Ya hace un tiempo que corre por las redes y los grupos de WhatsApp el menú infantil del Hotel Mirasierra de Segovia, con un planteamiento que es un despropósito total. Una de las máximas es que la alimentación no puede ser ni un premio ni un castigo.

Pues, en este hotel hay dos opciones de menús infantiles en clave de “bueno” y “malo” que atentan contra la educación nutricional y la crianza respetuosa:

  •  “Menú para niños que se portan bien”: el menú infantil clásico con croquetas y nuggets.
  •  “Menú para niños que se portan mal”: una opción saludable con verduras y pescado.

¿Qué mensajes dan?

  • Que la verdura y el pescado no gustan a los más pequeños y que, por ello, la comida será una penitencia si se portan “mal”. En cambio, si se portan “bien”, podrán disfrutar de rebozados, refinados y azúcares, entre otros.
  • Que los niños deben comer diferente que los adultos.
  • El movimiento y la libertad son actitudes incorrectas. Según la experta en crianza Míriam Tirado, no se puede pretender que niños de tres o cuatro años se sienten en la mesa sin moverse. De hecho, durante la primera infancia (0-6 años) no pueden estar sentados toda una comida como los adultos.

soydenuncia

¿Qué opciones suele haber en los menús infantiles?

En general, los menús infantiles son un desastre nutricional con opciones muy poco saludables y una ausencia total de verdura y fruta.

De primero, pasta refinada como macarrones, espaguetis o lasaña. Y de segundo, rebozados, que a menudo no son ni caseros –sino congelados–, como los nuggets, las croquetas o los calamares a la romana acompañados, obviamente, de patatas fritas. Siempre con el kétchup como gran elemento para mojar y llenar de color el plato.

Los postres son dulces cargados de azúcar: helados, natillas o flanes, entre otras “exquisiteces”.

¿Qué podemos hacer cuando vamos a un restaurante?

Debemos recordar que los más pequeños aprenden por imitación y que comer en familia es clave para su desarrollo. Así que es muy importante que los progenitores sean un modelo de buenos hábitos para los hijos también cuando comen. También debe haber una coherencia entre el tipo de alimentación que hacemos en casa y la que practicamos cuando salimos, sin obsesionarnos, porque la rigidez tampoco es sana.

Aunque los menús infantiles sean un crimen nutricional, no debemos desistir. Debemos reclamar que se incluyan opciones sanas, porque es una cuestión de oferta y demanda. Si mucha gente lo pide, se plantearán que hay una necesidad que tienen que cubrir.

Hasta que esto no ocurra, tenemos varias opciones. Si cada uno quiere pedir un plato, podemos pedir medias raciones para los más pequeños con platos de la carta. Otra alternativa es compartir platos entre todos, tanto entrantes como principales. Es fácil incorporar verdura, porque muchos restaurantes la incluyen entre los primeros platos –ensalada, escalivada o parrillada de verduras.

Finalmente, debemos tener claro que no hay una dieta especial para niños, que a partir de los dos años pueden comer como un adulto saludable. Además, la comida debe ser un placer y no debemos estigmatizar ciertos alimentos. No debemos transferir nuestros prejuicios hacia determinada comida.

En cuanto al movimiento, vivimos en un mundo adultocéntrico y pretendemos seguir haciendo lo mismo que antes de tener hijos sin pensar que, para ellos, puede ser muy aburrido y poco estimulante estar sentados en un bar o un restaurante sin poder moverse. En la ciudad, hay locales que son kidsfriendly con espacio de juegos. Cuando hace buen tiempo, los fines de semana podemos salir a hacer un picnic o una barbacoa y disfrutar del aire libre. También hay masías o restaurantes que tienen parques o juegos fuera y hay, incluso, algunos que tienen animales de granja. Pensemos en ellos y en sus necesidades y todos lo pasaremos mejor.

SOY Denuncia

  • ¿No os han sabido informar de los alérgenos en algún restaurante?
  • ¿Habéis solicitado algún plato vegetariano y os han ofrecido una ensalada con atún?
  • ¿Os habéis alojado en un hotel y para desayunar solo había tostadas con mermelada, cereales de desayuno o bollería?
  • Cuando os envían el menú escolar, ¿os lleváis las manos a la cabeza porque hay poca verdura y muchos fritos y refinados?

Nos podéis contar vuestro caso a info@soycomocomo.es y haremos un artículo SOYDenuncia.

Lluca Rullan

Periodista y dietista integrativa

  @llucarullan   @llucarullan
Lluca Rullan

Ahora puedes pedir cita con
Lluca Rullan en La Consulta de Soy
936 338 063 Correo electrónico