Estos makis sin arroz son ideales si buscáis una comida ligera, alcalinizante, antioxidante, baja en grasa de fácil digestión, muy desintoxicante y placentera.

La coliflor picada nos hace de “arroz” en esta receta; además aporta extra de alcalinidad y es el principal ingrediente depurativo. La coliflor es de la familia de las crucíferas, grandes conocidas por sus virtudes anticáncer. En concreto, la coliflor posee vitamina K, que es uno de los nutrientes antiinflamatorios más destacados. La vitamina K actúa como regulador directo de la posible inflamación.

La coliflor también contiene fitonutrientes llamados glucosinolatos que pueden ayudar a activar las enzimas de desintoxicación y regular su actividad.

Es cierto que, para que las crucíferas sean un verdadero alimento anticáncer, se han de consumir preferiblemente crudas y masticar muy muy bien, para que, así, se activen las enzimas. En esta receta, en la que la coliflor imita al arroz, gran parte del trabajo ya lo tenemos hecho, pues ha sido muy triturada y eso y una buena masticación asegurará que se activan sus maravillosas propiedades.

Para la elaboración de esta receta vamos a dar un toque de sartén, muy breve y suave, pues de esta manera sus enzimas no se destruyen por la cocción excesiva (la coliflor precisamente nos puede resultar, si no, un poco complicada de digerir; aunque si lo habéis probado y no es vuestro caso, podéis ponerla cruda).

El resto de ingredientes aportan frescor, textura, grasas de calidad y, con los germinados, mucha, muchísima nutrición. Así que no dudéis en añadir, tantos como queráis, ya sean de alfalfa, o brócoli, cebolla o brotes de guisante o girasol.

El alga nori es, además, un excelente aporte de minerales.

Y la salsa… ¡La salsa es la clave!

Podéis servir estos makis perfectamente en una cena de inspiración japonesa, acompañando una sopa miso o unos tallarines con shiitake. En ese caso, si tenéis a mano, acompañad estos makis con jengibre y, por qué no, también wasabi; ya veréis que os transportaréis a un restaurante japonés.

La receta

Cantidad: dos rollitos­­

Tiempo: 20 minutos

Utensilios: robot cocina o picadora

Ingredientes “arroz” de coliflor:

  • Unos 200 g de de coliflor
  • 3 dientes de ajo majados
  • ½ c.p. de comino molido
  • ¼ c.p. de sal
  • 1 c.s de aceite de oliva

Otros ingredientes para relleno:

  • 1 pepino pequeño
  • 1 aguacate pequeño
  • unas hojas de espinaca
  • germinados de alfalfa, cebolla o brotes de girasol

Salsa:

  • ½ T de zumo de manzana exprimido en casa
  • 3 c.p. de zumo de limón
  • 1 c.p. de tamari
  • 2 c.p. de aceite de sésamo u oliva suave
  • un trozo de jengibre picado o majado
  • unas semillas de sésamo negro
  • 2 hojas de nori sin tostar

Preparación:

  1. Quitar los tallos de la coliflor y picar en un robot de cocina o similar (como un túrmix con aplique de aspas anchas). Reservar.
  2. Pelar y trocear a lo largo el pepino y también el aguacate. Hacer juliana de hojas de espinaca. Reservar.
  3. Exprimir una mañana grande (hasta obtener unos 125 ml de zumo) y mezclar en un frasco con tapa con el resto de ingredientes de la salsa. Reservar.
  4. Picar chiquitito o majar los ajos y calentar una sartén con un poco de agua o caldo; cuando esté caliente añadir los ajos y el comino y dejar que se cocine un poco. Luego, añadir “el arroz de coliflor” y cocinar a fuego suave y sin parar de remover, unos 3 minutos. Apagar el fuego y reservar.
  5. Con la mise en place preparada, enrollar los makis. Preparar una esterilla para sushi y poner encima una lámina de nori con la parte brillante hacia abajo (tocando la esterilla) la parte rugosa hacia arriba (hacia la persona).
    Con la ayuda de una cuchara, extender la mitad de la coliflor recubriendo la mitad de la esterilla por donde se empieza a enrollar. Aplanar bien. Colocar encima la espinaca, el pepino, el aguacate y los germinados. Mojar ligeramente la parte final del alga, para ayudar a que se pegue al enrollar el maki. Enrollar el maki y presionar hacia uno mismo con la ayuda de la esterilla para que quede bien firme. Tiene que quedar un rollo bien prieto. (En internet, hay un montón de tutoriales sobre cómo se enrollan los makis).
  1. Cortar en 5 o 6 pedazos.
  2. Servir con la salsa.

Receta facilitada por Elka Mocker a Biospace