mosquito

Pocas cosas son más molestas que la picada de un mosquito. Por eso compartimos algunos remedios naturales para evitar que nos piquen y, en caso de que lo logren, saber qué podemos hacer para calmar el dolor y evitar que se infecte.

Para evitar que nos piquen

Los aceites esenciales son una gran opción para alejar estos insectos molestos. Podemos aplicar unas cuantas gotas de aceite esencial directamente en la piel o mezcladas con un aceite vehicular o aceite base como, por ejemplo, el de almendras dulces o de sésamo. Los aceites esenciales recomendados son los de citronella y de eucalipto azul. También podemos ambientar la zona donde nos encontramos con los mismos aceites mediante difusión atmosférica. De esta forma, los principios activos del aceite esencial se volatilizan en el ambiente y crean una zona libre de mosquitos. Otra opción muy casera para ambientar la zona donde estemos e invitar a los mosquitos que se vayan a otra parte es clavar en la piel de una limón algunos clavos de olor.

Lo que comemos también los puede atraer…

Atraemos a los mosquitos por el olor corporal. Con un cambio de alimentación podemos ayudar a hacer que estos pequeños insectos dejen de fijarse en nosotros. Algunos cambios que podemos hacer son los siguientes:

Tomar perlas de ajo o comer ajo o cebolla cruda.

Aumentar el consumo de alimentos ricos en vitamina B1 como almendras, garbanzos, lentejas, cereal integral, champiñones.

Comer dos cucharadas soperas de levadura de cerveza (es rico en vitaminas del grupo B).

Condimentar los platos con clavo de olor y otras especies aromáticas como albahaca, romero o tomillo.

Cuando ya nos han picado

Para reducir el dolor y la inflamación hay diferentes remedios naturales que podemos aplicar directamente en la piel. Por ejemplo, podemos recorrer al gel de áloe, que ayuda a reducir la picada y la hinchazón, al mismo tiempo que ayuda a curar la herida a gracias a la riqueza en enzimas y mucopolisacáridos, sustancias que ayudan a regenerar el tejido conjuntivo. Por otro lado, una muy buena opción también es aplicar un par de gotas de aceite esencial de árbol de té en un poco de gel de áloe; de esta forma lograremos regenerar la zona de la picada y evitaremos que se infecte gracias a las propiedades antibacterianas y fungicidas del árbol de té. Otros aceites esenciales que se recomiendan para quemaduras o picadas de avispas, medusas o mosquitos es el aceite esencial de lavanda aspic o lavanda salvaje (os recomendamos la entrevista que CuerpoMente hizo a Dominique Baudoux, farmacéutico y director de los laboratorios Pranarôm International, presidente del Colegio Internacional de Aromaterapia y autor de diversas obras sobre aromaterapia científica). Para relajar la zona de la picada, una buena opción es hacer baños tibios con magnesio en copos.

Otro remedio más casero es coger un trozo de cebolla cortada en forma de media luna y aplicarla sobre la zona afectada durante unos minutos, hasta que desaparezca el picor, y luego limpiar la zona a fondo. O también frotar con la piel del limón la zona de la picada o aplicar directamente un poco de zumo de limón. Así evitaremos que la herida se infecte.

Jordina Casademunt

Nutricionista

    @jordinacasa
Jordina Casademunt

Ahora puedes pedir cita con
Jordina Casademunt en La Consulta de Soy
936 338 063 Correo electrónico