Generalmente, cuando comemos fuera de casa rompemos mucho con las rutinas habituales del día a día, sobre todo respecto a la alimentación. Durante el año hacemos una alimentación saludable y variada, tenemos nuestros menús, nuestras recetas estrella… pero los fines de semana y las vacaciones, cuando nos vamos fuera, ya sea cerca o al extranjero, a menudo hacemos muchas comidas de restaurante y cuesta más seguir pautas saludables: tendemos a comer más y a hacer más excepciones.

Sin embargo, esto no debe ser un impedimento para comer sano.

Si salimos fuera y comemos en restaurantes, hay ciertos trucos que podemos tener en cuenta para no pasarnos con los excesos:

1- Búsqueda previa

Antes de viajar, realizar una búsqueda de restaurantes saludables donde poder ir a comer o cenar. Hacer un listado con establecimientos con opciones sanas. Hay aplicaciones para móvil, como Happy Cow, con establecimientos saludables, vegetarianos y veganos en todo el mundo.

2- Evitar el fast food

Si no se dispone de un listado, buscar restaurantes con una carta que permita elegir opciones saludables. De esta manera será más fácil hacer buenas elecciones. Evitar los establecimientos de fast food.

3- De primero, verdura

Pedir siempre un primero de verdura: ensalada, gazpacho, cremas, verduras a la brasa, asadas… en el formato que más gusten, ¡pero que nunca falten!

4- De segundo, proteína

Complementar el primer plato con un segundo saludable y variando entre las siguientes opciones:

  • Carne, pescado, huevo o marisco: aprovechar, si se está en una población costera, para pedir pescado fresco de playa.
  • Legumbres: lentejas, garbanzos, guisantes, habas, judías.
  • Cereales: lo ideal sería poder encontrar opciones con cereales integrales (quinoa, mijo, arroz integral, trigo sarraceno…) pero no todos los restaurantes tienen. De todos modos, una paella también podría ser una buena opción.

5- Evitar…

Preparaciones con muchas salsas, fritos o rebozados.

6- El pan

Evitar pedir pan de acompañamiento. El pan menudo quita el hambre y puede hacer que luego no se coman otros alimentos más interesantes. Además, no todos los establecimientos tienen pan de calidad.

7- Respetar el apetito

Cuando vamos a restaurantes, a menudo comemos más de la cuenta. Es importante respetar el apetito: no hay que quedarse con hambre, pero tampoco demasiado llenos.

8- Para beber

Pedir agua para beber. Evitar los refrescos, zumos y bebidas con alcohol.

9- Los postres

Tomar fruta de postres. Esto no quita que algún día puntual se pueda hacer una excepción y comer algún tipo de dulce, pero que no sea lo habitual. Es mejor optar por fruta o, si no se tiene más hambre, también se puede pedir una infusión.

10- Para una buena digestión…

Si cuando, al comer fuera de casa, hay problemas para digerir, se puede tomar ½ c.p. de pasta de umeboshi antes de comer para estimular los jugos gástricos y favorecer la digestión. También se puede tomar umeboshi en cápsulas, como Umebol.

11- Los peques

Evitar los menús infantiles para los más pequeños, ya que a menudo son muy poco saludables: pasta con tomate, pizza, hamburguesa con patatas fritas, salchichas, croquetas, helado. Los niños no deben comer diferente que un adulto y, por tanto, también pueden tomar opciones saludables de la carta.