nabiu-e1455548048998
Comer arándanos es como tomar un minicóctel altamente saludable, ya que se trata de unos frutos silvestres que lideran la lista de los alimentos más antioxidantes y tienen un efecto antibacteriano muy interesante. Además, el pigmento natural que confiere color a los arándanos, la antocianina, interviene en el metabolismo celular y algunos estudios afirman que favorece la disminución de la acción de los radicales libres asociados al envejecimiento.

Tanto los arándanos azules como los negros aportan buenas cantidades de manganeso, vitamina C y fibra. Son sustancias que, juntas, ayudan a mejorar el sistema inmunológico siempre que se tomen con regularidad y en su forma más natural (sin procesar). Es recomendable que las mujeres los incluyan en la dieta habitual para aprovechar todos sus beneficios.

Ayudan a combatir las infecciones de orina

El zumo de arándanos (más que la fruta entera o su extracto) es un fantástico remedio natural para combatir las infecciones de orina, tal como certifica un estudio del Instituto Politécnico de Worcester (EEUU).

Las sustancias beneficiosas que posee el fruto crean un manto protector en las vías urinarias que impide que la bacteria causante de la cistitis, el E. Colli, haga nido allí y facilita que se vaya eliminando a través de la orina. Esto no significa que podamos reemplazar la terapia con los antibióticos que haya recomendado el médico, pero sí que es un buen coadyuvante.

Contribuye a reducir la grasa abdominal

Con esta noticia seguro que muchas personas comenzarán a incluir esta fruta en su dieta, ya que parece que los arándanos azules tienen la propiedad de eliminar la grasa que se acumula en la zona del abdomen. Debemos aclarar que por el momento solo se ha podido demostrar en animales de laboratorio a partir de un estudio de la Universidad de Michigan (EEUU). Al parecer, los ratones alimentados con estos frutos almacenan la grasa de forma diferente.

Actúa como tónico venoso

Los taninos de los arándanos producen un efecto tónico en el sistema circulatorio, aumentan la resistencia de los capilares y favorecen el retorno del flujo sanguíneo. Son un buen tratamiento para los problemas asociados a la insuficiencia venosa, como hemorroides, varices, flebitis, piernas cansadas, calambres musculares o fragilidad capilar.

Además, las antocianinas que contienen los arándanos tienen un efecto antiinflamatorio y reducen la tirantez de las mamas durante el ciclo menstrual.

Fortalece y da vitalidad a la piel

No es ningún secreto que los compuestos naturales procedentes de estas frutas se incluyen a menudo en cremas que prometen recuperar la elasticidad y el tono de la piel. Una vez más, las antocianinas protegen el colágeno y la elastina de las enzimas que las degradan y aumentan los niveles intracelulares de vitamina C, imprescindible para la síntesis del colágeno. Así se consigue una mejora en el aspecto de la piel, que se muestra más lisa, fuerte y flexible.

Batido desintoxicante

Os proponemos un batido de arándanos y fresas para limpiar el organismo de toxinas e impurezas.

Ingredientes:

  • 1/2 taza de arándanos negros y rojos
  • 1/2 taza de fresas
  • 1/2 taza de bebida de soja
  • 1 cucharada de azúcar de caña integral

Elaboración:

  1. Lavar la fruta y colocarla en la batidora. Añadir la bebida de soja y el azúcar.
  2. Batir hasta obtener una textura homogénea.
  3. Servir inmediatamente y guardar en la nevera.

Bibliografía: