Las personas que sufren de piernas cansadas o varices acusan más que nadie el calor del verano. Las venas se dilatan y los síntomas se acentúan, la tendencia de retener líquidos aumenta y las varices se ven aún más. Para evitar que esta situación se repita o se agrave, os proponemos algunos consejos para cuidar las piernas.

Evita el estreñimiento

Procurad comer alimentos ricos en fibra como verduras, frutas, algas, cereales integrales, al tiempo que aseguráis una buena hidratación. Si con este cambio de dieta y con ejercicio físico continuáis con estreñimiento, puede ser interesante valorar la complementación con un probiótico y prebiótico.

Utiliza ropa cómoda

Se debe evitar la ropa demasiado ceñida, porque comprime las venas y dificulta la circulación.

Activa las piernas y haced ejercicio físico

Camina, haz ejercicio físico. Evita estar sentados durante mucho rato o cruzar las piernas, porque favorece el estancamiento de la sangre en las venas. Si viajáis en avión o en tren, procura levantaros de vez en cuando para favorecer el retorno venoso.

Masaje para las piernas

Haz un masaje en las piernas desde los pies hacia arriba, siguiendo el sentido de la circulación venosa. De esta manera aumentará la velocidad del retorno venoso. Podéis potenciar el efecto de este masaje aplicando un aceite base mezclado con aceites esenciales de limón, ciprés, Gault, romero, siempreviva, etc.

Alterna duchas de agua fría y tibia

De este modo, ayudaréis a activar la circulación sanguínea.

Aumenta el consumo de alimentos ricos en bioflavonoides y vitamina C

Los bioflavonoides −como la rutina o quercitina, por ejemplo− son sustancias presentes principalmente en la parte blanca interna de los cítricos y que acompañan y potencian la acción de la vitamina C. Tienen una gran acción antioxidante y ayudan a fortalecer las paredes de los vasos sanguíneos. Por otra parte, la vitamina C favorece la síntesis de colágeno y, por tanto, también ayuda a fortalecer las paredes de los vasos sanguíneos.

Aumentad el consumo de alimentos ricos en ácidos grasos esenciales omega-3

Favorecen una buena circulación sanguínea. Encontramos buenas fuentes de omega-3 en los pescados azules pequeños (sardinas, boquerones), las semillas de lino y de chía, las nueces y las algas.

Evitad los productos azucarados

El azúcar es un producto que encontramos a menudo en muchos de los alimentos de consumo diario (galletas, cereales de desayuno, mermeladas, yogures…). El azúcar, además de debilitar el sistema inmunitario, provoca deficiencia e interfiere en la absorción de minerales; en parte, causa pérdida de elasticidad y de funcionalidad de los tejidos. Por lo tanto, siempre es mejor optar por productos sin azúcar refinado añadido y que contengan otros endulzantes propios de las frutas o melazas de cereales, por poner un ejemplo.

Jordina Casademunt

Nutricionista

Jordina Casademunt

Ahora puedes pedir cita con
Jordina Casademunt en La Consulta de Soy
936 338 063 Correo electrónico