La carbonara al igual que la boloñesa es una de las salsas de la cocina italiana más famosas y cocinadas en el mundo. Usando el término carbonara encontramos muchas recetas versionadas y adaptaciones según el país, sus tradiciones culinarias y estilo. En nuestras tierras se suele preparar la carbonara con crema de leche, cebolla y beicon. Pero en realidad la verdadera carbonara es originaria del centro de Italia y más concretamente de la ciudad de Roma y los ingredientes originarios de la receta son pasta de trigo duro, huevos frescos, pecorino romano, aceite y pimienta negra. Más tarde, a la receta original se le añadió el guanciale, sustituido a menudo por el beicon.

En la versión vegetariana que os proponemos hemos utilizado cebolla y sustituido el beicon por unos tomates cherry horneados y especiados con orégano y albahaca que le confieren el plus de sabor que nos aportaría el cerdo. Una versión más ligera, con menos grasas saturadas y con mayor contenido en hortalizas teniendo en cuenta que además los tallarines llevan espinacas en su composición.

Esta carbonara vegetariana es facilísima de elaborar y conquistará vuestro paladar y el de vuestra familia a la vez que os nutrirá y saciará. Un plato muy completo que aporta una buena fuente de proteínas provenientes del huevo, el queso parmesano y el trigo, grasas saludables de la yema del huevo y el aceite de oliva.

Recuerda que es importante que escojas huevos de calidad, a poder ser ecológicos, teniendo en cuenta que además en esta receta los vamos a comer crudos.

Para 4 personas

Ingredientes:

  • unos 30 tomates cherry en rama
  • 4 dientes de ajo:
  • 100 ml de aceite de oliva + 4 cucharadas
  • especias: orégano y albahaca
  • zumo de ½ limón
  • cáscara de ½ limón
  • 80 gr de queso parmesano
  • 5 huevos
  • 1 cebolla
  • 500 gr de tallarines de espinacas
  • sal y pimienta

Elaboración:

  1. Calienta el horno a 180°C.
  2. Para empezar, lava los tomates cherry y ponlos en una bandeja de horno.
  3. Añade el aceite de oliva por encima, además de sal y pimienta. Después esparce el orégano y la albahaca, vierte el zumo de limón y ralla la cáscara del 1/2 limón por encima.
  4. Ponlo en el horno durante aproximadamente 1 hora a 180°C, cuidando de que no se queme.
  5. Seguidamente, corta la cebolla en trocitos.
  6. Si el parmesano es a granel, tritúralo con un procesador de alimentos.
  7. En un bol, bate los huevos con un tenedor, y añade sal, pimienta y el queso parmesano triturado. ¡Mézclalo bien!
  8. En una sartén grande, calienta las 4 cucharadas soperas de aceite de oliva a fuego lento, antes de añadir los trocitos de cebolla y dejarlos dorarse lentamente.
  9. Mientras, cocina los tallarines siguiendo las instrucciones del envase. Escúrrelo y reserva.
  10. Después, en la misma sartén, para el fuego y añade la pasta, seguido de la mezcla de huevo y parmesano. Remuévelo con una cuchara de madera, hasta que todo esté caliente.
  11. ¡Ahora ya sólo te queda preparar los platos, servir los tallarines y añadir los tomates cherry horneados y unas rebanadas de limón!

¡Y listo!

Barbara Catteau
https://greenandpepperfood.com/