1. Ajo negro:

Es un alimento de origen japonés, con un sabor muy suave y dulce. A simple vista, parece seco, pero, cuando lo abrimos y lo cortamos, vemos que su textura es muy blanda y de color negro intenso.

Si el ajo blanco ya es considerado un alimento magnífico, el ajo negro tiene los componentes medicinales aún más concentrados. Está compuesto por vitaminas, minerales y aminoácidos que comparten e intensifican algunas de sus propiedades.

El ajo negro tiene propiedades antibacterianas y antisépticas y ayuda a potenciar el sistema inmunitario, ya que aumenta el número de linfocitos (células del sistema inmunitario). También es un gran antihipertensivo, mejora la circulación sanguínea, disminuye la agregación plaquetaria y ayuda a reducir los niveles de colesterol, triglicéridos y azúcar en sangre.

Además, es considerado un antioxidante muy potente porque contiene muchos polifenoles y vitamina C.

Ajo negro

2. Aceite de aguacate:

El aguacate es una fruta de la que se extrae un aceite con una concentración muy alta de minerales, como el potasio, el hierro o el fósforo, ácido fólico, betacaroteno y vitaminas de carácter antioxidante, especialmente vitaminas E, K y B.

Estos ácidos grasos que contiene son muy beneficiosos para la salud, ya que son ricos en antioxidantes que nos ayudan a protegernos de enfermedades cardiovasculares, a combatir los daños causados ​​por los radicales libres y la oxidación de las células.

Además, también ayuda a equilibrar la tensión arterial. Es especialmente conveniente para personas con varices o flebitis.

Aceite de aguacate

3. Ashwagandha:

El ashwagandha es un arbusto de la familia de las solanáceas que crece en la India, Pakistán y Sri Lanka. Se considera un adaptógeno, ya que nos ayuda a gestionar el estrés, la ansiedad, la depresión y mejorar la calidad de vida en general. Se suele recomendar en muchas situaciones patológicas como artritis, insomnio, asma, leucoderma, bronquitis, problemas menstruales y algunas patologías autoinmunes.

Ashwagandha

4. Rhodiola:

Es una planta adaptógena de la familia Crassulaceae que actúa en el hipotálamo (donde se inicia la respuesta hormonal del estrés) para ayudar a modular el sistema nervioso y aumentar la capacidad de resistir al estrés. Estimula la actividad de serotonina y así evita o reduce la depresión y la ansiedad; aporta tranquilidad diurna y ayuda a descansar mejor por la noche.

Rhodiola

5. Sopas depurativas:

Las sopas depurativas se preparan con una amplia variedad de vegetales que favorecen la eliminación de toxinas y residuos del cuerpo. Son ricas en vitaminas y minerales y las propiedades varían según los ingredientes.

Sopas detox

6. Hojas de brócoli:

Las hojas del brócoli también son comestibles y, como todas las hojas verdes en general, sirven para depurar el organismo y ayudarnos a hacer frente a diferentes patologías. Además tienen pocas calorías y muy pocas grasas.

Contienen mucha fibra (mejoran el estreñimiento), minerales como hierro, magnesio, calcio, potasio, y antioxidantes como betacarotenos (precursores de la vitamina A).

Hojas de brocoli

7. Coliflor:

Parece que la coliflor será la hortaliza del año. Pertenece a la familia de las coles (las crucíferas) y ayuda a regular el tránsito intestinal y a mantener la flora en buen estado.

Es baja en calorías, rica en fibra, en vitaminas (mucha vitamina C y vitaminas del grupo B, como ácido fólico o B9 y piridoxina o B6), en minerales (potasio, calcio y magnesio, hierro y azufre) y antioxidantes.

La coliflor es rica en compuestos de azufre, con muchos beneficios para la salud. Por un lado, ayudan a depurar el hígado y a eliminar toxinas que, con el tiempo, podrían desencadenar la aparición y proliferación de células cancerosas. Por otra parte, ayudan a proteger el estómago -ya que podrían favorecer la eliminación de bacterias como el Helicobacter pylori- y otras partes del cuerpo como el colon, ya que ayudan mantener el sistema inmunitario del intestino, y reducen el riesgo de colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn.

Lo único que hay que tener en cuenta es que se trata de un vegetal que suele causar bastantes flatulencias; así pues, las personas con sensibilidad deberían acompañarla con semillas y verduras carminativas como comino o hinojo, o tomar una infusión digestiva de postre.

Hay que vigilar en caso de hipotiroidismo, ya que las crucíferas contienen compuestos que pueden bloquear la absorción y la utilización del yodo por parte de la glándula tiroides, sobre todo si se consumen crudas o poco cocinadas.

Coliflor

8. Mocktail:

Los mocktails o vocktails son cócteles sin alcohol preparados a base de frutas y verduras; una alternativa a los cócteles convencionales, que contienen alcohol y azúcares.

Mocktails

9. Kimchi:

Es un fermentado que viene de Corea. Tradicionalmente se prepara con una base de col china deshidratada con sal y acompañada de otras verduras crudas, ensaladas con ajo, jengibre, salsa de pescado y una cantidad generosa de copos de chile coreano.

Kimchi

10. Koji:

Se trata de un hongo comestible llamado Aspergillus oryzae, cuya fermentación se utiliza para hacer salsa de soja, shoyu y tamari.

Este proceso mejora la digestibilidad y asimilación de los nutrientes de la soja de procedencia japonesa y de otros países de Extremo Oriente.

Gina Estapé
Gina Estapé

Dietista-nutricionista y creadora del Instagram y del blog My Healthy Bites.

  @ginaestape   @myhealthybites