularmente como desde el punto de vista de la piel– pasa por dos etapas, dos procesos totalmente opuestos: la desintoxicación (eliminación de sustancias tóxicas) y la absorción y asimilación de nutrientes. La piel, del mismo modo que el organismo, respira, se alimenta y elimina toxinas, por lo tanto, tenemos que tener presente que los pilares de la belleza tienen que basarse en limpieza, hidratación y nutrición, principalmente, para ayudar a llevar a cabo las funciones fisiológicas de este órgano tan importante.

La limpieza y tonificación se tienen que hacer tanto por la mañana como por la noche. Por la mañana para eliminar los residuos de sudor e impurezas que se hayan producido por la noche; y antes de ir a dormir para limpiar la piel de la suciedad originada por el sudor, contaminación y maquillaje. A la hora de escoger un producto limpiador tenemos que mirar que sea una base limpiadora suave, que no irrite, con principios activos naturales que no sólo limpien la piel de manera superficial sino que desde el punto de vista linfático también ayuden a limpiar, tonificar, y nutrir en profundidad. Se pueden utilizar lociones vegetales como por ejemplo sabias de bambú o leches virginales, de Dulkamara o de Ypsophilia, por ejemplo. Cuando hablamos de tonificar, el propósito es proporcionar una limpieza más profunda y al mismo tiempo estimular el sistema circulatorio de la piel. Hay tónicos sin alcohol, con menta y hamamelis, como es el caso del tónico facial menta de Logona, recomendado para pieles mixtas y con impurezas; tónicos con aceites esenciales que purifican y suavizan la piel, como los de árbol de té, romero y menta, o con aguas florales de manzanilla, como los de Cattier.

Después tenemos que procurar nutrir la piel con cremas que contengan todos los nutrientes que necesita este gran órgano: proteínas, ácidos grasos esenciales, vitaminas, minerales y oligoelementos provenientes de los aceites vegetales.

Una zona especialmente delicada y a la que tenemos que prestar una atención especial es la de los ojos. Por este motivo tenemos que tener la ayuda de cosméticos biológicos que, además de nutrir, presenten una acción antiinflamatoria y de estimulación de la microcirculación para evitar bolsas y ojeras. Ingredientes como el agua de rosas, el aceite de argán, extractos de semillas de trigo sarraceno, extractos de algas rojas y microalgas verdes o el agua floral de manzanilla los encontramos en las cremas para el contorno de ojos, como es el caso de la línea Cattier. A la hora de aplicar una crema de contorno de ojos siempre se tiene que aplicar haciendo presiones ligeras con la ayuda de las yemas de los dedos, desde el interior hacia el exterior de los párpados.

Un truquillo extra

Para tener una piel absolutamente radiante recomendamos, aparte del ritual que hemos explicado, recurrir a productos que proporcionan un tratamiento intensivo y con un efecto inmediato, como es el caso de la Cura Cutánea de Dr. Hauschka o de la crema Be Beautiful de Farfalla. El tratamiento Cura Cutánea se recomienda para los cambios de estación y se recomienda seguirlo durante 28 días consecutivos cada noche para ayudar a respetar los ciclos naturales de regeneración cutánea, pero también se recomienda para aquellos días en los que se busca estar especialmente radiante. En el caso de la crema Be Beautiful, su riqueza en omega-3, el extracto de papaya, la nuez inca y la pimienta del Brasil proporcionan un aspecto especialmente luminoso a la piel. Estas dos propuestas favorecen la autoregeneración, estimulan la fuerza propia de la piel y reafirman, tonifican y rejuvenecen la piel con activos naturales.

Crea tu propio ritual

La piel del rostro necesita una serie de cuidados que se tienen que hacer sistemáticamente como si se tratara de un ritual. Para poder ver los efectos positivos de este ritual hay que ser paciente, puesto que la piel necesita entre 50 y 75 días para crear células nuevas y para hacer que salgan a la superficie. Con la ayuda de cosméticos que alimenten la piel con aceites vegetales y fitoextractos podremos mantener la piel nutrida e hidratada.

Para lo cual, sugerimos crear un ritual propio basado en los puntos siguientes:

1. Limpieza
2. Tonificación
3. Hidratación y nutrición
4. Cuidado especial, según las necesidades personales

A la hora de escoger cosméticos siempre recomendamos asesorarse por un buen profesional. Cattier, Farfalla, Logona, Santé, Qbio, Dulkamara, Ypsophilia, Dr. Hauschka, Weleda son las marcas referentes en cosmética bio facial.

Jordina Casademunt

Nutricionista

    @jordinacasa
Jordina Casademunt

Ahora puedes pedir cita con
Jordina Casademunt en La Consulta de Soy
936 338 063 Correo electrónico