bebe bañera

No hay duda de que los mejores productos para la higiene de los niños y bebés son los más naturales que contienen ingredientes orgánicos y nada de productos químicos sintéticos. Debemos tener en cuenta que la piel es el órgano más grande que tenemos, es el que está más expuesto al exterior y todo lo que recibe por cremas y jabones lo absorbe y pasa al torrente sanguíneo. Por lo tanto, hay que vigilar que los productos cosméticos de nuestros hijos (y también los nuestros) no contengan derivados del petróleo ni otras sustancias químicas agresivas. Es decir, no sólo no hay que dejarse llevar por los reclamos publicitarios y los productos que se comercializan destinados al público infantil, sino que debemos tener un buen criterio a la hora de elegirlos, aparte de procurar optar por cosméticos con certificación orgánica.

A continuación, os damos cuatro sencillos pasos para elegir con criterio y sentido común:

Primer paso: simplificar. Usar menos productos. La piel de los niños es muy sensible.
Pañales, toallitas húmedas, gel de baño, champú, lociones, espumas, cremas para el pañal. Es importante minimizar el potencial de exposición a sustancias químicas eliminando productos no necesarios y optar por soluciones con ingredientes naturales. Por ejemplo: para limpiar el culito del bebé, se puede usar agua tibia y una toalla, o hacerlas en casa como propone este vídeo; también se puede utilizar un jabón neutro tanto para el cuerpo como para el pelo, y evitar los que llevan mucha espuma.

Cada vez más niños con menos anticuerpos

Los niños están más expuestos a los químicos llamados compuestos perfluorados (PFC), y se ha visto que tienen menos probabilidades de tener una buena respuesta inmunitaria, según un estudio publicado en la revista Journal of the American Medical Association (JAMA). El estudio sugiere, pero no prueba, que estos productos químicos pueden afectar bastante al sistema inmunológico y hacer que algunos niños sean más vulnerables a las enfermedades infecciosas. Durante décadas, los PFC se han utilizado en revestimientos antiadherentes, telas resistentes a las manchas y algunos envases de alimentos. Y como persisten en el medio ambiente durante años, son comunes en todo el mundo.

Segundo paso: menos es más. Usar productos con menos ingredientes y sin fragancias.

Es importante leer la etiqueta del producto (INCI). Cuanto más sencilla sea la composición, más se acercará a un producto natural. Es importante evitar los ingredientes como el Sodium laureth sulfate y el Sodium lauryl sulfate, los derivados del petróleo o el triclosán; y elegir productos con water, oil y extract como ingredientes principales (al principio de la lista). A veces, echar un vistazo rápido a la longitud de la lista de ingredientes nos puede proporcionar una información muy valiosa. Si es muy larga, desconfiad, y analizad bien. También es importante decantarse por productos libres de colorantes y pigmentos sintéticos y fragancias sintéticas. Dentro del término “fragancia” se incluyen más de 3.000 ingredientes. Podemos encontrar desde un aceite esencial –en el caso de la cosmética ecológica y natural–, hasta ingredientes sospechosos de ser cancerígenos, como el ftalato o tolueno, que se utilizan como disolventes.

Tercer paso: no hacer caso de los anuncios publicitarios. Comprobar siempre la etiqueta.

Por ejemplo, se puede elegir una crema de pañal que no contenga ácido bórico, ni BHA y unas toallitas húmedas que no contengan 2-bromo-2-nitropropano-1,3-diol (bronopol). Otros ingredientes principales que se deben evitar son:

  • Benzyl alcohol isopropyly alcohol: irrita la piel y puede provocar problemas potenciales de neurotoxicidad.
  • BHA: es la crema de los pañales. En algunos países está prohibido porque puede producir despigmentación.
  • Ácido bórico y borato de sodio: están en la crema de los pañales. Pueden dañar la piel del bebé.
  • 2-bromo-2-nitropropano-1, 3-diol (o bronopol): son las toallitas para bebés. Son alérgenos e irritantes y pueden formar contaminantes cancerígenos.
  • Compuestos ceteareth y PEG: derivados del petróleo que pueden contener impurezas y causar cáncer.
  • DMDM hidantoína: alérgenos e irritantes que pueden formar contaminantes cancerígenos.
  • Fragancias: son alergénicas y pueden contener productos químicos neurotóxicos o trastornos hormonales.
  • Iodopropynyl: químicamente similar a los pesticidas. Neurotóxico.
  • Methylchloroisothiazolinone y methylisothiazolinone: alérgenos que pueden causar problemas neurotóxicos.
  • Oxybenzone: está en los protectores solares. Puede producir alergias. Es un químico cancerígeno.
  • Parabenos: químicos bloqueadores de hormonas. Pueden causar reacciones alérgicas y son irritantes para la piel y los ojos. Se utilizan en lociones, toallitas húmedas y otros productos para los bebés.
  • Trietanolamina: alérgeno irritante que puede formar contaminantes cancerígenos.
  • Triclosán: está vinculado a problemas de tiroides.

Cuarto paso: hacer una lista y comprobarla dos veces.

Puede ser interesante ir a comprar con la lista de ingredientes que hay que evitar en el bolso o la cartera y de esta forma podremos seleccionar mejor los productos para el cuidado de nuestros hijos. Se puede llevar esta guía o la lista que hemos mencionado en el artículo y anotar en una libreta los ingredientes que no se conocen para buscarlos en fuentes fiables.

Además, un estudio realizado en 2009 por el SafeCosmetics.org encontró formaldehído y 1,4-dioxano en un gran porcentaje de productos para bebés. Tanto el formaldehído como el 1,4-dioxano se encontraron en 17 de los 28 productos analizados (61%). Además de ser carcinógenos conocidos, pueden causar erupciones en la piel de algunos niños. Estos productos químicos no salen en las etiquetas del producto, ya que son contaminantes. Los ingredientes que encontramos en las listas que pueden ocasionar la aparición de formaldehído son: quaternium-15, DMDM hidantoína, imidazolidinyl urea, y diazolidinyl urea. En cuanto al 1,4-dioxano es un subproducto de una técnica de procesamiento químico llamado etoxilación. Los ingredientes que pueden contaminar con 1,4-dioxano son PEG-100 estearato, lauril éter sulfato de sodio, polietileno y ceteareth 20.

Ejemplo de cremas con ingredientes naturales y sintéticos

Crema de pañales con ingredientes naturales (en negrita la explicación de cada uno de los ingredientes):

Ingredientes (INCI): water (agua), Prunus Amygdalus Dulcis (almendra dulce) oil, Sesamum indicum seed oil (aceite de sésamo), zinc oxide (óxido de cinc, se utiliza porque tiene propiedades antisépticas. Encontramos óxido de cinc también en los protectores solares con filtros minerales.), beeswax (cera natural de abeja), lanolin (proveniente de la lana), glyceryl linoleate (derivado de la glicerina y ácido linoleico. Son grasas extraídas de aceites vegetales que ayudan a hidratar la piel), hectorita (una forma de silicato de aluminio de magnesio, una arcilla natural, que se utiliza como emulsionante y estabilizante), calendula officinalis flower extract (extracto de flor de caléndula), chamomilla recutita (Matricaria) flower extract (extracto de flor de manzanilla), fragancia (perfume)*, limoneno* (perfume derivado de los aceites esenciales de limón, naranja, pomelo, bergamota, hinojo y lavanda), linalol* (perfume de aceites esenciales de lavanda, bergamota, geranio y ylang-ylang), benzyl benzoate* (perfume de aceites esenciales naturales. Es un componente natural de los aceites esenciales como el de jazmín y el de ylang-ylang), benzyl salicylate* (perfume de aceites esenciales como el de ylang-ylang), geraniol* (perfume de aceites esenciales como el de rosa, geranio, palma-rosa, lavanda y ylang-ylang)* proveniente de aceites esenciales.

Crema de pañales con ingredientes sintéticos:

Aqua (agua), oxide zinc (óxido de cinc), paraffinum liquidum (parafina líquida, aceite mineral derivado de petróleo), methyl glucose dioleate (PEG120, se utiliza como tensioactivo y emulsionante etoxilado), propylene glycol diethyiexanoate (es un PEG), PEG-45 dodecyl glycol copolymer, titanium dióxido (óxido de titanio), Glycerin, Ceresa (cera derivada del petróleo), 1,2-hexanediol, ethyl linolate, PEG-8 (polietileno glicol o PEG. Contribuye a eliminar el factor de protección natural de la piel, lo que hace que el sistema inmunitario esté más expuesto y más vulnerable), Butyrospermum parkii (manteca de karité), Panthenol (derivado de la vitamina B5), glyceryl caprylate (éster del ácido carbónico y glicerina utilizado como hidratante), perfume (no especifica los ingredientes que forman parte del perfume), caprylyl glycol (utilizado como agente antimicrobiano), magnesium sulfate, sorbic acid, sodium hydroxide, sodio polyacrylate (es un polímero sintético utilizado porque tiene mucha capacidad de absorción. Según la base de datos de CosmeticsDatabase está considerado un ingrediente de peligro moderado, principalmente debido a preocupaciones de contaminación), ácido cítrico.

Referencias:

Jordina Casademunt

Nutricionista

    @jordinacasa
Jordina Casademunt

Ahora puedes pedir cita con
Jordina Casademunt en La Consulta de Soy
936 338 063 Correo electrónico