ducha-interiorCuando paseamos por la playa o caminamos por la montaña nos cargamos de iones negativos, que son saludables para la salud y que nos permiten experimentar sensaciones de euforia y de bienestar y aumentar nuestra energía. En cambio, en el hogar y en el trabajo, estamos en contacto con iones positivos, que no benefician la salud.

Una muy buena forma de cargar las pilas saludablemente es con una ducha ionizada. ¿Qué es y qué beneficios nos aporta?

¿Qué es la ionización?

La ionización es un proceso natural que tiene lugar como resultado de colisiones de partículas, en las que una molécula gana o pierde un electrón. El primer grupo es el de los iones negativos (beneficiosos para la salud), mientras que el segundo se conoce como el de los iones positivos (perjudiciales para la salud). Los iones se crean en la naturaleza como las moléculas de aire que se rompen debido a la luz solar, la radiación y el movimiento del aire y de la agua.
Las personas que vivimos en ambientes eléctricamente muy alterados, como es el caso de las ciudades, nos podemos beneficiar de los efectos positivos de la ionización que logramos con pequeñas máquinas que producen un flujo constante de iones negativos. Una buena forma de hacerlo es con una ducha ionizada.

¿Cómo podemos lograr una ducha con agua ionizada?

Podemos comprar cabezales de ducha iónica con gránulos de minerales de cerámica que cargan de energía e ionizan negativamente el agua. También podemos encontrar filtros de agua que contienen minerales como la turmalina y el calcio coral, que la alcalizan y también la ionizan. Ambos ayudan a neutralizar la acidez del cuerpo –resultado del estrés diario y la mala alimentación– y favorecen una hidratación celular óptima, al mismo tiempo que hidratan el cuerpo y ayudan a eliminar las toxinas que genera el organismo. Estos filtros ayudan a deshacerse de los compuestos tóxicos del agua como el cloro, los trihalometanos, los fenoles, los sedimentos, los desechos orgánicos y las bacterias de todo tipo.

Beneficios para la piel

Con la ducha ionizada la piel queda hidratada al máximo, sin que haya que usar ningún producto adicional. Muchos de los problemas de piel disminuyen, e incluso desaparecen. Está muy indicada para personas con dermatitis, piel atópica y psoriasis. También ayuda a limpiar en profundidad la cara y evita posibles infecciones y la aparición de puntos negros y acné.
Pero una ducha cargada de iones negativos también aporta un bienestar general al organismo, ya que favorece la relajación y la producción de serotonina, la hormona del buen humor. Ayuda, por lo tanto, a reducir la ansiedad y favorece la relajación muscular.

Ducharse con agua clorada

El agua con cloro favorece los problemas de piel como acné, irritaciones, erupciones, eccema, piel seca, y facilita que salgan arrugas más pronto, ya que hace que la piel se seque más fácilmente y se agriete. Además, se ha visto que el cloro puede hacer aparecer problemas respiratorios como el asma.

Una ducha muy ecológica

El efecto ionizando de estas duchas permite reducir la cantidad de jabón que utilizamos porque ayuda a lograr un mejor efecto espumoso. Incluso hace posible prescindir de él directamente, ya que libera una cantidad enorme de iones negativos, que, además de ser beneficiosos para la salud, limpian, tonifican y desinfectan la piel. Este sistema también permite ahorrar mucho agua.

Iones positivos o iones negativos

Factores que aumentan la concentración de iones positivos (perjudiciales para la salud)

Factores naturales como la radiactividad natural: sustancias radiactivas en la corteza terrestre, tempestades, la fase de luna llena, determinados vientos, etc.

Factores derivados del desarrollo industrial: la contaminación atmosférica, el aire acondicionado, el uso de tejidos de fibras sintéticas, la proximidad a pantallas de televisión, el uso de aparatos eléctricos.

Factores que aumentan la concentración de iones negativos (beneficiosos para el organismo)

La función clorofílica que desarrollan las plantas durante el día, la formación de pequeñísimas gotas de agua, un fenómeno conocido como a efecto Lenard, que se presenta cuando el agua está incursa en una fuerte agitación: cascadas, olas de mar, lluvia intensa.

Efectos de los iones negativos en el organismo

  • Mejoran los problemas respiratorios
  • Aumentan el bienestar general del organismo
  • Disminuyen la fatiga y los dolores musculares
  • Aumentan la actividad sexual
  • Tienen efecto analgésico
  • Mejoran los problemas de piel
  • Mejoran los problemas digestivos
  • Disminuyen los problemas de ansiedad

Jordina Casademunt

Nutricionista

    @jordinacasa
Jordina Casademunt

Ahora puedes pedir cita con
Jordina Casademunt en La Consulta de Soy
936 338 063 Correo electrónico