En verano, con las altas temperaturas, debemos agudizar el ingenio para buscar estrategias con las que hacer frente al calor sofocante y que nos ayuden a refrescarnos por dentro y por fuera. Aire acondicionado, baños en la playa o piscina, siestas a la sombra, fruta fresca… tenemos mil y una opciones, pero, en España, es imposible concebir un verano sin su bebida por excelencia: el gazpacho, esa mezcla de vegetales triturados y aliñados que se guarda en la nevera y que nos aguarda fresco y delicioso para recuperarnos del bochorno exterior.

Sabor, textura y etiquetado, asignaturas pendientes de los gazpachos comerciales

Los orígenes del gazpacho son inciertos. Se sitúan en la zona de Andalucía, y se trata de una especie de sopa a base de pan, ajo, aceite, vinagre, agua y sal que se popularizó con gran aceptación entre campesinos, pastores y demás gente humilde. Se elaboraba con la técnica del majado y era similar al también famoso ajoblanco. No fue hasta el descubrimiento de las Américas, cuando se introdujeron el tomate y el pimiento en la Península, que empezaron a incluirse estas hortalizas y otras a la receta base, lo que la hizo más parecida a la versión del gazpacho actual. Así, encontramos gazpachos fríos y calientes, como el extremeño, rojos, blancos, verdes, dulces…

Es una fuente importante de vitaminas, minerales, con propiedades antioxidantes y de fibra, por lo que resulta saciante. En la actualidad encontramos mil y una versiones, tantas como la imaginación nos permita. No hay forma más deliciosa y rápida de refrescarnos y a la vez nutrirnos y, gracias a la tecnología actual, es también rápida y fácil, ya que solo necesitamos ingredientes de gran calidad y una trituradora.

No obstante, para los más perezosos o para esos días en los que vamos justos de tiempo o simplemente no nos apetece entrar en la cocina, existen las versiones envasadas comerciales que podemos encontrar en cualquier supermercado. ¿Pero realmente merece la pena consumirlos? ¿Existen diferencias con el casero?

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha realizado un estudio de sabor con catadores expertos en 43 gazpachos y 21 salmorejos (otra variante de la receta original) de marcas conocidas y acaba de hacer públicas sus conclusiones. Se trata de una organización independiente sin ánimo de lucro que ofrece contenidos e informaciones al consumidor con el objetivo de que contraten servicios y compren productos estando bien informados.

La mayoría de los gazpachos no llevan pan entre sus ingredientes, detalle que les hace aptos para celiacos, pero les proporciona una textura aguada y desligada alejada de la tradicional. Ejemplo de ello son Carrefour Selección con tomate raff, Alvalle Suave, Solfrío, Auchan Suave o Bo de Debó, entre otros.

Otra característica que los aleja del sabor tradicional es el toque avinagrado en exceso, que podemos encontrar en los gazpachos Biosabor Ecológico, Carrefour, Dia, Hacendado Suave o Chef Select Suave.

El estudio continúa mencionando a los que aportan un toque amargo, como Alvalle Original o Allpende; demasiado ácido, como BIo Sabor Ecológico y Bio Don Simón; los que en vez de gazpacho parecen una sopa fría de verduras, como Bio Sabor de Invierno Ecológico, y los que huelen y saben a salsa de pimientos de piquillo como Carrefour Suave sin pepino.

No obstante, la OCU encuentra buenas opciones en los gazpachos Chef Select Tradicional (Lidl), Aliada Tradicional (El Corte Inglés), Hacendado Andaluz (Mercadona), El Corte Inglés Tradicional, Don Simón Tradicional, Santa Teresa, Hacendado Tradicional (Mercadona), Hacendado Suave (Mercadona) y Supersol de hortalizas frescas.

Si hablamos del salmorejo, no sale mejor parado que su homónimo, ya que, según la cata, su textura no es cremosa, si no que se acerca más a una papilla grumosa y aporta sabor a pimiento, ingrediente que nada tiene que ver con la receta original. Además, incorpora cantidades excesivas de sal, ya que no baja de los 2 g por cada 250 ml, y en algún caso llega a 3 g, más de la mitad diaria máxima recomendada por la OMS. En el ranking, los mejor puntuados son Alvalle y Hacendado estilo Cordobés. Suspenden, sin embargo, Santa Teresa Pan de Pueblo, Allpende, Don Simón y Solfrío.

Para poder obtener todos los datos y ampliar la información, la OCU nos ofrece en este enlace el acceso al comparador completo: https://www.ocu.org/alimentacion/alimentos/test/comparar-gazpachos

Finalmente, el estudio también suspende en etiquetado, ya que, al analizar la información, algunos omiten el porcentaje concreto de los ingredientes empleados, a pesar de que sí aparecen en la imagen del envase, con lo que se incumple la normativa.

Es evidente que existen mil opciones, pero ninguna como hacerlo uno mismo. En Soycomocomo o Etselquemenges, te ofrecemos recetas rápidas y deliciosas para que disfrutes cuidándote. ¡Descúbrelas!