04-Ou-ferrat--e1459866486498Cambiar el arroz por la coliflor es una forma sencilla de incorporar más verdura en el plato y, cocinada así, queda deliciosa. La coliflor es una verdura de invierno, que aún podemos encontrar fácilmente y que es muy conveniente en estas fechas –cuando los resfriados de primavera empiezan a ganar protagonismo–, ya que ayuda a potenciar el sistema inmunológico. Gracias a un compuesto químico presente en las crucíferas, estimula la acción de las defensas del intestino, es decir, los soldados que trabajan en el intestino para luchar contra cualquier agente desconocido y que nos podría enfermar.

Huevo para completar el plato

Para hacer un plato completo, podemos optar por acompañar la coliflor con proteína tanto vegetal como animal. En este caso, hemos elegido huevos, todo un superalimento por su alto contenido en nutrientes y proteínas, minerales como hierro y vitaminas como la D, A y E. Podemos tomar uno o dos, según nuestra capacidad digestiva. Hay personas que con un huevo ya quedan saciadas y que, si tomasen dos, se sentirían más pesadas y sin poderlos digerir tan bien, síntoma de poca capacidad digestiva. Por otro lado, hay personas que tienen una buena capacidad digestiva y que pueden digerir perfectamente dos huevos sin sentirse pesados. Además, para empezar a comer saludable no es preciso renunciar a placeres como los “huevos fritos”, de los cuales haremos una versión más saludable igual o más rica.

05-Resultat--768x512

Vitamina C y hierro, grandes amigos

Para poder aprovechar el máximo sus nutrientes, sobre todo la vitamina C y vitaminas del grupo B, es esencial cocinarla a baja temperatura y durante poco tiempo, como mostraremos en esta receta. Además, gracias a la combinación con tomate, obtendremos un plato muy rico en vitamina C, que nos ayudará a absorber el hierro del huevo que acompaña la receta. Estudios científicos demuestran que combinar el hierro no-hemo (el del huevo y vegetales) con alimentos ricos en vitamina C ayuda a aumentar un 50% su absorción.

Hipotiroidismo

En casos de hipotiroidismo, se aconseja acompañar la coliflor (como todas las crucíferas en general) con algas, para evitar el efecto de los cianógenos, que impiden que el organismo absorba yodo.

Evitar flatulencias

Incluir comino en las recetas es esencial para las personas que acostumbran a tener gases cuando comen coliflor u otro tipo de crucíferas.

01-Ingredients--e1459866536954

La receta

Ingredientes para 2 personas

  • 1 coliflor entera / 300-350 g de coliflor
  • 2-4 huevos ecológicos (código 0)
  • 1 bote de tomate en conserva natural de Eco Salim
  • 1 zanahoria
  • 3-4 c.s. de aceite de oliva virgen extra
  • 2 c.s. de comino
  • 1 c.p. de sal

Preparación

  1. Enjuagar y cortar la coliflor a trozos medianos.
  2. Incorporar abundante agua en una olla y llevar a ebullición. Escaldar la coliflor unos 10-15 minutos.
  3. Poner una sartén a fuego lento con un chorrito de aceite. Cuando la coliflor esté hecha, incorporar a la sartén y desmenuzar hasta que quede en forma de arroz. Cuando esté bien desmenuzada, retirar y servir en un plato.
  4. Paralelamente, hacer la salsa de tomate batiendo un bote de tomate en conserva natural, una zanahoria pelada y cruda para reducir la acidez del tomate, el aceite de oliva, un pellizco de sal y el comino. Poner la salsa sobre del plato de coliflor.
  5. Hacer los “huevos fritos” en la misma sartén donde se ha desmenuzado la coliflor. Echar un chorro de aceite a la sartén y, cuando esté muy caliente, añadir el huevo. Tapar y dejar que se haga la clara al mismo tiempo que la yema queda cruda. Es un procedimiento muy sencillo en el que no añadimos más aceite y evitamos hacer fritos con aceites de mala calidad.
  6. Servir el huevo sobre la salsa de tomate y ya tenemos una receta sencilla, saludable y exquisita.

Mireia Galtés

Graduada en Publicidad y relaciones públicas, estudiante de Dietética en el Institut Roger de Llúria y bloguera en Lemon’s Secrets.