dolores_espalda

Natación, Pilates o el yoga previenen los dolores de espalda

Las molestias en la espalda son habituales, tanto entre las personas que hacen deporte como las que se pasan el día sentadas delante del ordenador o las que deben estar todo el día de pie o cargar con criaturas para arriba y para abajo. El dolor de espalda puede estar asociado a la edad; sin embargo, sobre todo, surge por culpa de posturas inadecuadas y esfuerzos musculares dolor gestionados.

Para poner fin a la tensión muscular, los dolores de espalda y evitar el uso de medicamentos controvertidos como el relajante muscular tetrazepam –conocido con el nombre de Myolastan y sobre el cual hace un tiempo salió una noticia de la Agencia Europea del Medicamento (EME), que decía que abría una investigación para revisar sus efectos secundarios– podemos optar por usar mezclas con aceites esenciales, combinar sesiones de fisioterapia y osteopatía y tener en cuenta algún complemento alimenticio que ayude a descontracturar la musculatura.

Higiene postural: la mejor prevención

La higiene postural es una medida muy importante para prevenir futuros dolores de espalda. También es importante practicar ejercicio físico, como natación, Pilates, yoga, etc. Estar físicamente activo y evitar el sedentarismo disminuye el riesgo de tener este tipo de dolor. Debemos tener en cuenta una buena postura en el trabajo (pies apoyados en el suelo o en un reposapiés, rodillas al mismo nivel, etc.) y una buena posición del ordenador (situado a unos 45-70 cm de distancia frente a los ojos). Aparte de estas recomendaciones, también es muy interesante dejarse asesorar por un fisioterapeuta.

Aromaterapia para relajar la musculatura

Mediante la aplicación de aceites esenciales y aceites vegetales podemos mejorar diferentes síntomas del dolor de espalda y posibles contracturas musculares. Harán disminuir significativamente la inflamación y favorecerán la microcirculación y el sistema linfático, cosa que se reflejará en una buena oxigenación. El uso de aceites esenciales también favorece la eliminación de toxinas en el ámbito linfático y eso va bien para la relajación muscular. Así pues, hay aceites esenciales con efecto antiinflamatorio y descontracturante muscular: Eucalyptus citriodora, Ravensara aromatica, manzanilla romana y extracto lipídico de Arnica montana (este último no es un aceite esencial). También podemos contemplar aceites esenciales que mejoran la circulación linfática como el Citrus aurantium o el laurel. Además encontramos preparados de aceites esenciales que relajan la musculatura y que están mezclados con aceites vegetales, como el aceite de masaje Nuca Espalda de Essential’arôms.

Magnesio: gran descontracturante

El magnesio es un mineral imprescindible para lograr una buena relajación muscular y un buen funcionamiento del músculo cardíaco y del sistema nervioso. El magnesio es importante para evitar la aparición de rampas musculares y dolor articular, es un gran relajante muscular y además, ayuda a eliminar el ácido láctico y otras toxinas de los músculos y de las articulaciones, lo que contribuye al proceso de reparación del músculo. Hoy día, la alimentación puede estar falta de este mineral por culpa, en parte, de las prácticas de la agricultura intensiva y del consumo de alimentos refinados. Además de reajustar la dieta, puede ser interesante valorar la suplementación nutricional con magnesio.

Dado que la espalda forma parte del conjunto del organismo, todos los consejos dirigidos a llevar un estilo de vida saludable repercutirán directamente en la salud de nuestra espalda. Problemas como la ansiedad, el sedentarismo, el tabaquismo o el sobrepeso pueden afectar a la salud de la espalda.

Jordina Casademunt

Nutricionista

    @jordinacasa
Jordina Casademunt

Ahora puedes pedir cita con
Jordina Casademunt en La Consulta de Soy
936 338 063 Correo electrónico