El botiquín se va llenando de remedios naturales cuando los hijos llegan a la familia. Probamos alternativas diferentes y siempre con la misma intención: que sean eficaces, pero que no tengan efectos secundarios perjudiciales, como ocurre con la gran mayoría de remedios alopáticos. No queremos cargar sus pequeños órganos de eliminación, aún en desarrollo, y, por otra parte, el objetivo no es solo apagar los síntomas, sino actuar sobre la raíz del problema.

cobre y bismuto

Hay un montón de posibilidades dentro del universo de los remedios naturales: fitoterapia, homeopatía, terapia con probióticos… Es cuestión de probar –siempre con la supervisión de un especialista– y de encontrar la opción que nos dé mejores resultados.

Oligoterapia catalítica, una gran desconocida

Dentro del mundo de los remedios naturales, hay que ser prudentes: no todos son aptos para todo el mundo. Hay unos cuantos que no se pueden tomar durante el embarazo o en los primeros años de vida, por ejemplo. Esto también afecta a las dosis: cambian según cada etapa de la vida.

La oligoterapia catalítica es un tipo de terapia natural poco conocida, pero que merece la pena descubrir, por muchas razones. ¡Descubrámoslas!

Consiste en administrar dosis mínimas de oligoelementos para ayudar al organismo a resolver un desequilibrio funcional, es decir, cuando no hay alteración de las estructuras. Los oligoelementos son cofactores enzimáticos indispensables para el funcionamiento de las enzimas que intervienen en diferentes rutas metabólicas y en muchas funciones orgánicas. Dicho de forma más simple, son sustancias que necesitamos para que el organismo funcione bien. Estas sustancias las tenemos que obtener de fuentes externas, ya que el organismo no las fabrica por sí solo.

El tratamiento completo con oligoterapia consiste en administrar, por un lado, oligoelementos para regular el tipo de respuesta que suele dar un paciente a la enfermedad (actúan sobre el terreno) y, por otro, oligoelementos para el desajuste concreto (donde se manifiestan los síntomas).

La oligoterapia es compatible con cualquier otro tratamiento y es apta para todos –niños, lactantes, embarazadas, ancianos, deportistas, personas polimedicadas…–, y no tiene ningún riesgo de reacción adversa, lo que la hace especialmente interesante. Además, es muy sencilla de utilizar, ya que es de venta libre y se administra por vía oral.

Cobre y bismuto, vías altas fuera de peligro

Una de las pesadillas recurrentes de los padres son las infecciones en las vías altas de los niños. Gargantas infectadas, mocos, resfriados, otitis o conjuntivitis son males comunes en los primeros años de vida.

El cobre y el bismuto son dos oligoelementos que actúan sinérgicamente para devolver la salud a las vías altas y evitar, de este modo, medicamentos con efectos adversos que debilitan el terreno de los niños.

Por otra parte, el cobre contribuye a que el sistema inmunitario, encargado de combatir de forma natural virus y bacterias, funcione cómo debe funcionar. Asimismo, es un gran antiinflamatorio. Como parte del proceso, puede aumentar un poco la temperatura corporal y –también hay que decirlo– tiene un sabor metálico que puede producir cierto rechazo.

El bismuto también tiene un papel antiinfeccioso, y concretamente está indicado para las vías altas. Con el cobre, hace un tándem letal; trabajan de forma eficaz, en sinergia: es decir, ante cualquier amenaza de infección, el cobre es una alternativa interesante, pero, si el problema tiene que ver con mocos, entonces no hay nada mejor que recurrir a ambos, al cobre y al bismuto.

Cómo se deben tomar

Estos complementos se administran por vía sublingual –se dejan bajo la lengua 1-2 minutos, y luego se tragan–, que es como se absorben mejor, ya que se trata de una zona muy vascularizada. En el caso de los bebés, se aplica el líquido poco a poco por toda la cavidad oral, y no se debe mezclar con otros líquidos (zumos, agua, leche…).

Es importante asegurar un ayuno previo de una hora y que pasen, como mínimo, quince minutos antes de volver a ingerir alimentos, para evitar interferencias. Si se toman ambos oligoelementos (cobre y bismuto), lo ideal es espaciar las tomas un cuarto de hora, en el orden que sea.

Hay diferentes marcas en el mercado; por ejemplo, Labcatal, Ifigen, Artesania Agrícola, entre otros. Una vez más, lo mejor es que este tratamiento lo indique el naturópata o el terapeuta de confianza, para que sea más acertado y efectivo.

Artículo exclusivo para socios

Pilar Rodrigáñez

Dietista

    @pilarrodriganez
Pilar Rodrigáñez

Ahora puedes pedir cita con
Pilar Rodrigáñez en La Consulta de Soy
936 338 063 Correo electrónico