1. Sabores florales

Las flores comestibles se están democratizando y traspasan las fronteras de restaurantes exclusivos o vanguardistas. Esta Navidad, Mercabarna destacó las flores comestibles como uno de los productos que han tenido más demanda junto con las minihortalizas.

Sergi de Meià ya hace un tiempo que apuesta por su propia versión de ceviche. Una representación de la huerta en un plato, en el que también tienen cabida flores de tupinamba y pensamientos.

Más allá de la estética, la tendencia será incluir flores con efectos terapéuticos, como la lavanda, la flor de saúco o las rosas. No solo se añadirán a una ensalada o un postre, sino también para aromatizar bebidas, como, por ejemplo, un té con hibisco.

2. Kombucha

Los múltiples beneficios del té kombucha la están posicionando como una bebida cada vez más consumida mundialmente. Es conocido como “el elixir de la vida y la eterna juventud” por sus propiedades desintoxicantes y energizantes.

La fermentación convierte esta bebida en una fuente de natural de probióticos que nos facilitará las digestiones y nos ayudará a mejorar la composición de la microbiota intestinal, aportando miles de bacterias sanas. Además, el kombucha refuerza el sistema inmune, mejora las alergias, rebaja el colesterol y reduce los trastornos menstruales y los sofocos de la menopausia, entre muchos otros beneficios. Amplía la información en este artículo sobre el kombucha.

3. Fermentados

La salud intestinal es vital para la salud general del cuerpo, y los fermentados en general, aparte del kombucha, cada vez son más apreciados. Serían alimentos como el chucrut, el kimchi, el kéfir, el miso, el tempeh o el natto.

Los prebióticos, alimento de las bacterias sanas, también son imprescindibles para una buena salud intestinal y se les están dedicando libros completos. Los alimentos más interesantes como fuente de prebióticos son los que tienen fibra fermentable y/o polifenoles, como la manzana y la pera cocida, el plátano, las zanahorias cocidas, las semillas de chía o de lino hidratadas (mucílago), la patata o boniato cocidos y enfriados, las lentejas y garbanzos, los copos de avena, el cacao, la canela o la miel cruda.

4. Plant-based

Ya hace tiempo que desde Soycomocomo estamos defendiendo que la base de la alimentación deben ser las verduras y hortalizas. La moda de plant-based ha venido para quedarse y cada vez hay más gente que la ha adoptado en su día a día. Los vegetales están tomando protagonismo y mucha gente incluso decide llevar una alimentación vegetariana o vegana.

Muchos restaurantes apuestan por los vegetales más allá de las ensaladas e inundan restaurantes saludables con platos vegetarianos, veganos o flexitarianos.

5. Chips de verduras al horno

La patata frita está desterrada de una alimentación saludable, pero no paran de aparecer opciones saludables. Se pueden hacer chips de raíces como chirivía o zanahoria, pero también de boniato o calabaza, entre otros.

Para prepararlas, solo hay que cortar las raíces o tubérculos en forma de palitos, untar en aceite de oliva virgen y especias al gusto como cúrcuma, pimienta negra, curry, pimentón, tomillo, orégano, etc.

Foto: Pau Esculies. Cocina: Montse Vallory.

6. Vuelven las legumbres

Vuelven con fuerza las opciones vegetarianas de proteína. Las legumbres son una fuente proteica de casa, económica, fácil de cocinar y versátil en la cocina. Los garbanzos y las judías nos aportan proteína de alto valor biológico; en cambio las lentejas se tienen que combinar con frutos secos o algún cereal durante el día para conseguir proteína completa.

Se puede tomar caldosa ahora en invierno, en ensalada más en verano, en hummus, hamburguesas vegetales o pasta. ¡Sí! Ahora también puedes encontrar pasta de legumbres: garbanzos, lentejas o guisantes de la marca Biográ.

También se comercializan snacks de garbanzos, quinoa o lentejas como alternativa a las patatas chips de bolsa.

Foto: Pau Esculies. Cocina: Montse Vallory.

7. Colágeno

El colágeno, conocido como la “proteína de la juventud” ayuda a mejorar la salud de las articulaciones, tendones huesos y piel. Mejora la artritis, reduce los dolores articulares, ayuda a ganar musculatura, rejuvenece la piel y, en general, mejora el equilibrio de aminoácidos.

Para obtener colágeno debemos recuperar viejas costumbres de cuando no se desperdiciaba nada de los animales. Ya hace unos años que se está recuperando el caldo de huesos o caldo de pescado, y también platos típicos como los pies de cerdo, lengua estofada o tripa.

La escrupulosidad hace que muchos opten por suplementos de colágeno, en forma hidrolizada, que tiene más garantías de llegar a huesos y cartílagos. También están empezando a aparecer en el extranjero caldo de huesos en polvo de la marca Paleo Pro y todo apunta a que se añadirá como fuente de proteína en batidos o como sustituto de harina en la preparación de creps o panqueques.

8. Setas funcionales

Ya hace unos años que hablamos del reishi o el shiitake como setas medicinales inmunoestimulantes. Ya sabemos que se pueden añadir en caldos o salteados de verduras, hacerlos estofados o en risotto. Mirad el especial de “Cocina con setas” de Gina Estapé.

La novedad viene porque ya se empiezan a comercializar en forma de polvo, y a añadir a caldos comerciales, bebidas, chocolate o café.

Shiitake

9. Cocina de Oriente Medio

El hummus y el falafel son muy conocidos y nos encantan. En este 2018 nos adentraremos más en la cocina de Oriente Medio con influencias persas, israelíes, marroquíes, sirias o libanesas. Conoceremos especias como el zataar, que es una mezcla de especias árabe. Pueden variar los ingredientes, pero suele llevar tomillo, sésamo, orégano, hinojo, comino y mejorana. Se mezcla con aceite de oliva y se usa como condimento de vegetales o carnes. La harissa es otra mezcla de especias, en este caso picante (pimientos rojos picantes, alcaravea, ajo, cilantro y se macera doce horas con aceite de oliva).

También se extenderá el consumo de tahina y de alimentos típicos de la gastronomía de estos países como las berenjenas o los garbanzos en diferentes preparaciones y combinados con especias.

Receta de falafel al horno con salsa picante de Mireia Galtés.

10. Bebidas sin alcohol

Están tomando fuerza las bebidas sin alcohol. Aguas saborizadas con frutas o hierbas aromáticas o mocktails. Son muy fáciles de preparar en casa y dan un toque diferente al agua.

Por otra parte, de cada vez hay una oferta más extensa de infusiones y tés en bares y restaurantes.

Mocktails

Alimentos poco saludables que también se pondrán de moda

  • Bares de cereales: bares donde puedes tomar cuencos de cereales de paquetes de marcas conocidas.
  • Brinner: de la contracción de breakfast y dinner es la moda de cenar un bol de cereales.
  • Freakshake: tendencia foodporn que consiste en tomar batidos descomunales que mezclan helado, donuts, tartas, jarabe de azúcar, brownies, nata y toppings de chocolate y cupcakes. ¡Una bomba de azúcar!

Lluca Rullan

Periodista y dietista integrativa

Lluca Rullan

Ahora puedes pedir cita con
Lluca Rullan en La Consulta de Soy
936 338 063 Correo electrónico