Además de estar presentes en la alimentación, los omegas deben estar en equilibrio entre sí para poder realizar su función antiinflamatoria o, dicho de otro modo, para evitar estados inflamatorios prolongados o crónicos. Unos y otros son ácidos grasos poliinsaturados y esenciales; es decir, un tipo de grasas que se obtienen solo a través de la dieta (no las sintetizamos) y, también, ambos provienen de alimentos de origen animal y vegetal.

En la dieta convencional suele haber un desequilibrio entre omega-3 y omega-6, en favor de este último, lo que resulta en un cuadro proinflamatorio que contribuye a una mayor incidencia de las enfermedades modernas, como la obesidad, la diabetes, la depresión, entre otras; y que se revierte cuando conseguimos una proporción mayor de omega-3 en la dieta, cómo hacían nuestros antepasados del paleolítico.

Aceites antiinflamatorios

Existen en la naturaleza algunos frutos oleaginosos que responden a esta necesidad de aportar una mayor proporción de omega-3, en relación a su contenido en omega-6. Es el caso de las semillas de lino o las de chía.

Menos conocidas son las semillas de Sacha Inchi, autóctonas de la cuenca del Amazonas y con una cantidad y proporción también muy interesantes de ácidos grasos. Contienen ácido alfa-linolénico (omega-3) y ácido linoleico (omega-9), que contribuyen a mantener los niveles normales de colesterol sanguíneo. El efecto beneficioso se obtiene con una ingesta diaria de 2 g de ácido alfa-linolénico o de 10 g de ácido linoleico (1 cucharada sopera).

Además, se trata de un alimento rico en vitaminas antioxidantes, como la vitamina A y E, muy importantes para proteger este tipo de ácidos grasos instaurados –extremadamente lábiles– de la oxidación.

Siempre de origen ecológico y extraídos en frío

El consumidor del aceite de Sacha Inchi debería vigilar que su producción sea respetuosa con el medio ambiente y también que, para obtenerlo, se utilicen procedimientos mecánicos y a partir de la extracción en frío, para evitar que los ácidos grasos se estropeen y sean perjudiciales para la salud.