Aunque nos abriguemos, tengamos cuidado y nos lavemos las manos frecuentemente, a veces es inevitable caer enfermos; la gripe, los resfriados y otras infecciones respiratorias están en el aire esperando encontrar un cuerpo desprotegido. Un simple estornudo de un amigo o compañero de trabajo puede mandarnos a la cama durante una semana.

Activa tus defensas con betaglucanos

Preparar el cuerpo para afrontar estos cambios de temperatura y evitar o disminuir los síntomas de la gripe es importante para la población en general, pero es básico para los grupos de riesgo:

  • Personas mayores.
  • Recién nacidos y niños hasta los cinco años.
  • Mujeres embarazadas.
  • Personas inmunodeprimidas.
  • Personas con enfermedades crónicas respiratorias o cardíacas.

Cómo tener las defensas siempre en forma

Por lo general, coincide que caemos enfermos con una bajada de las defensas y a eso sí se puede poner remedio. Lo mejor es anticiparse para evitar el contagio o, si no fuera posible, atenuar sus síntomas.

Debemos activar la primera línea de defensas, la inmunidad innata del cuerpo. La mejor prevención frente a la gripe es estar sano, con las defensas bien activas y disponer de un buen terreno.

Los betaglucanos son un polisacárido, un tipo determinado de fibra. Existen los (1,3) –(1,4)-betaglucanos, los betaglucanos solubles y los (1,3) -(1,6)-betaglucanos, los insolubles. Estos últimos son los que tienen más actividad biológica y los que nos interesan.

Cómo ayudan los betaglucanos a activar las defensas

Los betaglucanos activan la respuesta inmunitaria natural del cuerpo, respondiendo al “ataque” de virus y bacterias sin efectos secundarios negativos y mejorando el estado de salud y bienestar general. Estimulan la formación de glóbulos blancos; monocitos, macrófagos y células NK, toda la batería de defensas que el cuerpo necesita de primeras para hacer frente a un intruso.

Los betaglucanos pueden estimular el sistema inmunitario por largos períodos de tiempo sin desgastarlo, a diferencia de otros remedios naturales como la equinácea, que estimula el sistema de defensa inmune innata, pero que solo se puede tomar en períodos cortos de tiempo, ya que en tres semanas su efecto disminuye.

Dónde encontramos los betaglucanos

Las principales fuentes de betaglucanos son la levadura nutricional (Saccharomyces cerevisiae), y algunos cereales, algas y setas, en especial las setas japonesas: shiitake, maitake o reishi. Estas setas se han utilizado milenariamente para estimular la inmunidad.

  • Shiitake (Lentinus edodes). El lentinán, el betaglucano del shiitake tiene propiedades antivirales y protectoras frente al virus de la gripe, así como propiedades antitumorales, pues estimula la formación de leucocitos y la renovación celular.
  • Reishi (Ganoderma lucidum). Otra gran seta con una gran capacidad inmunomoduladora que contribuye a mejorar la capacidad del organismo de combatir las infecciones. A parte, es antiinflamatoria, ideal para tratar alergias de las vías aéreas y la gripe y tiene actividad anticancerígena. Es uno de los suplementos dietéticos aceptados por su alto nivel de evidencia científica a nivel oncológico.
  • Maitake (Grifola frondosa). Aumenta la producción de anticuerpos y reduce los síntomas del resfriado común. Además de los betaglucanos contiene zinc, un mineral que apoya al sistema inmune. Algunos estudios indican que unos niveles adecuados de zinc pueden reducir la duración de los resfriados a la mitad.

Están también ampliamente estudiados los efectos coadyuvantes de los betaglucanos en procesos oncológicos, así como para ayudar a controlar el colesterol, como antioxidante, para regular el tránsito intestinal (tanto estreñimiento como diarrea) y en dietas de control de peso, ya que generan sensación de saciedad. También, al ser una fibra fermentable, ayudan a mejorar la variedad bacteriana intestinal.

Suplemento alimenticio con betaglucanos de levadura y vitaminas inmunoestimuladoras

Los laboratorios Vitae Health Innovation nos presentan su suplemento nutricional, ImmunoVita®, basado en (1,3) -(1,6)-betaglucanos de la levadura de cerveza, los betaglucanos de levadura con más actividad inmunomoduladora, junto con el zinc y las vitaminas D3 y B6, que, trabajando de forma sinérgica, ayudan a modular el sistema de defensa del cuerpo y permiten hacer un tratamiento preventivo tanto a corto como a largo plazo.

En los niños, los betaglucanos de levadura son muy eficaces para tratar infecciones recurrentes de las vías respiratorias, prevenirlas, disminuir su virulencia y reducir su severidad. Los laboratorios Vitae ofrecen este suplemento, ImmunoVita Kids®, con la dosificación específica para los niños a partir de los tres años.

Al igual que la campaña de vacunación de la gripe a nivel estatal empieza en octubre, todas las personas que formen parte de algún grupo de riesgo, así como las que se sientan debilitadas con la llegada del frío, deberían preparar la inmunidad de su cuerpo con tiempo.